Por primera vez desde la crisis

Sánchez asume que España entrará en recesión por la crisis del coronavirus

El presidente reconoce que este año se perderán dos o tres meses de actividad económica, pero confía en que se produzca un efecto rebote cuando se solucione la pandemia del coronavirus

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en los pasillos del Congreso. (Efe)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en los pasillos del Congreso. (Efe)

España no se librará de la recesión en 2020 como consecuencia de la pandemia del coronavirus y las duras medidas de confinamiento adoptadas para frenar los contagios. Así lo ha reconocido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su comparecencia extraordinaria en el Congreso de los Diputados para explicar las medidas excepcionales adoptadas en los últimos días. Sánchez ha señalado que el año 2020 "no tendrá 12 meses, sino 10 o 9 [meses]". Realmente, la parálisis económica actual supone que prácticamente se pierde cada día que pasa de estado de alarma, ya que la producción es mínima.

El Gobierno trabaja ya con este horizonte de caída del PIB que se prolongará durante dos o tres meses, lo que significa que se extenderá la crisis del coronavirus hasta las puertas del verano. Esto supone que España perderá también la Semana Santa, que supone uno de los momentos más importantes del año para el sector turístico. El impacto económico será total y, la gran esperanza para el Ejecutivo, es que el plan de choque económico adoptado, y las medidas que estén por llegar, sean capaces de mantener el tejido productivo español y los ingresos de las familias para que se produzca un rebote cuando se supere la pandemia. De esta forma, la crisis del coronavirus afectará, al menos, a los datos de crecimiento de dos trimestres consecutivos, lo que significa recesión técnica.

"Esta emergencia económica dependerá de la paralización de la producción", ha explicado Sánchez en el Congreso, "si conseguimos mantener los niveles de empleo y la estructura productiva sostenida, cuando se pase la crisis se producirá un rebote de la actividad". Ese es el escenario base con el que trabaja actualmente el Consejo de Ministros y que explica las medidas de auxilio económico adoptadas hasta la fecha, destinadas a que los ajustes de plantilla sean temporales, a garantizar liquidez a las empresas y a proteger a las familias vulnerables.

[El Gobierno ampliará el paquete de ayudas si la crisis del coronavirus se agudiza]

"El primer hito económico será frenar la caída de la producción y la destrucción de empleo", ha explicado Sánchez, que reconoce que ya se están perdiendo puestos de trabajo. El Gobierno cuenta con los datos diarios de afiliaciones a la Seguridad Social, porque conoce casi al minuto la realidad del mercado de trabajo. "La meta será iniciar la recuperación" en el preciso momento en el que se supere la pandemia, para "que la salida de la emergencia económica sea en forma de 'V' y no de 'L'", ha remarcado.

Sánchez ha repetido que cuando se pase la pandemia, presentará unos "presupuestos generales de reconstrucción social" con los que impulsar una rápida recuperación económica, para los que espera contar con el apoyo de todos los partidos políticos, porque "ya habrá tiempo para hacer oposición" en lo que reste de legislatura. "Deberán ser unos presupuestos 'extrasociales'", ha reclamado el presidente, "nadie puede quedar atrás".

En su opinión, la experiencia de los últimos años demuestra que el Estado debe centrar sus esfuerzos en proteger el estado de bienestar, fortalecer los servicios públicos y proteger a las familias y las empresas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios