CRISIS DEL COVID-19

España se suma a los austeros y hunde el plan francoitaliano de estímulos europeos

España considera que no es el momento de poner en marcha un paquete de estímulos macroeconómicos masivos, que podría generar "comportamientos irresponsables"

Foto: Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno.
Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno.

El club de los austeros, liderado por Países Bajos y Alemania, se han encontrado con un socio inesperado: España. Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, se opondrá a un plan europeo de estímulos macroeconómicos, como exigen Francia e Italia, al quien también se suma el Banco Central Europeo (BCE), porque considera que podría generar "comportamientos irresponsables", según han explicado fuentes del Ministerio de Economía.

Aunque España es uno de los países más golpeados por el coronavirus, las fuentes han señalado que no es el momento de alimentar “comportamientos irresponsables” que puedan hacer que los países de la zona euro se alejen de la senda de consolidación fiscal, y se aferra a la cláusula de flexibilidad que ofrece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento para hacer frente a este tipo de eventos y que la Comisión Europea ya ha explicado que está a disposición de los Estados miembros que lo requieran.

Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno. (EFE)
Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno. (EFE)

Esa será la postura que defienda España cuando se reúnan los ministros de Finanzas de la Unión Europea el próximo lunes 16 de marzo en un Eurogrupo que tendrá como principal punto en la agenda la necesidad de abordar los retos económicos del coronavirus. Francia e Italia, que ya impulsaron un Consejo Europeo telefónico en el que no lograron mover a Alemania de su postura, contraria a una mayor implicación a escala europea, seguirán insistiendo en la necesidad de estímulos fiscales macroeconómicos.

Roma lleva los últimos días quejándose de la falta de implicación de sus socios europeos en la gestión de la dura crisis del coronavirus por la que atraviesa el país. Este martes, el embajador permanente de Italia ante la UE escribía una misiva abierta en la que criticaba la falta de solidaridad de los socios comunitarios y llamaba a tener una mayor ambición en el ámbito económico: “Con Europa en riesgo de una nueva recesión, o algo peor, no debemos contentarnos con el control de daños. Necesitamos visión y medidas económicas valientes”.

Pero España considera que las soluciones que piden París y Roma no van a ser realmente útiles y dispararán el gasto poco inteligente. “Queremos un estímulo fiscal que pueda compensar el efecto del coronavirus, no políticas fiscales que generen comportamientos irresponsables”, han explicado las fuentes, con el fantasma de fondo del Plan E y los planes de estímulo macroeconómico que se pusieron en marcha al inicio de la crisis financiera de 2008.

El Gobierno se opone a medidas de gran calado y cree que hay que centrarse en tomar acciones para abordar los “efectos concretos” de la pandemia, que considera que tendrá “efectos pasajeros”. Por eso, Calviño apuesta por “medidas específicas para los sectores afectados, pensando no solo en las empresas sino también en las familias y el empleo”.

Para ello, el equipo de Calviño insiste en que hay que dar un rol más destacado al Banco Europeo de Inversiones (BEI) para poder afrontar cuatro retos. El primero es canalizar una mayor inversión en sanidad; el segundo, lograr medidas que palien los daños que el virus va a dejar en el mercado laboral; el tercero, dar oxígeno a las empresas con moratorias en el pago de impuestos, y, por último, facilitar liquidez a los sectores más afectados.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios