Los préstamos entre bancos se tensan y se acelera la subida del euribor
  1. Economía
A PUNTO DE PONERSE EN POSITIVO

Los préstamos entre bancos se tensan y se acelera la subida del euribor

El euríbor está ya cerca de volver a terreno positivo. La crisis del coronavirus ha tensado las relaciones entre los bancos en un mercado que es, por naturaleza, muy estrecho

Foto: Pago la mitad de la hipoteca, pero no figuro ni en el préstamo ni en las escrituras. (Foto: iStock)
Pago la mitad de la hipoteca, pero no figuro ni en el préstamo ni en las escrituras. (Foto: iStock)

Los viejos fantasmas vuelven a aparecer en el mercado interbancario. Es decir, el espacio virtual en el que los bancos de la Unión Europea (UE) se prestan entre sí, y cuyo resultado determina el tipo de interés del euríbor, la referencia más importante en el mercado hipotecario.

El euríbor a un año, como se sabe, ha subido de forma intensa desde mediados de marzo, cuando marcó (cambio diario) un -0,37%, pero desde entonces ha ido escalando posiciones hasta el -0,066% de este viernes. Es decir, ya muy cerca de volver a terreno positivo, algo que no sucedía desde febrero de 2016, hace algo más de cuatro años.

Lo singular es que ese encarecimiento de las hipotecas se produce, precisamente, cuando el Banco Central Europeo (BCE) está llenando de liquidez los mercados de financieros, lo que debería provocar un descenso del tipo de interés que más preocupan a los ciudadanos, ya que normalmente se trata de la mayor inversión de una vida.

Evolución del euríbor
Evolución del euríbor

No está ocurriendo así. Precisamente, por las especiales características del mercado interbancario, que, en situaciones de enorme estrés financiero como sucedió en la anterior recesión, se vuelve menos líquido, lo que provoca un aumento de los tipos de interés. Entre otros motivos, porque la influencia del BCE en ese mercado es menos determinante que en los que se negocia deuda pública o corporativa.

Lo que está ocurriendo es que los bancos en un contexto de elevado riesgo, como rebelan los índices de volatilidad, se muestran más recelosos a la hora de prestar a otras entidades, y ello solo demuestra que, pese a los avances en la unión bancaria, sigue existiendo fragmentación en los sistemas financieros europeos.

Riesgo bancario

Este tensionamiento tiene que ver, como sostiene Ángel Berges, vicepresidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), con el aumento del "riesgo bancario", como se refleja en el hecho de que el diferencial del euríbor con el OIS (Overnight Index swap) se ha ensanchado. Precisamente, porque este último funciona con colaterales de garantía, lo que reduce el riesgo. El resultado es que la brecha entre ambos se ha ido a niveles de 2012, cuando el BCE dio un giro radical a su política monetaria.

Los problemas de liquidez en el mercado interbancario ya se identificaron en la anterior crisis financiera, y eso explica que se introdujeran cambios en la forma de calcular el euríbor, que estuvo durante un tiempo bajo sospecha, lo que llevó a la Comisión Europea a imponer una multa a varios bancos por manipulación del mercado.

Berges apunta a que las nuevas tensiones pueden tener también que ver con el hecho de que el cese de actividades ha obligado a muchos agentes económicos a pedir créditos rápidos para atender unas necesidades sobrevenidas que amenazan con la ruina, lo que provoca tensiones en un mercado que no es especialmente líquido.

Foto: Remontada espectacular del euríbor, que amenaza con subir la hipoteca en mayo

Fuentes de la patronal bancaria, en declaraciones a este diario, insisten en esta idea y destacan el hecho de que el interbancario es un mercado "imperfecto", lo que explica que pueda haber "tensiones puntuales" en un contexto de fuerte volatilidad. Como sostiene Berges, "se trata de un mercado tan estrecho que cualquier tensión se traslada con rapidez".

No se oculta, sin embargo, que lo que está sucediendo en el interbancario pueda esconder problemas de fondo, y que son los que ha querido encarar el BCE este miércoles, cuando al filo de la medianoche anunció que, hasta septiembre de 2021, las entidades financieras podrán utilizar como garantía, a cambio de liquidez, activos financieros con 'ratings' por debajo del grado de inversión (con el límite de BB). Es decir, se abre a la posibilidad de comprar bonos basura que no pueden colocarse en el mercado.

Rebajas de calificación

Lo que teme el BCE es el regreso a 2010-11, cuando los bancos no se fiaban entre sí. Y de ahí que se haya puesto antes la venda que la herida. Máxime cuando existe el riesgo, como reconoció en su comunicado el banco central, de las posibles rebajas de calificación por parte de las agencias de 'rating'. Según el BCE, a medida que cae el valor de la garantía elegible, los bancos ven reducido su acceso potencial a la liquidez del banco central, por lo que, en ausencia de una intervención, "los bancos probablemente reaccionarían reduciendo su actividad crediticia, lo que eventualmente podría hacer que la crisis se reforzara a sí misma".

Como sostienen los analistas de Bankia Research, el problema no sería tanto que el BCE no pudiese comprar deuda pública de un determinado país, "sino las ventas a las que podrían verse forzados fondos de inversión y que se estiman en unos 200.000 millones de euros". Es decir, hay un mar de fondo que se traslada a todos los mercados. También al interbancario.

Foto: ¿Cuánto aguantará el escudo del BCE contra la crisis del Covid-19?

Entre otras razones, porque los propios bancos son grandes tenedores de deuda pública. Aunque en los últimos años, tras las compras masivas del BCE, su participación en el 'stock' de deuda ha bajado de forma relevante, todavía hoy la banca italiana controla el 12-13%, mientras que la española es propietaria de un 7-8%. Por lo tanto, son muy vulnerables a lo que suceda con bonos soberanos, lo que explica en parte el tensionamiento del interbancario y el aumento de la desconfianza mutua.

Como se suele decir, la pescadilla tiende a morderse la cola, que es lo que sucedió en la anterior recesión, cuando la crisis soberana y bancaria se retroalimentaban mutuamente.

Hay que tener en cuenta que, después de las últimas reformas, siete de los 18 bancos que componen el panel de entidades que sirven para calcular el euríbor son de Italia, España (BBVA, Santander, CECABANK y CaixaBank) y Portugal, cuyas primas de riesgo se han endurecido en las últimas semanas. Como aseguró al FT Antoine Bouvet, estratega senior de ING, las tensiones reflejan "una fragmentación dentro de la eurozona".

Euríbor Hipotecas Analistas Financieros Internacionales (AFI) Diferenciales Ángel Bergés Economía Fondos de Inversión Prima de riesgo Rebajas Estrés Unión Europea Banco Central Europeo (BCE) Comisión Europea Unión bancaria Recesión Créditos Tipos de interés ING Deuda pública Mercado interbancario Préstamos
El redactor recomienda