PARA LUCHAR CONTRA LA CRISIS ECONÓMICA

Autónomos, ERTE, ingreso mínimo vital... Guía de ayudas para afrontar el coronavirus

La llegada del coronavirus ha provocado que la economía de nuestro país se detenga de manera abrupta: así, estas son algunas de las ayudas para los colectivos más vulnerables

Foto: Guía de ayudas para afrontar el coronavirus. (EFE)
Guía de ayudas para afrontar el coronavirus. (EFE)

El coronavirus es, sin ningún género de dudas, la gran pandemia del siglo XXI. Un virus desconocido del que comenzamos a oír hablar a finales de 2019, ha provocado que más de medio planeta se haya visto obligado a confinarse en casa para tratar de acabar con él y, entre esos países, se encuentra España. Esta drástica decisión es la única conocida hasta el momento para frenar el contagio y salvar vidas, pero tiene una cara B: la paralización de la economía.

A la lógica crisis sanitaria que ha provocado el covid-19, le ha seguido otra económica, esperada por la detención abrupta de la actividad laboral -salvo en casos muy especiales- durante más de un mes, donde los ERTE se han convertido casi en el pan de cada día, con más de 3 millones de trabajadores en España que están sufriendo está situación, que desemboca en otra aún más dolorosa: la falta de ingresos para hacer frente a los gastos de una familia.

Por eso, el Ejecutivo ha llevado a cabo la aprobación de una serie de decretos con el objetivo de poder echar una mano, económicamente hablando, a aquellos que lo necesitan. Pero, ¿quiénes son los beneficiarios y qué tipo de ayudas se han puesto en marcha? Estas son las más importantes:

Alquileres

En España, aproximadamente el 24% de la población vive de alquiler, lo que significa tener que hacer frente a un pago todo los meses. Así, los inquilinos vulnerables (es decir, parados, afectados por un ERTE o autónomos) pueden solicitar un aplazamiento del pago de la cuota -a pagar en los próximos tres años y sin intereses ni penalización-, que puede durar hasta cuatro meses. Si su arrendador es un gran tenedor de viviendas (más de 10), la moratoria es automática; si es un particular, puede aceptarlo o no. En caso negativo, el inquilino puede acceder a una serie de microcréditos a interés cero que podrán devolver hasta en 10 años. Además, el Gobierno ha suspendido los desahucios durante seis meses y los contratos que finalicen durante el Estado de Alarma se renovarán automáticamente por un periodo de medio año.

Autónomos

Con más de 3,2 millones de autónomos en nuestro país, la llegada del coronavirus les ha convertido en uno de los colectivos más vulnerables. Por ello, desde el Gobierno se han aprobado una serie de medidas con el objetivo de ayudarles: en primer lugar, una reducción total o intensa de su actividad laboral (del 75%) les permitirá acceder a una prestación con un valor, como mínimo, de 950 euros. Además, podrán aplazar durante seis meses el pago de sus cuotas a la Seguridad Social, mientras que sus deudas pueden ser subsanadas hasta el 30 de junio de 2020. La cuota por los días no trabajados durante el Estado de Alarma será devuelta en la segunda quincena de mayo.

Ingreso mínimo vital

Aprobado este mismo miércoles, el ingreso mínimo vital será una ayuda dirigida a hogares en situación de extrema vulnerabilidad. Según se ha anunciado, será puesto en marcha antes de que acabe el mes de mayo y el objetivo es completar la renta de hogares con ingresos mínimos o nulos. Los requisitos para acceder a la ayuda serán contar con ingresos que estén por debajo de 200 euros mensuales por individuo o que la renta del hogar este por debajo de los 450 euros de media por miembro, además de estar empadronado. En cuanto al total de la cuantía, aún no se ha anunciado, si bien es cierto que el escenario que se maneja es que sea de 500 euros.

Paro

Las prestaciones para los parados continuarán realizándose exactamente igual que antes de la crisis, con la diferencia de que si existe cualquier tipo de retraso a la hora de presentar una prestación por desempleo o una reanudación, la duración del derecho a percibir la ayuda no quedará reducida. Además, existen nuevos grupos de trabajadores que pueden cobrar su prestación: así, lo podrán hacer aquellos que fueron despedidos de su empleo durante el periodo de prueba -desde el 9 de marzo- y aquellos que extinguieron su contrato de forma voluntaria para aceptar una nueva oferta, que desapareció por la crisis -en este caso, desde el 1 de marzo-. También se darán ayudas de 440 euros para trabajadores temporales que, hasta ahora, no tenían derecho a paro.

ERTE

Se trata de los Expedientes de Regulación de Empleo, una figura que ha servido para evitar que muchos trabajadores sean despedidos durante la pandemia. Se trata de una baja temporal para evitar que la empresa se vea abocada a la quiebra, en la que, de media, cada trabajador percibirá unos 860 euros por parte de la administración. Con esta figura, las empresas quedan exoneradas de tener que pagar cotizaciones sociales, mientras que el trabajador se asegura una cuota mensual -aunque inferior a su sueldo- y, tras la reanudación de la actividad, sabe que está protegido en su compañía durante los próximos seis meses.

Hipotecas y gastos

Aquellas personas en situación de vulnerabilidad que hayan visto reducidos drásticamente sus ingresos por culpa del coronavirus, podrán optar a una moratoria de sus hipotecas. Además de la ofrecida por el Gobierno, que era de un mes, la banca llegó a un acuerdo para rearticular estos pagos durante 12 meses, durante los que se pueden aplazar los pagos. Además, mientras que dure el Estado de Alerta en nuestro país, está terminantemente prohibido que ninguna compañía corte el suministro de agua, luz o gas a hogares vulnerables, que por culpa de la pandemia del coronavirus no puedan hacer frente al pago de facturas tras la drástica reducción de su actividad laboral. De igual manera, todas aquellas personas pendientes de renovar el bono social, lo tendrán prorrogado de manera automática hasta el 15 de septiembre.

Empleadas del hogar y agricultores

Aquellas empleadas del hogar que hayan perdido su trabajo o cuyos ingresos se hayan reducido drásticamente, tendrán derecho a un subsidio extraordinario de hasta 950 euros. Por su parte, los agricultores que tuvieron que acceder a préstamos por culpa de la sequía de 2017 podrán pactar con los bancos un año de carencia y prolongar el periodo de amortización. Además, los parados y colectivos de inmigrantes -a los que se les renovará el permiso de trabajo- podrán trabajar en el campo sin perder su subsidio.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios