RECORTE DE PIB Y RECESIÓN

S&P y Moody’s mantienen el 'rating' de España a pesar de la crisis del Covid-19

Las calificadoras crediticias han rechazado mover la nota de la deuda española. S&P, que prevé recesión, deja el 'rating' A, y Moody's en 'Baa1'. Las dos, con perspectiva 'estable'

Foto: Bandera de España en un balcón durante el confinamiento. (Reuters)
Bandera de España en un balcón durante el confinamiento. (Reuters)

Las agencias de 'rating' S&P y Moody's han mantenido sin cambios la nota de la deuda del Tesoro español, pese al impacto por la situación de alerta y la pandemia del coronavirus que llevará a le conomía a la recesión en 2020. No obstante, aplauden las mejoras de la economía española en los últimos años y esperan una fuerte recuperación en 2021. De hecho, mantienen tanto la calificación como la perspectiva estable.

En el caso de S&P, el informe explica que "la cuarentena ha interumpido la actividad económica normal, lo que lleva a revisar a la baja la proyección de crecimiento real del PIB en 2020 hasta el 1,8%, frente a la previsión anterior de un crecimiento positivo del 1,5%", señalan los analistas. De este modo, el impacto sería del 3,3% del PIB este año, aunque la calificadora crediticia estadounidense espera un fuerte crecimiento en 2021, con una recuperación del PIB del 3,1%. Las medidas económicas anunciadas por el Gobierno de Pedro Sánchez, así como la caída automática de ingresos fiscales, dispararán el déficit público hasta en tornos del 5% del PIB este año, según las previsiones de S&P.

El análisis de S&P incluye las expectativas de que la crisis del coronavirus "no hará daño permanente a las métricas crediticias", y que la consolidación fiscal volverá a empezar en 2021. Bajo esta base, la calificadora mantiene la nota destacando que España "continuará registrando un crecimiento equilibrado a medio plazo, a pesar de un panorama político más fragmentado y una desaceleración en el impulso de reformas estructrurales".

Como crítica, la agencia norteamericana recuerda que los esfuerzos para poner la deuda pública sobre el PIB en una senda descendente "han sido considerablemente más modestos en comparación con sus pares de la eurozona, en gran parte debido a que continuó operando con déficit incluso en 2019, pese a la fuerza de la economía". Sin embargo, añade "nuestra expectativa es que, a pesar de las diversas perspectivas políticas, las autoridades españolas están comprometidas con el marco fiscal de las políticas europeas y la importancia de restaurar un margen fiscal". Bajo este supuesto, S&P proyecta un superávit primario (excluyendo el coste de la deuda) para 2022. "La demora se explica en gran medida por el shock económico conectado coronavirus", añade.

La crisis del coronavirus "no hará daño permanente a las métricas crediticias", según S&P

S&P aplaude, por el contrario, el crecimiento económico "más fuerte (que en sus pares) y los superávit recurrentes por cuenta corriente, al tiempo que reduce lo que sigue siendo una deuda externa considerable con un 75% del PIB, frente al 94% en 2009". "Debido a los tipos de interés históricamente bajos, el coste del servicio de esta deuda es modesto, y esto, junto con el sólido desempeño de las exportaciones españolas de mercancías y servicios, también ha beneficiado al desarrollo externo del país durante la última media década", agrega.

Moody's, por su parte, destaca que la economía española está "diversificada" con un perfil de crecimiento "ahora más equilibrado y una competividad mejorada", pero critica la desaceleración en las reformas estructurales durante los últimos años debido a la "compleja" situación política del país, que la mejora en el endeudamiento de la economía española ha sido "lento" y que hay riesgo bancario y político interno ante eventos.

Otras revisiones: Portugal

La economía europea se enfrenta a una profunda recesión ante el parón sufrido por las medidas tomadas contra la pandemia del coronavirus. En España, el Gobierno decretó el estado de alerta, con confinamiento salvo un puñado de excepciones, lo que ha provocado un aluvión de recortes de puestos de trabajo principalmente a través de expedientes de regulación temporal de empleos (ERTE). Gestoras y bancos de inversión prevén una recuperación igual de profunda que la caída vertical de la actividad económica y de los mercados en las últimas semanas.

La revisión de las calificadoras crediticias se produce en este contexto. La agencia DRBS Morningstar ha mantenido la nota de la deuda de Portugal en 'BBB' con perspectiva estable. "A pesar de la agitación actual, la tendencia 'estable' refleja la evaluación de DBRS Morningstar en torno a varios de los principales indicadores de calificación de Portugal. La economía portuguesa, que se ha diversificado en los últimos años con valor generado a través de exportaciones de mayor calidad y una creciente inversión del sector privado, se encuentra en una posición más sólida que en la crisis anterior y será más capaz de apoyar un crecimiento equilibrado".

Pese a esta visión, los analistas de DRBS consideran que la economía portuguesa, por su naturaleza de ser "pequeña y abierta", es "vulnerable a la agitación financiera y económica provocada por la actual crisis de salud mundial". "La economía portuguesa probablemente se desacelerará en los primeros trimestres del año a medida que disminuyan los flujos de turismo y se debilite la confianza del consumidor y el sentimiento industrial. La gravedad de la desaceleración económica dependerá de la profundidad y duración del choque. El tiempo dirá si la propagación de la enfermedad se desacelera y si la respuesta nacional y global a la pandemia es adecuada", añaden estos expertos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios