Por la crisis del coronavirus

El comercio sufrió un hundimiento del 15% en marzo, el doble que el peor dato de la crisis

Las ventas minoristas sufrieron un fuerte desplome en marzo. Solo el sector de la alimentación creció con fuerza, el resto, sufrieron una caída como nunca se ha registrado

Foto: Tiendas cerradas en Madrid por el coronavirus. (Efe)
Tiendas cerradas en Madrid por el coronavirus. (Efe)

La crisis del coronavirus y las medidas de confinamiento provocaron un desplome del consumo como nunca se había registrado en España. Las ventas se hundieron un 15,3% en el mes de marzo (datos a precios constantes y corregidos de estacionalidad y calendario), lo que supone casi duplicar la mayor caída del consumo en un mes vivida durante la crisis posterior a la quiebra de Lehman Brothers. Y eso a pesar de que la primera mitad del mes de marzo fue casi ordinaria. Estos datos, previos a la publicación de los datos del PIB, anticipan el colapso que está viviendo la economía española como consecuencia de la pandemia.

Si se comparan los datos con los de marzo del año anterior, también se observa la magnitud de la caída. En concreto, el consumo se hundió un 14,1%. Un descenso que también es el mayor nunca registrado, superando claramente la caída del 11% registrada en septiembre de 2012, mes en el que se subió el IVA y se produjo un desplome de las ventas porque se adelantaron a agosto. Estos datos muestran la magnitud de la caída del consumo como consecuencia de las medidas económicas para contener el virus. Y lo que es peor: los datos en abril dejarán una caída superior, ya que marzo se hizo con cierta normalidad durante las dos primeras semanas del mes.

Solo se salvó el sector de la alimentación. Durante el mes de marzo, las colas y el desabastecimiento en los supermercados fueron habituales, lo que explica que este sector creciera nada menos que un 8%, la mayor subida nunca registrada. El resto, todos sufrieron un descalabro total en marzo.

Las ventas de bienes personales (básicamente ropa y calzado) se hundieron un 54,3%. Tras el decreto del estado de alarma, la mayor parte del comercio minorista se vio obligado a cerrar y solo se mantuvo el comercio online, lo que explica, en gran medida, esta caída del comercio. Pero no solo eso, también el temor al contagio, e incluso la caída de la confianza económica, contribuyeron a provocar las peores cifras de la historia para el comercio.

El equipo del hogar, que va desde muebles hasta electrodomésticos, registró una caída del 33,3% respecto a febrero. En cuanto a las estaciones de servicio, la caída de las ventas fue del 26,6%. Estos establecimientos han tenido que permanecer abiertos al público para la venta de combustibles, lo que ha permitido minimizar su descenso.

La caída del consumo fue generalizada en todas las comunidades autónomas, aunque fue especialmente intensa en las regiones turísticas. En estas zonas, una buena parte de las ventas depende de la llegada de visitantes, que se congeló en marzo. A finales de la primera quincena del mes se establecieron las primeras restricciones a los vuelos internacionales y poco después se cerraron todos los medios de transporte y los alojamientos. Esto explica, por ejemplo, que en Canarias la caída de las ventas fuese superior al 20% respecto al mismo mes del año anterior.

Por el contrario, las regiones del norte y el interior sufrieron un descenso del consumo más leve, aunque igualmente histórico. En Galicia, la caída fue del 8,6% respecto al mismo mes del año anterior y, en Castilla-La Mancha, el descenso fue del 11,1%. Estas cifras muestran cómo la crisis económica está siendo desigual en España y afecta especialmente al sureste del pais y las islas, por su elelvada exposición al turismo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios