DESESCALADA DEL CORONAVIRUS

El futuro del turismo según la UE: cursos de formación, mascarillas y ventilación

Bruselas establece criterios que deberían seguirse para tener un turismo seguro: más distancia, más ventilación, más mascarillas y más higiene a medida que se reabren las fronteras

Foto: Palma de Mallorca el 11 de mayo. (Reuters)
Palma de Mallorca el 11 de mayo. (Reuters)

El turismo representa el 10% del PIB, y en algunos países esa cifra es mucho más alta, como en Grecia, donde supera el 20% del PIB del país. Así que congelar el turismo no es una opción para la Comisión Europea, que lleva semanas diseñando una serie de propuestas con las que pretende reactivar el turismo, para lo que antes deberán reabrirse las fronteras y poder reactivar el transporte.

Bruselas, que ha publicado este miércoles un paquete en el que establece tres fases de desescalada, considera que para reactivar el turismo de manera más segura, deberán cumplirse una serie de condiciones: debe haber mejorado la situación epidemiológica; en segundo lugar debe haber capacidad hospitalaria para hacer frente a un repunte; en tercer lugar el Estado miembro tiene que tener capacidad de monitoreo; en cuarto lugar el país debe poder llevar a cabo un testeo masivo; en quinto lugar tiene que tener capacidad de trazar y aislar los casos; y en último lugar debe haber un sistema de coordinación y comunicación fluido entre los operadores turísticos y las autoridades, así como entre Estados miembros.

Una vez se cumplan dichos criterios, el sector turístico podrá volver a rodar, pero tendrá que tener en cuenta una serie de precauciones que recomienda la Comisión Europea como parte de su paquete que no es obligatorio, sino una guía de buenas prácticas.

Para los hoteles, aire libre

Los hoteles y residencias turísticas reciben un capítulo propio en la comunicación de la Comisión Europea, que como con el resto del sector, pide una coordinación y comunicación continua con las autoridades locales y nacionales. Además, Bruselas recomienda tener un plan de acción para el caso de que se produzca un contagio en las instalaciones, que deberá ser comunicado a los trabajadores, que deberán conocer sus responsabilidades.

El futuro del turismo según la UE: cursos de formación, mascarillas y ventilación

Los trabajadores de las instalaciones turísticas, y eso va más allá del personal de los hoteles, deberán recibir un entrenamiento o cursillo para conocer los síntomas, así como recibir información para conocer las medidas básicas de prevención y control de infecciones, y deberán saber qué protocolo seguir. Por otro lado, Bruselas recomienda tomar “medidas que disminuyan la presencia del personal en el establecimiento” y extender el teletrabajo a todos los que puedan realizarlo.

Por otro lado, la Comisión señala en su documento que “los huéspedes deben recibir toda la información necesaria” de manera accesible antes de su llegada, por vía digital, y en el lugar del establecimiento, con infografías e informaciones sobre los síntomas y las directrices que deben seguir. El establecimiento deberá facilitar los datos de contacto de los invitados en caso de que sea necesario para el seguimiento de contactos entre infectados.

Uno de los sitios que más preocupan a la Comisión Europea son las recepciones de los hoteles. Por eso pide en su documento que se trabaje en mecanismos digitales para poder proceder a hacer los check-in y check-out a través de internet, y cuando no sea posible reforzar la higiene en esa zona, con limpieza continua y soluciones de alcohol.

Además, la Comisión Europea considera necesario establecer medidas de distanciamiento en las zonas comunes en las que se puedan producir reuniones de más de 15 minutos, con un número máximo de huéspedes en algunas zonas comunes como el vestíbulo, cafeterías o restaurantes. También recomienda el uso de mamparas de plástico y el uso de mascarillas en espacios donde no sea posible mantener la distancia. Sobre las mascarillas, Bruselas explica que “el uso es importante y debe comunicarse los huéspedes y al personal”, aunque es una medida “complementaria” al resto.

La Comisión Europea también recomienda que los huéspedes no suban a los ascensores junto a personas con las que no compartan habitación, y pide a la administración que se limpie con especial cuidado los botones y todas las zonas que puedan ser tocadas.

El Ejecutivo comunitario también pide que los establecimientos puedan “garantizar un fácil acceso a las instalaciones de lavado de manos con jabón, toallas de papel de un solo uso o secadores automáticos”. La Comisión también recomienda aumentar la ventilación y “suministras la mayor cantidad de aire exterior posible”

En zonas al aire libre, como playas, piscinas, cafeterías o restaurantes la Comisión Europea pide “medidas especiales” para facilitar el distanciamiento social. Spas y piscinas también deben tener “medidas estrictas de higiene”. Algunos actos, como por ejemplo eventos a gran escala, como los conciertos, “deben posponerse”.

Restaurantes

Muchas de las medidas previas son aplicables a los restaurantes, pero la Comisión Europea también le dedica un capítulo propio. Pide una distancia de dos metros entre mesas, un número máximo de comensales, así como evitar que se produzcan colas de espera.

Bruselas también se muestra contraria a los buffet de autoservicio, y pide servir la comida directamente a los clientes. En caso de que no sea posible “deben mejorar las medidas de higiene y se debe recordar a los huéspedes que apliquen desinfectante de manos al ingresar el restaurante, al visitar el buffet y después de haberse servido”.

Transporte

La Comisión Europea señala que es una “prioridad” que se reactive el transporte en la Unión Europea. Aunque todavía quedan muchas medidas por concretar y que se irán conociendo en las próximas semanas con la colaboración de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, Bruselas sí que adelanta que es probable que en la fase inicial haya que reducir el número de viajeros.

Bruselas señala que los trabajadores del transporte que están obligados a tener un alto nivel de interacción, como tripulaciones aéreas, personal de inspección de seguridad de aeropuertos, controladores o conductores de autobuses, “deben ser provistos por sus empleadores con el nivel apropiado de equipo de protección personal”.

Los viajeros deberán utilizar mascarillas, y las instalaciones como aeropuertos o puertos deben reducir aquellas instalaciones que faciliten aglomeraciones, como mesas o bancos. Se pide también reducir la venta de productos a bordo, como comida o bebida. También deberán contar con un protocolo concreto en caso de que un persona caiga enferma durante el trayecto.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios