PROPUESTA PARA EL FONDO DE RECUPERACIÓN

La Eurocámara presiona para lograr un billón en transferencias ante el covid

El Parlamento Europeo se revuelve contra la Comisión Europea y pide que el Fondo de Recuperación cuente con dos billones que se estructuren “sobre todo” en forma de transferencias

Foto: Trabajadores del Parlamento Europeo limpian el hemiciclo antes de una sesión del pleno. (EFE)
Trabajadores del Parlamento Europeo limpian el hemiciclo antes de una sesión del pleno. (EFE)

El Parlamento Europeo aprobará este viernes una resolución con la que busca aumentar la presión sobre la Comisión Europea ante la presentación de su propuesta del Fondo de Recuperación, que está resultado un asunto espinoso y que ya acumula dos retrasos en su finalización por parte de los técnicos del Ejecutivo comunitario. Los cinco principales partidos de la Eurocámara (socialistas, populares, liberales, verdes y conservadores), se han unido para firmar una resolución en la que piden un fondo de dos billones de euros que se ponga en marcha antes de 2021.

El primer borrador del Ejecutivo comunitario que acabó filtrado preocupó y mucho en Bruselas. Consistía en un plan de algo más de 600.000 millones que, a través de multiplicadores opacos y poco explicados, “movilizaría” 2,2 billones de euros. El Parlamento Europeo, economistas y analistas se revolvieron contra lo que han calificado de “hechicería financiera” y pidieron números reales.

Ahora el Parlamento Europeo pone sobre la mesa una propuesta, que ha estado dirigida por españoles: Luis Garicano, de Ciudadanos, y Jonás Fernández y Eider Gardiazabal, socialistas, han estado en la sala de máquinas del texto. La resolución propone que el fondo tenga dos billones de euros, “sobre todo transferencias”, que representarían al menos un billón de euros, aunque esa cifra no está concretada en el documento.

Así el Parlamento ha logrado un equilibrio que podría ser útil luego entre Estados miembros en la pugna que hay entre los que creen que el fondo debe ser mayoritariamente créditos, y los que creen que debe dirigir el dinero a los países afectados en forma de transferencias o subvenciones. Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario, ya apostó por un “equilibrio” entre ambos. Ahora, la Eurocámara intenta ofrecer una fórmula, en la que la balanza se decanta del lado de las transferencias.

David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo. (EFE)
David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo. (EFE)

Aviso a la Comisión Europea

El acuerdo no ha sido sencillo, porque las familias políticas europeas están separadas por importantes diferencias, pero finalmente cerca del 80% de la Eurocámara apoyará una resolución con la que se busca presionar a los nórdicos, cuyos partidos también van a votar a favor del texto. También busca que la Comisión Europea haga una propuesta ambiciosa.

El texto es duro contra el Ejecutivo comunitario, al que exige que se aleje de los multiplicadores opacos y de ingeniería financiera. También avisa contra la opción de que Bruselas diseñe un fondo que se vaya en detrimento del Marco Financiero Plurianual (MFP), los presupuestos europeos.

Y lanza una amenaza clara a la Comisión en un ambiente en el que la Eurocámara detecta un determinado aislamiento frente a los acuerdos intergubernamentales. “Recuerda que el Parlamento debe dar su consentimiento al MFP”, reza el texto, que avisa a Bruselas “contra la tentación de crear herramientas presupuestarias sin participación parlamentaria y escapando de la supervisión democrática”. Por eso amenaza: “Está dispuesto a rechazar cualquier propuesta que no cumpla con estos estándares”.

“Ante el retraso de la Comisión para presentar un nuevo presupuesto con un potente Fondo de Recuperación, cerca del 80% del Parlamento le exige ya una propuesta para redoblar el presupuesto comunitario y diseñar una estrategia de recuperación a muy corto plazo por dos billones de euros, con un fondo finando con deuda comunitaria a muy largo plazo y aportado en mayores recursos propios, que fundamentalmente otorgue transferencias directas”, ha defendido Fernández ante El Confidencial.

“La Comisión debe responder ya y unirse al bloque europeísta para acabar de convencer al Consejo”, explica el eurodiputado socialista, mostrando parte de la frustración de la Eurocámara con un Ejecutivo comunitario que no se mueve ni a la velocidad ni en la dirección que defiende el hemiciclo. “Esta crisis tienen que ser un antes y después en el proyecto europeo. Estamos muy cerca y el Parlamento en el mayor aliado de los ciudadanos que esperan una respuesta conjunta.”

Acceso al Parlamento Europeo durante la pandemia del coronavirus. (EFE)
Acceso al Parlamento Europeo durante la pandemia del coronavirus. (EFE)

Garicano no cree que haya tiempo que perder. “El Parlamento Europeo está bastante cansado”, ha explicado, y preguntado sobre cuándo debería ponerse en marcha el fondo se muestra tajante: “Para ya”. El eurodiputado de Ciudadanos también señala que esta propuesta podría ayudar a sortear la negativa de los nórdicos, ya que la propuesta se apoya en gran medida en el aumento de los recursos propios con nuevos impuestos como a la tasa digital europea o al carbono en frontera.

La manera de convencer a los nórdicos es ofrecerles aumentar el tamaño vía dichos ingresos propios, en vez de que ellos tengan que asumir un mayor peso. "El fondo no debería imponer una carga adicional a los tesoros nacionales y debería guiarse por los principios de una buena financiación. El Parlamento está dispuesto a considerar el mantenimiento de las contribuciones de la renta nacional bruta de los Estados miembros a los niveles nominales actuales a cambio del establecimiento de nuevos recursos propios que no solo pagarían los intereses y los reembolsos del principal de las emisiones, sino que también financiarían un marco financiero ambicioso", reza el texto.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios