Llevaría el caso hasta el TJUE

Bruselas sopesa expedientar a Alemania por la sentencia del constitucional

La presidenta de la Comisión Europea amenaza con iniciar un proceso que podría llevar a Alemania a los tribunales europeos tras la sentencia del constitucional germano

Foto: Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen (Reuters)
Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen (Reuters)

La sentencia del constitucional alemán, que el pasado viernes consideró que el programa de compras del Banco Central Europeo (BCE) estaba parcialmente fuera de su mandato, contraviniendo una decisión del Tribunal de Justicia de la (UE) de 2018, cayó como una auténtica bomba en la capital comunitaria. Sentaba un precedente preocupante: que los tribunales constitucionales nacionales pudieran dar la vuelta a decisiones del TJUE, el interpretador último del derecho de la Unión, dañando así de muerte la seguridad jurídica del club comunitario.

Este sábado, y a través de una carta enviada al eurodiputado alemán de los Verdes, Sven Giegold, la también alemana Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, explicaba que el equipo del Ejecutivo comunitario estaba estudiando la sentencia y futuras acciones, incluida la posibilidad de iniciar un procedimiento de infracción que podría llevar a Alemania a los tribunales europeos.

Este domingo Von der Leyen lo ha confirmado con un comunicado público en el que recuerda que “la última palabra sobre el derecho de la Unión siempre se pronuncia en Luxemburgo. En ningún otro lugar”. “La tarea de la Comisión Europea es salvaguardar el correcto funcionamiento del sistema del euro y el sistema legal de la Unión”, explica en un comunicado la alemana, que ha sido la única person que ha repetido en todos los Gobiernos de Angela Merkel desde que llegó al poder, y hasta que abandonó el ministerio de Defensa para dirigir el Ejecutivo comunitario.

“Ahora estamos analizando en detalle la decisión del Tribunal Constitucional alemán. Y analizaremos los próximos pasos posibles, que pueden incluir la opción de procedimientos de infracción”, señala Von der Leyen, lo que es el primer paso hacia los tribunales europeos. “La Unión Europea es una comunidad de valores y de derecho, que debe ser defendida y defendida en todo momento. Esto es lo que nos mantiene unidos. Esto es lo que defendemos”, cierra el comunicado.

Una semana de reacciones

La sentencia generó una honda preocupación, tanto en Bruselas como en Frankfurt, que se fue extendiendo hacia el resto de capitales. La Comisión Europea, por boca de su portavoz Eric Mamer, salió rápidamente a recordar la primacía del derecho comunitario, y la necesidad de todos los tribunales de cumplir con las decisiones de los tribunales europeos. El BCE, cuyo Consejo de Gobierno se reunió de urgencia el mismo martes, dio el siguiente paso, tomando nota de la sentencia del constitucional germano pero asegurando que el asunto ya había quedado resuelto en 2018 con la interpretación del TJUE.

Mientras el Gobierno alemán titubea y busca cómo lidiar con un asunto altamente explosivo, el Ejecutivo comunitario ha seguido mostrando su preocupación por boca de otros miembros, como el vicepresidente y Alto Representante de la UE para Política Exterior y de Seguridad, el español Josep Borrell, y el comisario de Economía Paolo Gentiloni.

El viernes, el propio TJUE salió a defenderse y en un durísimo comunicado llamó al orden al tribunal constitucional alemán, con el que mantiene un histórico pulso por ver quién tiene la última palabra en el derecho de la Unión. “El Tribunal de Justicia, creado a tal fin por los Estados miembros, es el único competente para declarar que un acto de una institución de la Unión es contrario al derecho de la Unión”, señaló la alta corte de Luxemburgo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios