Es la cifra más alta de la historia

El Tesoro captará 130.000 millones este año para finanicar la crisis del coronavirus

El Gobierno se ha visto obligado a multiplicar el objetivo de financiación del Tesoro para financiar el coste de la crisis sanitaria y económica. La emisión bruta se quedará cerca de los 300.000 millones

Foto: El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio. (Efe)
El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio. (Efe)

La crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del coronavirus para España será muy cara. Tanto que el Tesoro ha tenido que acelerar sus emisiones de deuda para financiar todos los gastos adicionales y la caída de la recaudación que está sufriendo la Hacienda Pública. En esta situación, el Tesoro ha tenido que actualizar su estrategia de financiación para este año y se ha marcado el objetivo de alcanzar los 130.000 millones de emisión neta para este año. Esto es, deuda nueva del Estado.

En concreto, el Tesoro ha tenido que elevar su objetivo de financiación en nada menos que 97.500 millones de euros respecto a su estrategia inicial marcada al inicio del año, cuando se fijó un objetivo de emisión de 32.500 millones de euros. Con este aumento, la emisión neta que realizará el Tesoro será la más alta de la historia, superando las cifras de 2009, posteriores a la quiebra de Lehman Brothers, cuando el Ministerio de Economía tuvo que captar 110.000 millones de euros. Así lo ha anunciado hoy el secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, en una conferencia virtual.

Si además de las nuevas emisiones de deuda se suman las refinanciaciones que tendrá que abordar el Tesoro a lo largo del año, la necesidad bruta de liquidez ascenderá al entorno de los 300.000 millones de euros. También una cifra insólita para España. Tal nivel de emisión de deuda indica que el pasivo de las Administraciones Públicas se disparará por encima del 115% del PIB este año. "Se trata de una previsión conservadora que da margen para financiar nuevos gastos", ha explicado San Basilio.

El Tesoro ya aceleró sus emisiones de deuda en el mes de marzo anticipando la grave crisis que realmente se está confirmando. Esta estrategia ha permitido al organismo llegar a finales de mayo con el 55% de las necesidades de financiación de medio y largo plazo ya cubiertas. Sin embargo, no tendrá tiempo para relajarse, ya que todavía tendrá que levantar unos 150.000 millones de euros en el mercado en mitad de la crisis del coronavirus.

Se trata de una previsión conservadora que da margen para financiar nuevos gastos

San Basilio ha señalado que confía en que la carga de intereses derivada del aumento de deuda no se incremente este año gracias a la caída de los costes de emisión por los tipos de interés en mínimos que mantiene el Banco Central Europeo. En su opinión, el montante total de los intereses de la deuda "se va a seguir reduciendo en términos absolutos".

Las emisiones que ha realizado el Tesoro en lo que va de año se han saldado con un coste de financiación del 0,3%, el segundo dato más bajo de la serie histórica sólo por encima de las cifras de 2019. Según las previsiones que maneja el organismo, el coste de financiación de toda la deuda en emisión bajará del 2% este año por primera vez. "El coste total de la cartera se sigue reduciendo de forma muy significativa a medida que van venciendo bonos antiguos", ha explicado San Basilio.

Este objetivo de financiación podría modificarse en los próximos meses si finalmente se aprueban mecanismos de financiación europeos, como el SURE o el MEDE. En el caso del SURE, se trata de préstamos para financiar el aumento del gasto en desempleo como consecuencia de la crisis. El MEDE, por su parte, es el mecanismo europeo de rescate que ofrece créditos a tipos muy reducidos. Si finalmente se concretan estos instrumentos, las emisiones del Tesoro podrían recortarse.

San Basilio ha celebrado la elevada demanda internacional que está encontrando el Tesoro y que es un seguro de vida para España dada la necesidad de financiación exterior que tiene el país. En la última subasta sindicada de bonos a 10 años los inversores no residentes se llevaron el 79% de la emisión, lo que muestra el elevado apetito foráneo por la deuda española.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios