El Covid destruyó 700.000 empleos en EEUU antes de las restricciones más severas
  1. Economía
SE ESPERABAN 100.000

El Covid destruyó 700.000 empleos en EEUU antes de las restricciones más severas

La destrucción de puestos de trabajo se basa en encuestas a hogares previas al cierre masivo de comercios, escuelas y otras restricciones que se produjeron en la segunda mitad de marzo

placeholder Foto: El Empire State iluminado de rojo en honor a las fuerzas sanitarias. (Reuters)
El Empire State iluminado de rojo en honor a las fuerzas sanitarias. (Reuters)

Cifras mucho peores de lo esperado en el informe mensual de empleo de Estados Unidos. Según la Oficina de Estadísticas Laborales, en marzo se destruyeron 701,000 empleos en la potencia americana, con los analistas esperando una cifra de 100.000. La destrucción de puestos de trabajo se basa en encuestas a hogares previas al cierre masivo de comercios, escuelas y otras restricciones que se produjeron en la segunda mitad de marzo, por lo que se basó en expectativas.

Se trata de la primera caída en la estadística de creación de empleo desde septiembre de 2010 y unos datos cercanos a la destrucción de 800,000 empleos en mayo de 2009, en pleno brote de la Gran Recesión. El paro, a su vez, aumentó 90 puntos básicos hasta el 4,4%, su mayor incremento mensual desde enero de 1975, cuando también subió 90 puntos básicos. Tras el dato, Wall Street titubea, con los índices debatiéndose entre el verde y el rojo. Los inversores se lanzan a por deuda soberana, con el bono a diez años cayéndo ligéramente hasta un tipo del 0,5%.

Foto: Una bandera en un centro médico de Nueva York el 1 de abril de 2020 (Reuters)

Aunque se queda lejos de las peticiones semanales de desempleo (récord de 6,6 millones esta semana, sumando 10 millones en dos semanas), estos datos de empleo muestran una situación grave en la primera economía mundial. El informe achaca el empeoramiento del mercado laboral a la incipiente crisis económica provocada por el coronavirus, con una parálisis sin precedentes en la actividad económica a escala global.

Sin embargo, la oficina de estadísticas laborales de Estados Unidos (BLS, por sus siglas en inglés) recuerda que el informe se basa principalmente en encuestas a hogares entre los días 8 y 14 de marzo.

“Es importante tener en cuenta que los periodos de referencia de la encuesta de marzo precedieron al cierre de muchos negocios y de las escuelas en la segunda mitad de mes”, señala el informe. También indica que en ese periodo, cuando aún el presidente Donald Trump abogaba por restricciones suaves y limitadas en el tiempo, “hubo un aumento extremadamente grande en el número de personas clasificadas como desempleos tras despido temporal”, entre los que incluyen a trabajadores que no estuvieron trabajando en ese momento a la espera de ser llamados para volver a sus puestos cuando se disipe esta crisis. Asimismo, también hubo “un gran aumento en el número de trabajadores que estaban clasificados como empleados pero ausentes de trabajo”.

Además, la Oficina también ha avisado de que "la recopilación de datos se vio afectada por el coronavirus". "La encuesta se recopila a través de entrevistas en ersona y por teléfono, pero las entrevistas en persona fueron suspendidas durante el periodo de recopilación por seguridad de los entrevistadores y encuestados", matizan en el comunicado. "La tasa de respuesta de la encuesta a los hogares, en un 73%, está 10 puntos porcentuales por debajo de los meses anteriores", ejemplifican.

placeholder Datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, ajustados estacionalmente. Gráfico de CNBC
Datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, ajustados estacionalmente. Gráfico de CNBC


Esta investigación se suele revisar dos veces más en los siguientes meses cuando hay más datos, y es la referencia más usada para calibrar la salud del mercado laboral estadounidense, hasta el punto de que es habitual que marque las sesiones en Wall Street el primer viernes de cada mes. Esta vez es diferente, ante el agravamiento drástico de la crisis conforme avanzan las semanas, lo que hace que los inversores se fijen más en las peticiones semanales de subsidio por desempleo.

El día 25 de marzo, tras una semana de negociaciones políticas, la Administración anunció una inyección de 2 billones de dólares, el mayor paquete de estímulo económico de la historia moderna de EEUU. Este paquete de medidas incluía un pago único de 1.200 dólares algunos ciudadanos de EEUU, flexibilización y refuerzo de las prestaciones por desempleo, financiación para gastos sanitarios y préstamos y avales a las empresas. Unas medidas que vinieron acompañadas de una oleada de providencias por parte de la Reserva Federal: bajadas de tipos, operaciones de 'repos', compra de deuda, inyección de dinero al tejido empresarial...

El país norteamericano acumula ya alrededor de 250.000 contagios en el país, con cerca de 6.000 muertes. Tras llegar a decir que esperaba "reabrir" la economía de EEUU para el 12 de abril, Trump anunció el pasado día 30 de marzo que ampliaba las medidas contra la pandemia hasta el 30 de abril.

Hogares Coronavirus Comunicado