Es noticia
Menú
Las tensiones en el PDeCAT tumban al 'sheriff' de las energéticas de la Generalitat
  1. Economía
Pere Palacín llevaba siete años en el cargo

Las tensiones en el PDeCAT tumban al 'sheriff' de las energéticas de la Generalitat

La marcha del alto cargo más longevo en esta Generalitat tan inestable se produce en un contexto en el que la Conselleria de Territori aspira a marcar la política energética en Cataluña

Foto: El ex director general de Energía de la Generalitat Pere Palacín. (EFE)
El ex director general de Energía de la Generalitat Pere Palacín. (EFE)

Pere Palacín parecía eterno en una Administración como la catalana, con un gran índice de mortalidad entre sus altos cargos. El director general de Energía de la Generalitat llevaba más de siete años en el cargo, todo un récord. Había sobrevivido a tres presidentes de la Generalitat, a cuatro 'consellers', a cambios de organigrama, a todas las elecciones catalanas, a una guerra con Endesa, a la declaración de independencia de Cataluña, al 155, a las pancartas de Quim Torra. Palacín era indestructible. Hasta esta semana. El director general dejó el cargo tras diversos desencuentros con la 'consellera' Àngels Chacón. Fuentes oficiosas hablaban de “diferencias estratégicas” entre la 'consellera' y el director general saliente. Otras fuentes del sector apuntan a que la salida de Palacín es fruto sobre todo de las diferencias en el seno del PDeCAT.

La Conselleria de Empresa i Coneixement todavía no ha nombrado sucesor. De manera provisional, asume las funciones el secretario general de Industria, Joaquim Ferrer, pero la 'consellera' se encuentra en conversaciones avanzadas para buscar una figura sustituta. En medios políticos, se habla de que por primera vez el cargo lo ocuparía una mujer.

Palacín se había convertido en un verdadero frontón donde todo rebotaba, explican fuentes del sector energético en Cataluña. Oficialmente, ha dimitido. En la práctica, ha sido un cese pactado. La 'consellera' quiere agilizar los trámites de la Ley de Transición Energética y también la conversión del Instituto Catalán de la Energía (Icaen) en la Agencia Catalana de la Energía. Algo complicado en una legislatura cuya duración está en manos de lo que tarde Manuel Marchena en darle la puntilla a Torra por la sentencia de las pancartas. A más tardar noviembre, según apuntan fuentes jurídicas de Madrid. No es mucho tiempo.

placeholder La 'consellera' Àngels Chacón. (EFE)
La 'consellera' Àngels Chacón. (EFE)

En ambos casos, en la futura nueva Agencia Catalana de la Energía y en la nueva ley tendrá mucho que decir el 'conseller' de Territori, Damià Calvet. Calvet es del PDeCAT, como Chacón. Aspira a presidir la Generalitat, de manera más descarada que Chacón, y mantiene buena relación con los sectores empresariales de Cataluña, como Chacón. Sin embargo, su visión de la energía es radicalmente diferente. Para Calvet, Energía se ha de gestionar desde Medio Ambiente, como ya pasa en España, donde las competencias de Energía se enmarcan en el Ministerio de Transición Ecológica. Y de hecho, esta legislatura ha estado marcada por las tensiones entre Calvet y Chacón, en las que a menudo Palacín quedó atrapado. Eso sí, su carácter de cemento le blindaba de este tipo de presiones.

Energía, como industria

Para Chacón la energía es industria, y va a ser uno de los pilares de recuperación de esta crisis. Por eso, ha priorizado levantar el bloqueo que sufrían las renovables, el gran éxito energético en Cataluña en esta legislatura y donde Palacín también fue pieza clave. Mientras los 'consellers' cambiaban, Palacín seguía y acabó convirtiéndose en el interlocutor de referencia para buena parte de las empresas.

Pere Palacín se había convertido en el interlocutor entre las empresas de energía y la Generalitat, y se había opuesto al tarifazo sobre el sector

La CUP del Pallars emitió un comunicado celebrando la marcha de Palacín y recordando su pasado en Enher —antigua filial de Endesa hace más de 20 años—. Y pedía en su nota “que el nuevo director general tenga la valentía de defender los intereses públicos y no los de las empresas privadas”.

El nuevo impuesto

Pero la CUP no ha sido la única enemiga de la Dirección General de Energía. Calvet estaba en buena parte detrás del tarifazo a las eléctricas que se ha aplicado con la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat. La propuesta del impuestazo fue de ERC, pero la inspiración medioambientalista venía desde Territori. Territori también lleva todo este mandato demostrando su influencia en el Icaen y aspira a tener voz y voto dentro de la nueva Agencia Catalana de la Energía si al final Chacón llega a constituirla.

placeholder El 'conseller' Damià Calvet. (EFE)
El 'conseller' Damià Calvet. (EFE)

Chacón siempre se opuso al impuesto, pero con la boca pequeña. Públicamente no dijo nada, pero que se haya rebajado en su redacción final es fruto, en parte, de su trabajo entre bambalinas. Por tanto, con tantos frentes abiertos y con Calvet aspirando a quedarse todo lo que implique gestión energética, el puesto de director general de Energía será una patata caliente, sea quien sea el sustituto de Palacín.

Pere Palacín parecía eterno en una Administración como la catalana, con un gran índice de mortalidad entre sus altos cargos. El director general de Energía de la Generalitat llevaba más de siete años en el cargo, todo un récord. Había sobrevivido a tres presidentes de la Generalitat, a cuatro 'consellers', a cambios de organigrama, a todas las elecciones catalanas, a una guerra con Endesa, a la declaración de independencia de Cataluña, al 155, a las pancartas de Quim Torra. Palacín era indestructible. Hasta esta semana. El director general dejó el cargo tras diversos desencuentros con la 'consellera' Àngels Chacón. Fuentes oficiosas hablaban de “diferencias estratégicas” entre la 'consellera' y el director general saliente. Otras fuentes del sector apuntan a que la salida de Palacín es fruto sobre todo de las diferencias en el seno del PDeCAT.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Endesa Energía Generalitat de Cataluña Cataluña
El redactor recomienda