Lasquetty: "Si el Gobierno no ayuda a las CCAA, habrá problemas de pago en meses"
  1. Economía
Entrevista al consejero de Hacienda de Madrid

Lasquetty: "Si el Gobierno no ayuda a las CCAA, habrá problemas de pago en meses"

El consejero de Hacienda y exconsejero de Sanidad defiende la respuesta "extraordinariamente buena" del sistema público madrileño y alerta de que el PIB de la región caerá entre un 6 y un 10%

placeholder Foto: El consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty. (Imagen cedida por la CAM)
El consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty. (Imagen cedida por la CAM)

La pandemia del coronavirus ha puesto a prueba las cuentas públicas de las comunidades autónomas, que son las administraciones que ostentan las principales competencias en materia social. El consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, parte desde una posición de relativa comodidad, ya que la suya era la comunidad del Régimen Común con menor endeudamiento, del 14% del PIB. Sin embargo, la profundidad de la crisis pone contra las cuerdas a todas las autonomías.

No ha sido tan cómoda la gestión sanitaria, ya que la comunidad ha alcanzado los mayores niveles de colapso de las UCI de España, junto con Cataluña. Lasquetty, que fue consejero de Sanidad entre 2010 y 2014, explica cuál ha sido la respuesta de Madrid a la crisis sanitaria y los problemas económicos que vendrán derivados del coronavirus.

Pregunta. La pandemia del coronavirus provocará una destrucción de actividad como no se ha visto en España desde la Guerra Civil. ¿Cuál es la previsión de caída económica para la Comunidad de Madrid?

Respuesta. Nos encontramos con un fenómeno desconocido, por lo que hay una incertidumbre grande. El FMI habla de una caída económica en España de un 8% y eso está en línea con el escenario que manejamos. La caída para Madrid oscilaría entre el 6 y el 10%. Lo cual es terrible porque Madrid iba bien: en los dos primeros meses del año, la recaudación por IVA y por IRPF estaba subiendo un 8%. A Madrid esto le ha afectado mucho, porque Madrid es muy abierta, pero yo espero que esos rasgos de la economía madrileña contribuirán a que la salida sea más rápida.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Efe)

P. Esta crisis va a suponer también un gran esfuerzo presupuestario para las Administraciones Públicas.

R. Se está notando desde el primer día. Por ejemplo, en la sanidad madrileña hay 10.000 personas más trabajando que hace un mes y medio; los que ya estaban, muchos están haciendo jornadas extraordinarias, guardias o turnos extra que también tienen sus retribuciones; tenemos un hospital en IFEMA que antes no existía… Estimamos el impacto de la crisis del coronavirus sobre el presupuesto de 2020 en torno a 2.000 millones de euros, de los cuales, un poco más de 1.000 millones es gasto sanitario directo. Además, calculamos en unos 500 millones de euros las medidas económicas y el sostenimiento de los servicios sociales y otros 500 millones en pérdida de recaudación de impuestos que recauda directamente la Comunidad de Madrid. Para un presupuesto de 20.000 millones, supondría aumentarlo en 2.000 millones, un 10%. Por eso pedimos fondos extraordinarios, porque si no, no habría manera de afrontarlo con el presupuesto ordinario.

P. Sin transferencias extraordinaria, ¿qué déficit produciría?

R. Nos iríamos a un déficit del entorno del 1%.

P. Casi multiplicaría por 10 el déficit de 2019.

R. Sí, porque en 2019 cerramos en el 0,1% [descontado el 'efecto IVA']. Nosotros hemos demostrado que somos una comunidad cumplidora, porque respetamos el dinero de la gente y, sobre todo, porque funciona. Ahora bien, si hay algún momento en el que no es posible evitar un gasto mayor, es este.

P. Lo que pide usted es una fórmula similar a la que está solicitando el Gobierno a la Unión Europea: transferencias sin contrapartida. ¿Qué opina de la negativa del Ejecutivo a aplicar a las CCAA lo que reclama en Europa?

R. Es algo asombroso. Donde realmente se está luchando contra el virus es en los hospitales, en los centros de salud, en las residencias de ancianos… y esto son competencias autonómicas y están bajo la financiación de las comunidades. El presidente del Gobierno no ha demostrado ni la más mínima empatía con las CCAA ni el más mínimo acercamiento. Por ejemplo, con la ministra de Hacienda, llevamos solo dos videoconferencias en mes y medio. Cualquier empresa de España, ONG o asociación ha hecho muchas más videoconferencias con su gente que la ministra de Hacienda. Somos las CCAA quienes estamos asegurando los pagos sin la menor empatía del Gobierno. Por eso, seis consejeros hemos pedido que nos reúna en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Tenemos unos gastos extraordinarios y creemos que tiene que haber una financiación extraordinaria.

P. ¿Han tenido respuesta?

R. No la ha habido. Y la última videoconferencia con la ministra de Hacienda fue hace más de tres semanas. Esperamos que haya una respuesta lo antes posible, el Gobierno no puede hacer como si esto les pasara a otros. Lo de pagar las facturas le está pasando a España y a sus comunidades autónomas.

El presidente del Gobierno no ha demostrado ni la más mínima empatía con las CCAA

P. ¿Puede haber riesgo de impago de nóminas, facturas, etc. si no llega esa financiación extraordinaria?

R. Yo creo que no. Tenemos liquidez suficiente, y también hemos salido a buscar financiación a los mercados y lo hemos hecho en muy buenas condiciones. Ahora bien, si el Gobierno no da ninguna respuesta a lo que le estamos pidiendo, en unos meses llegará un momento en el que seguro que habrá problemas de pago, en Madrid y en todas las comunidades autónomas. Lo que pedimos es que haya un fondo extraordinario no reembolsable para pagar las facturas del coronavirus. Y, mientras eso no se produce, que nos autoricen mayor endeudamiento para atender a los pagos que vengan en los siguientes meses.

P. ¿Qué le parece que algunos países como Holanda o Alemania se hayan negado a mutualizar la deuda o la emisión de eurobonos?

R. Yo creo que los bonos mutualizados habrían sido una buena solución para toda Europa, pero tengo la sensación de que la Unión Europea no se ha fiado de Pedro Sánchez. Y eso es preocupante para España.

P. ¿Los recortes en sanidad han agravado el problema de las UCI que ha vivido Madrid como han criticado algunos partidos?

R. Como la premisa es falsa, todo lo que sigue después es falso. En Madrid no solo no ha habido recortes, sino que estamos gastando 1.100 millones de euros más que hace 10 años.

P. Estas variables de gasto público se tienen que analizar en función del PIB, y en ese indicador está en el nivel más bajo desde, al menos, 2007.

R. Pero desde el año 2007 hasta ahora hay 12 hospitales más de los que había. Hay más hospitales, más médicos, más enfermeros… La sanidad pública madrileña ha demostrado una enorme capacidad, precisamente por la flexibilidad que le da la colaboración público-privada. Madrid en este momento está aprovechando muy bien el talento y el trabajo de los hospitales públicos y privados y eso es lo mejor que nos podía pasar. Esa obsesión de la izquierda de medir la sanidad con parámetros de hace 30 años, cuando ellos estudiaron el modelo cubano, es lo que hace que se fijen en indicadores que ahora no son los que sirven. Si uno mira los resultados de la sanidad pública madrileña, ve que han ido mejorando.

P. ¿Eso significa que está cómodo con que el gasto sanitario sobre PIB y el gasto sanitario por habitante de la Comunidad de Madrid sea uno de los más bajos de España?

R. Nosotros nos fijamos en los resultados y los de Madrid están entre los mejores de España. Además, el crecimiento del gasto sanitario en Madrid en los últimos años ha sido superior al de países como Alemania.

P. Pero el crecimiento del gasto en datos absolutos dice muy poco, el gasto se tiene que medir en función de los habitantes y del tamaño de la economía. Porque Madrid ha crecido mucho, tanto en PIB como en población, así es como se tienen que analizar estos datos.

R. Ese razonamiento conduce a pensar que hay que cerrar hospitales si el PIB baja un 8%. Y no lo vamos a hacer. Lo que hay que hacer es mirar los resultados: son mejores porque se han puesto más medios, pero también porque Madrid ha utilizado de forma más inteligente los modelos de colaboración público-privada. Cuando llegó el día en el que todo eso se expuso a la prueba de mayor estrés que se podía poner, el sistema sanitario ha respondido muy bien.

La respuesta de la sanidad madrileña a la crisis del coronavirus ha sido extraordinariamente buena

P. ¿Cree que la respuesta de la sanidad pública madrileña ha sido muy buena a pesar del colapso que se produjo?

R. Creo que ha sido extraordinariamente buena. La respuesta de los profesionales, de los gestores sanitarios y también la capacidad para dar soluciones nuevas a una situación que hace cuatro meses nadie podía imaginar.

P. ¿Considera que es el momento para elevar la financiación de la sanidad para que no siga en niveles de 2007 de peso en el PIB?

R. En términos de atención a la salud hay muchísimas reacciones que van a ir saliendo. El hecho de que sea una pandemia que ha afectado a todo el mundo al mismo tiempo permitirá comparar bien cómo funcionan los diferentes sistemas. Estoy seguro de que sacaremos muchas lecciones, pero todavía es muy pronto para conocerlas.

placeholder Fernández-Lasquetty. (CAM)
Fernández-Lasquetty. (CAM)

P. Cuando superemos el problema sanitario llegará el momento de recuperar la economía. ¿Cuál tiene que ser el papel del sector público?

R. Hay dos papeles. El primero es el de ahora, que es ser un cauce para la liquidez, para evitar problemas de solvencia, y aligerar gastos a los más sensibles, autónomos y pequeñas empresas. En la segunda fase, es muy importante que la vuelta al trabajo se produzca con éxito, y para eso son muy importantes los test.

Pensando en los siguientes meses, para que la salida sea en forma de 'V', hay que tratar de quitar obstáculos y regulación que hacen que las empresas tengan que incurrir en costes innecesarios. Sería malo si pretendiéramos tener menos empresas y más estado; menos libertad y más autoritarismo.

P. El Estado saldrá de esta crisis con un montante de déficit y deuda inmenso. ¿Cuál debería ser la estrategia para el ajuste posterior?

R. Eso es lo malo de empezar esta crisis con una deuda de cerca del 100% del PIB después de unos cuantos años de crecimiento. Creo que eso nos va a pasar factura. Ahora hay que atender la situación sanitaria y de servicios sociales. Pero después hay que pensar en no hacerse adictos a vivir en ese nivel de deuda. Retomando, por ejemplo, el tema de los coronabonos y los fondos europeos: hay que utilizarlos para cubrir el gasto y salir de esta situación, no para hacer peronismo con ellos. Como tengamos la sensación de que hay dinero para repartir, ese gasto se irá acumulando y generará muchos problemas.

P. El FMI estima que el déficit de España alcanzará el 9,5%, lo que obligará a hacer sacrificios en el futuro.

R. En un país, como en una familia, si hay una desgracia, se paga lo que haga falta para cubrirla. Pero tratemos de no aumentar ese gasto innecesariamente con nuevos programas de gasto. Estoy pensando en la idea de renta mínima. Porque ya existe una renta mínima en todas las comunidades autónomas, y que beneficia a 300.000 familias.

Sería malo si pretendiéramos tener menos empresas y más estado

P. Antes de la crisis España tenía un nivel de ingresos del entorno del 39% del PIB y unos gastos que superan el 41%. ¿Hacia dónde deberíamos ir para cerrar esta brecha?

R. Inevitablemente en este primer año subirá seguro el porcentaje de gasto sobre PIB, porque hay más gasto y porque habrá menos PIB. Pero, ojalá se produzca una 'V' invertida, que baje el gasto sobre el PIB porque sea necesario menos gasto y porque crezca el PIB. No creo que la respuesta correcta para el futuro sea una sociedad más intervenida.

P. ¿Debería existir un mecanismo de coordinación entre administraciones públicas para gestionar esta crisis?

R. A mí me parece que hay una falta de liderazgo del Gobierno y de los distintos ministerios. Ojalá eso se corrigiera. Yo creo que las comunidades autónomas de todo signo político estamos demostrando una capacidad de echarnos el problema a la espalda y ponernos a trabajar en ello. Yo creo que existen esos mimbres para que exista un esfuerzo y una idea nacional. Pero, también lo digo yo, que soy liberal, confío mucho más en la capacidad coordinadora de los agentes económicos.

Por ejemplo, las empresas han demostrado una gran la creatividad para pasar de producir barcos a material sanitario. Yo creo en la capacidad de ajuste para responder a los incentivos y lo que necesita la sociedad. Lo que Hayek llamaba el 'conocimiento disperso'. Confío mucho más en que eso lo hagan las empresas, antes de que lo haga un gran planificador central. Por eso, pensar en soluciones de planificación central, ni a lo grande como la Unión Soviética, ni medianas, como los keynesianos.

Economía Coronavirus Sanidad madrileña Administraciones Públicas Impuestos Sanidad pública Hacienda
El redactor recomienda