crisis del coronavirus

1 de mayo de 2020: un Día del Trabajador con protestas 'online', confinamiento y ERTE

En España, las reivindicaciones del Primero de Mayo comienzan en 1890, cuando parte del mundo obrero se lanzó a las calles en un acto presidido por el político e ideólogo Pablo Iglesias

Foto: Protestas en 2018 contra la falta de personal en residencias de Madrid. (EFE)
Protestas en 2018 contra la falta de personal en residencias de Madrid. (EFE)

Primero la dictadura de Primo de Rivera, luego el franquismo y ahora, en pleno siglo XXI, el coronavirus. Cada año, el 1 de mayo, el movimiento obrero de todo el planeta sale a la calle para reivindicar sus derechos y homenajear a los cinco sindicalistas estadounidenses que en 1886 fueron condenados a muerte y ejecutados después de la revuelta de Haymarket, conocidos como 'los mártires de Chicago', así como a los trabajadores que consiguieron que en 1919 España se convirtiese en el primer país del mundo en instaurar la jornada laboral de ocho horas. Pues no fueron otros que los empleados de la compañía eléctrica barcelonesa La Canadiense quienes, tras 44 días de huelga, consiguieron que el Gobierno español escuchase los tres ochos: ocho horas de trabajo, ocho horas de ocio y ocho horas de sueño, y disminuyese las horas de trabajo diarias hasta esta cifra.

En España, las reivindicaciones del Primero de Mayo comienzan en 1890, cuando parte del mundo obrero se lanzó a las calles en un acto presidido por el político e ideólogo Pablo Iglesias para recamar justamente la jornada de ocho horas. Ese año marcó un antes y un después en el Primero de Mayo de los españoles, aunque las manifestaciones no se volvieron a repetir hasta años después, pues en 1891 el Gobierno de Cánovas del Castillo prohibió las manifestaciones del 1 de mayo en los espacios públicos y los trabajadores tuvieron que celebrar sus actos reivindicativos en lugares cerrados durante 10 años, hasta 1902, cuando se volvió a salir a la calle.

La legalidad del Día del Trabajador al aire libre duró sobre el papel un año. En la siguiente celebración, se prohibieron las marchas, pero los obreros de la capital se saltaron las directrices del Gobierno, por lo que al año siguiente se volvieron a legalizar. Así, hubo manifestaciones hasta que Primo de Rivera subió el poder. Durante su dictadura, entre los años 1924 y 1930, los actos estuvieron prohibidos, y no fue hasta 1931, ya con la II República proclamada en el país, cuando los obreros volvieron a las calles y, esta vez, lo hicieron por primera vez en el marco de una fiesta oficial reconocida por el Gobierno.

Como la propia República, las celebraciones duraron poco. Con el golpe de Estado del general Francisco Franco el 18 de julio de 1936, y durante la Guerra Civil española y la posterior dictadura franquista, las celebraciones fueron abolidas. A cambio, Franco estableció para la sociedad española el Día de la Exaltación del Trabajo el 18 de julio, como un guiño a su propio alzamiento.

Tras el franquismo, hubo que esperar hasta 1977 cuando, sin oficialidad alguna, pues el Gobierno de Adolfo Suárez prohibió las manifestaciones convocadas, los principales sindicatos del país consiguieron juntar en Madrid y Barcelona a miles de personas que reclamaban salarios justos, empleo estable y una mayor protección por parte del Estado aunque no sin altercados. En la Ciudad Condal, según recoge la Fundación 1º de Mayo de CCOO, la fuerza pública dispersó la concentración de trabajadores con botes de humo y bolas de goma, y en la capital, la represión a los manifestantes por parte de la Policía se saldó con un herido grave.

Después en 1978, se recuperó el Primero de Mayo como festivo nacional y desde entonces, con una primera manifestación principal celebrada en Madrid bajo una intensa lluvia, los trabajadores se han juntado año tras año en las calles para exigir mejoras de sus condiciones laborales. Nada ha interrumpido esta cita hasta la llegada del coronavirus a nivel nacional, aunque en 2004, en señal de duelo por los atentados de Atocha en Madrid, se cancelaron las convocatorias de la tarde que tradicionalmente juntaban a los trabajadores en la Casa de Campo.

Después de la Transición, solo la crisis del coronavirus ha impedido la celebración de las manifestaciones del Día del Trabajador

Desde 1978 hasta 2019, sin excepción, los principales sindicatos de España han convocado, año tras año, varios actos de protesta y reivindicación para el Primero de Mayo que han congregado a miles de personas en las calles de las ciudades más grandes del país. Pero este año, no hay manifestación. La crisis sanitaria provocada por el coronavirus, que ha dejado en España hasta ahora más de 24.500 fallecidos y 213.000 contagiados y ha supuesto el confinamiento obligado establecido por el Real Decreto 463/2020 del estado alarma que aprobó el pasado 14 de marzo el Gobierno del país, ha devuelto estas protestas al ámbito doméstico, aunque no al privado: 2020 no tendrá mareas de trabajadores protestando en las calles por la destrucción de 285.000 empleos entre enero y marzo y las 563.000 personas que se han visto afectadas por un ERTE.

La pandemia del coronavirus y la declaración del estado de alarma han arrasado el mercado laboral de España y el de gran parte del mundo, llegando hasta los propios sindicatos y líderes históricos de las reivindicaciones del 1 de mayo. Aunque todavía está por aprobar, según se ha filtrado a la prensa, la propia Unión General de Trabajadores (UGT) de Cataluña ha puesto ya sobre la mesa su intención de aplicar un ERTE, algo que ha provocado las denuncia del sindicato rival CGT, quien achaca a la Unión General de Trabajadores que se plantee hacer despidos temporales cuando los sindicatos son un servicio esencial en esta crisis.

Manifestación virtual

Pese a que no resonarán los cánticos obreros en las calles, el 1 de mayo de 2020 sí pretende hacerse eco en la red. Los sindicatos han convocado para este viernes una manifestación 'online' que tendrá lugar a las 13:30 horas y cuyo objetivo será reivindicar otro modelo social y económico para el trabajo y los servicios públicos del país que pase por el refuerzo del Estado de Bienestar.

Para hacer ruido desde casa, UGT ha solicitado a los trabajadores que compartan videos y fotos con el 'hastag' #YoSoyPrimeroDeMayo, el mismo para el que han pedido apoyo desde Comisiones Obreras. Además, el sindicato liderado por Unai Sordo ha organizado otros eventos 'online' entre los que destacan un concierto homenaje a los trabajadores y las trabajadoras "especialmente de los servicios esenciales" que se emitirá desde sus redes sociales a partir de las 17:00 y en el que participarán Rozalén, Ismael Serrano, Marwan, Sole Giménez, Ruiz Pastor y el grupo Efecto Mariposa entre otros artistas; y otro desde las 20:05 en el que actuarán Tico Santa Cruz y Billy Bragg entre otros.

Además, otros sindicatos también han convocado actos de protesta y han alzado la voz de cara a este Primero de Mayo. Por ejemplo, la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) ha llamado a los trabajadores de todo el país a participar en una manifestación virtual en 'streaming' que podrá seguirse desde las 12:00 a través de su canal de YouTube y con la que pretenden mostrar su descontento con lo que consideran que está siendo una vulneración de derechos durante el estado de alarma y las organizaciones y colectivos Cobas, Confederación Intersindical CGT, Estudiantes en Movimiento, Ecologistas en Acción, Coordinación Baladre, Coordinadora Estatal de Mareas Blancas y Fridays For Future han presentado un manifiesto contra las desigualdades sociales en el que hacen hincapié en defender "unos servicios públicos universales y de calidad" ante la imposibilidad de manifestarse en las calles. Pues aunque no haya dictadura este 1 de mayo de 2020, tampoco habrá manifestaciones obreras en los centros de las ciudades.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios