RESPUESTA ECONÓMICA AL COVID-19

El Eurogrupo detalla el uso del MEDE y busca hacerlo atractivo a España e Italia

Los ministros de Finanzas alcanzan un acuerdo por el que todos los países podrán pedir asistencia financiera al fondo de rescate europeo por valor de hasta el 2% de su PIB

Foto: El presidente del Eurogrupo, Mario Centeno. (Reuters)
El presidente del Eurogrupo, Mario Centeno. (Reuters)

La reunión que este viernes ha celebrado de manera telemática el Eurogrupo, la reunión de ministros de Finanzas de la Eurozona, ha sido muy tranquila en comparación con los tormentosos y difíciles encuentros que han protagonizado hasta ahora la gestión conjunta de la respuesta económica al covid-19.

Los ministros han acordado los detalles para el uso del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que contará con 240.000 millones para que todos los Estados miembros que lo deseen puedan acceder a créditos por valor de hasta el 2% de su PIB para hacer frente a gastos directos e indirectos por la gestión sanitaria del coronavirus. En el caso español, podría pedir hasta 24.000 millones de euros.

La vicepresidenta económica Nadia Calviño llegaba a la reunión con la intención de que el alcance de las ayudas fuera lo más amplia posible. Fuentes del ministerio mostraban su esperanza en que se pudieran usar dichos fondos para paliar determinados efectos del confinamiento, que es, al fin y al cabo, una medida sanitaria. El texto acordado por el Eurogrupo señala que los fondos podrán ser destinados para la financiación de “la atención médica, la cura y la prevención” de la crisis del covid-19, lo que hará que Españ busque que se interprete en su opción más amplia. Los nórdicos, que han cedido bastante en las condiciones de uso del MEDE, no presentarán más reparos ante esa posibilidad.

El objetivo es que este instrumento del MEDE esté en marcha el próximo 1 de junio, pero no será tarea fácil, porque ahora tendrá que pasar por algunos parlamentos nacionales, como el de Países Bajos y el alemán, donde el proceso puede alargarse algo más. Los planes del Eurogrupo es que la junta de Gobernadores del Mecanismo apruebe dicha medida a mediados de mayo, pero dependerá del ritmo que lleve el proceso en los parlamentos nacionales.

Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, ha insistido en la urgencia de que el MEDE esté listo para funcionar el 1 de junio, así como el programa de asistencia al empleo (SURE) por parte de la Comisión Europea y el esquema de garantías paneuropeas del Banco Europeo de Inversiones (BEI), todos acordados el pasado 9 de abril.

Condicionalidad

Uno de los temores respecto al uso del MEDE son las condiciones que tradicionalmente requiere. Para recibir asistencia financiera por parte del Mecanismo hay que firmar un memorando de entendimiento (MoU), con una larga lista de dolorosos ajustes y una supervisión por parte de los temidos “hombres de negro”.

Eso hizo que desde el primer momento Italia y España, los dos países más golpeados por la crisis del coronavirus, negaran que tuvieran ninguna intención de utilizar el MEDE, un instrumento que políticamente es muy tóxico para el sur que sufrió la anterior crisis.

Los esfuerzos en las últimas semanas, a medida que el shock del covid-19 ha ido profundizándose y agravándose, se han centrado en dejar claro que el uso del MEDE en este contexto no tendría condicionalidad. Los ministros se reunían este viernes para cerrar cuáles serían otros detalles, como qué tipo de gastos se podrían cubrir o el vencimiento, así como algunos detalles de las condiciones.

Para recibir asistencia financiera por parte del Mecanismo hay que firmar un memorando de entendimiento (MoU), con una larga lista de dolorosos ajustes y una supervisión por parte de los temidos “hombres de negro”

“No hay estigma para ningún país”, ha insistido Centeno, que como Paolo Gentiloni, comisario de Economía y Klaus Regling, director ejecutivo del MEDE, ha insistido en que no hay más condiciones que gastar los fondos en gastos directos e indirectos en la gestión de la crisis sanitaria. “No podríamos haber sido más claros” respecto a la condicionalidad, ha explicado Gentiloni.

Este jueves el comisario de Economía escribió, junto al vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, una carta al Eurogrupo en el que proponía el fin de la troika y de las visitas de los hombres de negro, al menos para los fondos obtenidos en este esquema. “No hay ningún tipo de troika”, ha insistido Centeno.

Tanto el presidente del Eurogrupo como Gentiloni ha insistido en que el MEDE es un instrumento “muy útil”, aunque el comisario ha insistido que “es la decisión soberana de cada Estado miembro decidir si quieren pedir ayuda”.

Pero sin querer empujar a nadie a pedirlo, todos han insistido en que es atractivo. “Este instrumento tiene términos de financiación muy favorable, tanto en vencimiento como en tipos de interés”, ha señalado Centeno. Los créditos tendrán, efectivamente, un vencimiento largo, de 10 años, algo que era importante para los países más afectados. Además, el tipo de interés sería muy bajo, del 0,115%, con una tasa de apertura del 0,25%.

Para acceder a esta ayuda los países interesados deberían enviar planes individuales, una "plantilla" que sustituirá a los tradicionales MoU, en los que detallarían los gastos que quieren cubrir. El instrumento estará en marcha hasta el 31 de diciembre de 2022, y el periodo de disponibilidad será de 12 meses, prorrogable dos veces por seis meses más.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios