Por el confinamiento contra el coronavirus

El hundimiento de los PMI europeos anticipa la mayor contracción del PIB en décadas

Este indicador se elabora a partir de encuestas a empresas sobre la situación de su negocio y se utiliza como un anticipo del PIB. Los datos de este mes de marzo reflejan la parálisis de la economía

Foto: La Puerta del Sol de Madrid completamente vacía. (Efe)
La Puerta del Sol de Madrid completamente vacía. (Efe)

Las duras medidas de contención adoptadas para frenar el contagio del coronavirus está provocando el mayor desplome de la actividad económica desde que existen registros modernos. Así de contundentes son las cifras del PMI de la eurozona publicadas este martes por IHS Markit. El índice compuesto de la eurozona, que aglutina a todos los sectores de actividad, está cayendo hasta 31,4 en marzo, según los datos recopilados entre los días 12 y 23 de este mes (los datos se revisan nuevamente a final de mes). Las cifras por debajo de 50 indican contracción, lo que muestra la magnitud de la caída. Sirva como comparativa que durante la fase de recuperación vivida hasta 2019, que en algunos meses fue muy intensa, los picos de crecimiento apenas superaron el umbral de 60, esto es, una distancia de poco más de 10 puntos desde el umbral de ausencia de cambios. Ahora la distancia se aproxima a los 20 puntos.

"La actividad empresarial en toda la zona euro se desplomó en marzo con una intensidad que superó con creces la caída observada en lo peor de la crisis financiera mundial", señala Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit, "se observaron marcadas desaceleraciones en Francia, Alemania y el resto de la zona euro a medida que los gobiernos adoptaron medidas cada vez más estrictas para contener la propagación del coronavirus". Es importante tener en cuenta que los datos recopilados durante esos días eran previos a las últimas medidas de confinamiento aprobadas por los diferentes gobiernos, por lo que es probable que los datos empeoren cuando IHS publique los datos de revisión del mes.

Este indicador se utiliza habitualmente como un anticipo de los datos del PIB que se obtienen con cierto retraso. Se elabora a partir de encuestas realizadas a los responsables de las compras y los ejecutivos de las empresas más representativas, en las que se mide la evolución del negocio, de la cartera de pedidos, del stock, etc. Según esta encuesta, la actividad económica "se desplomó frente al 51.6 registrado en febrero, indicando la mayor caída mensual de la actividad empresarial desde que se comenzaron a recopilar datos comparables en julio de 1998", explica IHS Markit en un comunicado.

Evolución del PMI de actividad de la zona euro. (IHS Markit)
Evolución del PMI de actividad de la zona euro. (IHS Markit)

La situación se ha deteriorado gravemente, y también las previsiones de futuro. La encuesta ha registrado el mayor desplome de las expectativas para los próximos 12 meses de la serie histórica, empeorando los datos de la crisis de Lehman Brothers. Realmente, todos los indicadores están en mínimos históricos, lo que muestra que realmente los países han quedado paralizados. Por ejemplo, la entrada de nuevos pedidos en las empresas ha sido la más baja nunca registrada. La principal esperanza es que la destrucción de empleo, que ya ha comenzado, no está siendo tan intensa como la caída de la actividad. Este es el gran reto de los gobiernos, si no consiguen atravesar este trance sin destruir tejido productivo, la recuperación podrá ser rápida e intensa. De lo contrario, las consecuencias económicas serán negativas y persistentes.

La actividad empresarial en la zona euro se desplomó en marzo con una intensidad que superó con creces la caída observada en la crisis

Los peores datos se los está llevando el sector servicios, ya que la mayor parte de los comercios y lugares de ocio están cerrados por orden de los distintos gobiernos. Este indicador se ha hundido hasta 28,4, a más de 20 puntos de distancia del nivel de ausencia de cambios. Apenas permanecen abiertos los locales de servicios básicos, como supermercados, farmacias y hospitales. El resto, desde la restauración hasta el comercio minorista o los hoteles permanecen cerrados para evitar contagios.

[La bolsa rebota con fuerza a la espera de más medidas económicas]

En Alemania y en Francia, únicos países con datos desagregados en esta primera oleada de encuestas, muestran el mayor desplome de actividad del sector servicios desde que existen datos (la mayoría de las encuestas comenzaron en los años noventa). Los servicios estaban siendo el principal motor de la economía europea hasta febrero, pero rápidamente se han convertido en el lastre. El mayor peligro es que en este sector se aglutinan las empresas de menor tamaño y, por tanto, las que tienen menor músculo financiero para soportar la crisis.

Por su parte, el sector manufacturero está resistiendo algo mejor, ya que hay muchos centros de producción que permanecen abiertos adoptando medidas de distanciamiento para minimizar el riesgo de contagio. En concreto, el índice manufacturero retrocedió hasta 39,5, el peor dato de actividad desde el año 2009, pero todavía por encima del suelo que marcó la crisis financiera de Lehman Brothers.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios