CORONAVIRUS

Francia considera prematuro poner cifras al fondo europeo de reconstrucción

El Gobierno francés indica que "es difícil por el momento evaluar cuáles serán las necesidades de inversión una vez pasada esta crisis"

Foto: El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire. (EFE)
El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire. (EFE)

Francia considera prematuro cifrar cuánto debería tener el fondo europeo de reconstrucción que ha propuesto para salvar la oposición a una mutualización de la deuda de países como Alemania y Holanda, aunque estima que harán falta varios cientos de miles de millones de euros.

En un documento publicado este lunes, en vísperas de la conferencia virtual de jefes de Estado y de Gobierno de la UE del próximo jueves, el Gobierno francés indica que "es difícil por el momento evaluar cuáles serán las necesidades de inversión una vez pasada esta crisis".

Por eso prefiere esperar a cuando se conozca mejor el impacto para la economía, aunque da por hecho que harán falta "varios cientos de miles de millones de euros". Pero más allá de las consecuencias de la crisis, también cree que habrá que tener en cuenta las "carencias importantes" que se han puesto en evidencia con la crisis actual en términos de "autonomía estratégica y en soberanía industrial y tecnológica de la Unión".

En resumen, que el fondo también podría servir para reorientar la política industrial europea de forma que sea menos dependiente (léase, de China) en sectores clave. Al inicio de la crisis, Francia se había puesto junto a los países más golpeados por la epidemia, Italia y España, que reclaman emisiones de deuda en común en forma de eurobonos o coronabonos, pero ante el rechazo frontal a esa idea de Alemania, Holanda o Finlandia, entre otros, busca una posición intermedia que permita un compromiso.

En el documento divulgativo de este lunes, el Ministerio francés de Finanzas reitera que el fondo de reconstrucción que promueve se financiaría con préstamos "a muy largo plazo" que tendrían "una garantía conjunta" de los países de la UE y que se tendrían que devolver (no serían deuda eterna, como quiere España) "cuando la economía haya recuperado una buena salud".

Para no incomodar a los reacios a los eurobonos o a los coronabonos, subraya que con este fondo, que tendría un carácter "temporal", no se pondrían en común ni las deudas pasadas de los Estados, ni tampoco las futuras.

"Únicamente se mutualizaría a nivel europeo -precisa- la financiación de las medidas vinculadas a la crisis y las medidas de recuperación, y todos los Estados lo reembolsarían luego con una clave de contribución preestablecida" que queda en suspenso.

Se evita así una modificación de los tratados, y en particular del artículo que establece que ni la Unión ni los países miembros deben asumir los compromisos adquiridos por uno de ellos ni se les puede imponer la ayuda para un rescate.

El departamento francés de Finanzas se esfuerza en subrayar la necesidad de solidaridad porque la epidemia del coronavirus no sabe de fronteras, no es responsabilidad de ningún país y si alguno de ellos no dispone de los medios para contenerla, todos sus socios "sufrirán las consecuencias".

Su titular, Bruno Le Maire, no se cansa de advertir en las últimas semanas del riesgo existencial para la eurozona si, como se teme, esta crisis agrava todavía más la fractura entre los países del Norte y los del Sur.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios