La crisis hunde la recaudación

El sistema eléctrico afronta un déficit de 1.000 M para 2020 por la crisis del covid-19

Fuentes empresariales y regulatorias coinciden en señalar que habrá una fuerte desviación por la merma de ingresos y el Gobierno tendrá que tomar decisiones difíciles para tapar el agujero

Foto: Una subestación eléctrica. (EFE)
Una subestación eléctrica. (EFE)
Adelantado en

La economía del sistema eléctrico salta por los aires. El difícil equilibrio logrado desde la dolorosa reforma de 2013 se podrá cubrir con los ahorros en 2019, pero fuentes empresariales y regulatorias coincide en señalar que el problema vendrá en 2020, cuando prevén un agujero de hasta 1.000 millones de euros a tenor de los efectos de la crisis derivada de la pandemia del coronavirus.

La alarma saltaba este mismo jueves, después de ver que el déficit provisional de 2019 asciende a más de 1.200 millones de euros. Pero este no es el problema. Aún falta la liquidación definitiva, que habrá de hacerse antes del 1 de diciembre. Hay que incluir los 89 millones de ingresos por CO2 y el canon hidráulico, otros 300 millones de euros, aproximadamente.

Ya se había planificado tomar otros 450 millones de los ahorros de años anteriores correspondientes a la merma de ingresos del pasado año por la supresión del impuesto del 7% a la generación durante los tres primeros meses del año. A falta de posibles sentencias u otros ingresos aún no previstos, se podrá cubrir el déficit con la caja acumulada. Actualmente, la CNMC dispone de alrededor de 1.100 millones de ahorros con los que hacer frente a estas contingencias.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

El problema vendrá para cuadrar las cuentas del sistema en este año 2020, con la hucha prácticamente seca. Las circulares de retribución para transporte y distribución elaboradas por la CNMC suponen una pequeña rebaja de gasto en 2020 con respecto a años anteriores, pero no un gran ahorro, máxime cuando el recorte que implementó la CNMC es gradual en cinco años (hasta 2025) y en este ejercicio es cuando menos se nota.

Por el lado de los costes, la orden de retribución para renovables, cogeneración y residuos que sacó el Ministerio para la Transición Ecológica en febrero reducía en 1.046 millones de euros los casi 7.500 millones que se pagan en primas a estas tecnologías vía factura, para dejarlo en casi 6.400 millones. Esta rebaja no ha sido inocua. Los casi 500 millones menos a la cogeneración han levantado en armas al sector. La empresa Sniace achacó su cierre a esta pérdida de ingresos.

El gran problema que vaticinan fuentes empresariales y regulatorias vendrá de los ingresos en 2020. El coste de las centrales de carbón las ha sacado del mercado 'pool', con lo que los ciclos combinados de gas están marcando el precio mayorista de la luz. El coste del gas en los mercados internacionales se ha hundido. Si a esto se añade la fuerte bajada de la demanda consecuencia del confinamiento por el estado de alarma, la consecuencia es que el precio de la luz se ha despeñado. Esto es bueno para el consumidor en PVPC y las empresas que logran más margen a costa del consumidor, pero muy malo desde la óptica de ingresos del sistema.

La fuerte caída de la luz conlleva una considerable rebaja de los ingresos tributarios, lo que provoca un desajuste en el sistema que habrá que reequilibrar

Este mes de abril, el mercado mayorista en España se ha cerrado con una media de 17,67 euros por megavatio hora. Es el mes más barato en seis años y el segundo más barato desde julio de 2007. Este 1 de mayo marca un precio de 4,63 euros MW/h, según OMIE, el día más barato del año. Varios países en Europa están marcando precios negativos. Esto supone un fuerte descenso de los ingresos por el 7% que se cobra a la generación. También reduce los ingresos por otros tributos asociados a la factura.

El déficit finalmente dependerá en gran medida de la intensidad de la crisis económica, apuntan los expertos. A mayor número de cierre de negocios, también mayor cantidad de bajas de consumidores. A menor consumo de bienes y servicios del ciudadano, también menor gasto de luz. Esto hace que se reduzcan los ingresos. Por ello, las fuentes consultadas dan una franja de déficit que va desde los 350 millones de euros en el mejor de los escenarios a los 1.000 millones si la crisis que viene es más aguda. Las estimaciones van desde caídas del PIB del 5% a casos donde se ven bajadas del 13% en este año.

También cabe recordar que entre los ingresos del sector, además de las tarifas y los impuestos a la generación, se incluye parte de la recaudación por las subastas de emisiones de CO2, de las que el Estado obtiene anualmente unos 1.300 millones de euros, aunque es muy probable que en este ejercicio esa cantidad disminuya por efecto de la reducción del precio de los derechos de emisión, que desde la declaración del estado de alarma han cotizado a una media de 18 euros / tonelada, frente a los casi 25 €/t de 2019 (estos días a más de 20 €/t). En cualquier caso, el Gobierno sólo está obligado a financiar con esta partida 450 millones de euros del sistema eléctrico. Antes de la crisis, el Ejecutivo anunció que el resto iría a medidas medioambientales en el marco del PNIEC, como la descarbonización en las zonas mineras, etc.

No tendrá impacto para el consumidor de electricidad la bajada de potencia que ha regulado el Gobierno y a la que ya se han acogido más de 89.000 empresas y autónomos como forma de ahorro mientras sus negocios estén cerrados por la pandemia. No obstante, el Ejecutivo estimó que el coste de esta medida sería de 37,2 millones de euros al mes y las fuentes consultadas estiman que será muy superior. Ese coste irá contra todos los ciudadanos, ya que el Ejecutivo especificó en el Real Decreto 11/2020 que se cubriría con los Presupuestos Generales del Estado. El coste, en cualquier caso, no se podrá hacer con cargo a los de 2020, ya que fueron prorrogados. Tendrán que esperar a que el Gobierno logre aprobar unos Presupuestos, algo que todavía no ha conseguido desde que gobierna (se siguen prorrogando los Presupuestos de Cristóbal Montoro).

Para paliar este déficit, una de las cuestiones a tener en cuenta será la asignación de cargos en la factura que haga el ministerio. Dependiendo de la misma (qué se paga en la parte fija y qué va asociado al consumo de energía), los costes irán a parar más a unos u otros consumidores. Pero sea cual sea el escenario, el Gobierno afronta un panorama en el que tendrá que subir la factura de la luz o recortar los ingresos de las empresas. La actual ley del sector eléctrico impide incurrir en déficit, una restricción que ya proponen eliminar algunos. Este sistema acumula más de 16.000 millones de euros de deuda del pasado que los usuarios siguen pagando mes a mes con intereses.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios