Compra material de emergencia por el covid-19

El Hospital de Valladolid denuncia que los respiradores fallan continuamente por viejos

"Esta situación no puede mantenerse más en el tiempo, porque de hacerlo supondría poner en riesgo la vida de los pacientes, ya bastante mermada por la enfermedad", subraya la gerencia del hospital

Foto: Fachada del Hospital Clínico de Valladolid. (EFE)
Fachada del Hospital Clínico de Valladolid. (EFE)

El Hospital Clínico Universitario de Valladolid, uno de los centros sanitarios más grandes de Castilla y León, ha lanzado un proceso de compra por vía de emergencia porque "el no disponer de un equipo adecuado para atender a los pacientes críticos afectados por el covid-19, supone un grave peligro para su vida, ya que ésta va a depender en muchos casos de recibir ayuda para poder respirar", destaca la gerencia del hospital en un informe.

Según consta en la resolución de compra del nuevo material, el máximo responsable del centro denuncia la grave situación que están viviendo: "los respiradores de los que dispone en estos momentos la unidad de cuidados intensivos son los viejos modelos “Engstrom” de la casa General Electric, que por su longevidad, agravada por la continua carga de trabajo a la que se les está sometiendo en los últimos días, hace que fallen continuamente, por lo que deben ser revisados constantemente por el servicio de electromedicina".

En este sentido, el hospital adscrito a la Sanidad de Castilla y León destaca que "la mayor parte de nuestros respiradores han entrado en obsolescencia, son reciclados" y concluye que " en ocasiones tras ser ciclados (método de cómo un respirador sabe dar aliento y dejar de darlo) se han apagado poniendo en riesgo la vida del paciente".

"En ocasiones tras ser ciclados (método de cómo un respirador sabe dar aliento y dejar de darlo) se han apagado poniendo en riesgo la vida del paciente"

Por todo lo anterior, el gerente del hospital subraya que "esta situación no puede mantenerse más en el tiempo, porque de hacerlo supondría poner en riesgo la vida de los pacientes, ya bastante mermada por la enfermedad".

Según detalla, "el aumento de pacientes críticos en un breve período de tiempo, ha hecho que las UCIs, se vean desbordadas, por lo que ha sido necesario su ampliación. En el caso del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, la UCI ha pasado de once puestos, a las actuales 20 camas, todas ellas destinadas a pacientes covid-19, y que deben dotarse del equipamiento necesario para una óptima atención a los mismos"

Por todo lo anterior, "el Servicio de Medicina Intensiva del Hospital solicita la adquisición urgente de un equipo de ventilación y monitorización respiratoria tanto invasiva como no invasiva, con motivo de la situación de gravedad provocada por el aumento de casos de coronavirus covid-10, que ha llevado a la UCI de este hospital a doblar prácticamente el número de puestos". "En concreto se solicita un respirador para ventilación invasiva y no invasiva, terapia de oxígeno, monitorización y transferencia de información en paciente crítico". El expediente recoge que se ha comprado un equipo de ventilación y monitorización respiratoria a Dräger Medical Hispania S.L. por casi 30.000 euros.

También fallos con máquina de TAC

Pero este no es el único problema del hospital para atender a los enfermos por coronavirus. Otro expediente de la Gerencia del Hospital Clínico Universitario de Valladolid lanza otro proceso de emergencia paralelo para la compra de material. De nuevo en este caso, la gerencia del hospital público alerta de que "en Castilla y León, como en el resto del territorio nacional, los casos se están incrementando a un ritmo vertiginoso, y por ello se hace necesario adoptar una serie de medidas que no pueden demorarse más para garantizar el abastecimiento del material necesario en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid (HCUV)".

Por ello, licita de urgencia la compra de un tomógrafo axial torácico (TAC) ya que esta máquina sirve para la detección de casos de coronavirus incluso cuando las pruebas PCR dan negativo. Pero el hospital advierte de que "En la actualidad, cuenta con tres equipos TAC, si bien uno de ellos, el TAC3, de General Electric, de 64 detectores es del año 2007, y así, con más de 13 años de actividad, su vida útil está llegando a su fin, lo que provoca que sufra continuamente averías, y esté parado durante largos períodos de tiempo a lo largo del año, alterando el normal funcionamiento del servicio; en definitiva, dilatando el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. Que con el aumento de la carga de trabajo derivado de la pandemia internacional que estamos sufriendo, hace que no responda a las necesidades actuales que demanda el hospital".

Por si esto fuera poco, la gerencia señala que "este obsoleto TAC radia más de lo que actualmente se considera permisible, por lo que expone a los pacientes a dosis de radiación elevadas, que con un equipo nuevo se reducirían considerablemente". "Es un TAC que fue puntero en su época (fue comprado en 2007) pero que se ha quedado obsoleto, en el sentido de que radia más de lo que actualmente se considera permisible y que sufre cada vez más frecuentemente problemas por un motivo fundamental, es una máquina vieja. Hemos pedido su sustitución en el Plan de Necesidades los tres últimos años...", añade el gerente del centro hospitalario.

[Resolución de compra del TAC del gerente del Hospital Clínico de Valladolid]

"Usar cuatro TAC nos facilitaría el poder disminuir la lista de espera, ya que con los tres actuales, no disponemos prácticamente de huecos para citar", reconoce el hospital vallisoletano. Por todo lo anterior, la resolución señala que concurre un grave riesgo por varios motivo.

En primer lugar señala que "la situación actual hace que sea crucial la rapidez en el diagnóstico de los pacientes con coronavirus, para adoptar las medidas necesarias, y aplicar el tratamiento óptimo. Esto puede ser esencial en personas de avanzada edad, o con patologías previas, ya que un diagnóstico tardío puede poner en peligro sus vidas. Cuantos más medios dispongamos para esta tarea, mucho mejor, máxime cuando el material fungible para la realización de las PCR, o los test de diagnósticos son muy difíciles de adquirir en un mercado nacional e internacional desbordado ante la avalancha de peticiones; y por ello se ha tenido que recurrir a otros métodos para la detección del virus como es la utilización de TAC".

"PCR o test de diagnósticos son muy difíciles de adquirir, por ello se ha tenido que recurrir a otros métodos para la detección del virus como es TAC"

En segundo lugar sostiene que "un diagnóstico precoz ayuda a tomar las medidas oportunas para que el paciente no transmita el virus a otras personas, fundamental debido a la facilidad de trasmisión de éste".

Y añade que "la técnica de diagnóstico por TAC en la actualidad es primordial, como señala el referenciado informe de la jefa de Servicio, incrementándose año tras año el número de estudios, de tal manera, que el HCUV no podría atender a todos los pacientes beneficiarios de Sacyl en su área de influencia y a los que debe dar cobertura únicamente con dos, lo que provocaría la dilatación en la realización de las pruebas, y por ende, el diagnóstico del paciente, y la aplicación del correspondiente tratamiento, donde en muchos casos, la rapidez de éstos, supondrá que pueda salvar su vida".

Todo ello lleva a resolver al gerente hospitalario el expediente con la adquisición de un equipo a GE Healthcare por 365.000 euros a lo que añade otros 2.000 euros más de gastos en las obras de adecuación del hospital. Hasta la fecha, Valladolid ha registrado 3.154 contagiados y 268 muertos por coronavirus de los 21.282 fallecidos contabilizados en España.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios