El impacto económico del coronavirus

La confianza de los inversores se hunde y rompe los mínimos de la crisis de Lehman

Los indicadores de sentimiento recogen la magnitud de la caída financiera y económica. La confianza de los inversores de la eurozona es ya peor de la que había durane la gran crisis de 2008

Foto: (iStock)
(iStock)

Si marzo fue un mal mes para las economías europeas, esperen a ver la caída que se avecina en abril. Esta es la lectura del indicador de sentimiento inversor del mes de abril que ha publicado este lunes la agencia alemana Sentix. Según las encuestas realizadas en los últimos días, la confianza de los inversores de la eurozona se ha desplomado en abril como consecuencia de la crisis derivada del coronavirus. La caída ha sido tal que ha roto los mínimos que dejó la crisis financiera posterior a la quiebra de Lehman Brothers.

Se trata de uno de los primeros indicadores económicos publicados correspondientes al mes de abril y muestra claramente que lo peor todavía no ha llegado. Si en marzo este indicador se había quedado en -17 puntos, en abril se ha hundido hasta -42,9 puntos. Se trata del nivel más bajo nunca registrado desde que la agencia comenzó a realizar estas encuestas en el año 2002. Un dato que muestra hasta qué punto los mercados financieros mantienen un gran pesimismo sobre el futuro de la economía y de las bolsas.

En el año 2009, unos meses después de la quiebra de Lehman Brothers, la confianza de los inversores llegó a -42,7 puntos, nivel que se ha superado ahora. En ese momento la crisis económica estaba estabilizándose, sin embargo, en este momento la incertidumbre es muy superior. Primero, porque nadie sabe cómo evolucionará la pandemia, si se podrá controlar, si hay riesgo de que se produzca un rebrote en los próximos meses, o cuánto tiempo llevará encontrar una vacuna o una cura eficaz contra el virus.

En segundo lugar, está la incertidumbre económica. Cuanto más tiempo duren las medidas de confinamiento, más daño sufrirá el tejido productivo y más difícil será la recuperación posterior. En España ya ha comenzado a destruirse empresas, lo que es un mal augurio sobre una esperada recuperación en forma de V. El mes de abril también está perdido, ya que el estado de alarma durará, al menos, hasta el día 26. Esto significa que muchas empresas tendrán que mostrar un gran músculo para sobrevivir a esta parálisis. ¿Podrán hacerlo?

Todas estas incertidumbres pesan gravemente sobre la confianza de los inversores. Y eso a pesar de que los bancos centrales han actuado de forma paralela para inyectar miles de millones de euros al sistema. Su objetivo es que la liquidez no sea un inconveniente para que las empresas sigan en pie. Sin embargo, el problema vendrá cuando las empresas tengan dificultades de solvencia, no de liquidez. Ese escenario generaría un nuevo golpe a los mercados y en absoluto es descartable.

Esta situación tan delicada explica el nivel de pesimismo entre los inversores. Este indicador también avala una lectura de esta crisis económica: lo más importante es vencer al virus y hacerlo cuanto antes. Sin esa victoria, difícilmente se podrán recuperar los indicadores de confianza que son un dato adelantado de las buenas noticias económicas que vendrían después.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios