Es noticia
Menú
¿Suspensión laboral por el coronavirus? El teletrabajo puede minimizar las pérdidas
  1. Economía
preguntas y respuestas

¿Suspensión laboral por el coronavirus? El teletrabajo puede minimizar las pérdidas

¿Cómo hay que llevar a cabo el teletrabajo para que no afecte a la productividad? ¿Hay aspectos clave que tener en cuenta?

Foto: El Ministerio de Trabajo recomienda a las empresas que opten por el teletrabajo como medida organizativa preferible
El Ministerio de Trabajo recomienda a las empresas que opten por el teletrabajo como medida organizativa preferible

A finales de febrero, la Seguridad Social ponía en marcha, en el contexto actual por el brote del coronavirus Covid-19, una especie de 'parche' enmarcado en un protocolo general para cubrir la fuga laboral que se genera si un trabajador es obligado a estar en cuarentena preventiva, aplicando una resolución antigua, con respecto a la gripe A. Menos de una semana después, el Ministerio de Trabajo publicaba una guía de acción en el ámbito laboral para prevenir la propagación del coronavirus, que prevé diferentes escenarios. Sin embargo, existen todavía muchas dudas con respecto a uno de los puntos, el del trabajo en remoto, dado que en España seguimos a la cola en lo que a teletrabajo se refiere: solo un 19% de la población activa asegura disfrutar de esta modalidad en su empresa, según un estudio de InfoJobs.

[Última hora del coronavirus]

En España existe un gran déficit de cultura del trabajo en remoto, a pesar de que sus beneficios son de sobra conocidos —favorece la motivación de los trabajadores, lo que se traduce en mayor productividad; ayuda a retener el talento y a minimizar el uso de horas personales y días pedidos por enfermedad; permite la conciliación de la vida familiar y laboral y supone un importante ahorro de tiempo e incluso de dinero en cuestión de transporte—. En la guía enviada por el Ministerio de Trabajo se recomienda a las empresas que opten por el teletrabajo como medida organizativa preferible para mantener la actividad sin aumentar el riesgo de contagio. Éste puede adoptarse o bien por acuerdo colectivo o de manera individual, y siempre sin suponer una merma de la seguridad de los trabajadores.

Varias empresas ya se han visto afectadas por el coronavirus y, por consiguiente, han puesto en marcha sus protocolos de seguridad: en Telefónica, tras confirmar un positivo en su centro de Aravaca (Madrid), ha enviado al resto de empleados que mantuvieron contacto con éste a trabajar desde casa; entretanto, Santander ha prohibido las reuniones de más de cien trabajadores y el Instituto de Empresa (IE) ha habilitado la opción de realizar sus clases 'online' tras confirmar otros dos casos positivos.

placeholder España sigue a la cola en cultura de teletrabajo (Pexels)
España sigue a la cola en cultura de teletrabajo (Pexels)

"Muchas empresas están tratando de descubrir cómo mantenerse operativas, algo que con la tecnología puede solucionarse, a la vez que se puede ayudar a contener los contagios", explica Tomás Santoro, fundador de SumaCRM —una empresa que ofrece un servicio 'online' de gestión y relación con clientes—. "Esta situación debería plantearse en todas las empresas en escenarios de gravedad como el actual, pero también estableciendo protocolos para casos de enfermedades mucho menos peligrosas o incluso catástrofes naturales". En este punto, e insistiendo en el establecimiento de escenarios para activar el trabajo en remoto. Santoro recuerda que el mayor problema al que se enfrenta el teletrabajo es la falta de confianza: "La falta de confianza para monitorizar el trabajo crea la necesidad de enfocarlo en el proceso y no en la persona que lo realiza, a la vez que establece formas de colaborar en equipos alejados geográficamente y, sobre todo, da la capacidad de asignar responsabilidades y saber que éstas son resueltas".

¿Cómo gestionar el tiempo en remoto?

Sin embargo, ante un cambio en la mecánica del trabajo diario hay que tener en cuenta determinados flujos a los que hay que prestar más atención incluso que si las labores se realizan de manera presencial. Uno de estos puntos clave, y con cierta relación con esta ausencia de confianza, es la del horario: la clave está en la flexibilidad. El 80% de la gente que se considera insatisfecha en su trabajo considera que la rigidez de los horarios es un factor que aumenta esta insatisfacción. Desde SumaCRM recuerdan que trabajar en remoto no solo "no es trabajar menos horas", sino que en ocasiones se trabaja más para poder llegar a objetivos. "Trabajar en remoto es trabajar desde donde quieras y, si es posible, con horario flexibile para poder conciliar más tu vida laboral y personal, y con ello ser más feliz y más productivo".

Otra de las claves para teletrabajar, ya sea por una coyuntura concreta o de manera habitual, es mantener una buena comunicación: "la clave de trabajar, tanto en remoto como de manera presencial, es comunicar. La solución para hacerlo sin interrupciones es utilizar herramientas de chat y esperar a que la gente responda cuando pueda", explican desde esta empresa. Trabajar por objetivos también es una buena manera de evaluar a los equipos, independientemente de las horas que trabaje cada uno. "No debe importar si alguien se toma muchos descansos, si no se sabe qué está haciendo un compañero... para evaluar el rendimiento, sólo hay que fijarse en si cumple o no sus objetivos". A esto, asimismo, se puende sumar determinadas maneras de canalizar, gestionar y comunicar los flujos de trabajo diario, como son los siguientes:

  • 'Daily stand up meeting': se trata de pequeñas reuniones de no más de 15 minutos cuyo objetivo es que todas las personas del grupo de trabajo sepan lo que va a hacer el resto del equipo, y se genere una conciencia de grupo. En estos encuentros cada empleado responde a preguntas como '¿Qué hice ayer?', '¿qué estoy haciendo hoy?' y '¿qué impedimentos tengo que no me dejan progresar en mi trabajo?'.
  • 'Weekly stand up meeting': a esta se le suma una reunión algo más larga al final de cada semana, de unos 30 minutos, en los que se responde a dos preguntas: cómo van los objetivos de cada uno de los trabajadores, y cómo ha ido el último 'sprint' de siete días.
  • 'Sprint': para esto, hay que entender primero qué es un 'sprint' de siete días. Con este término se hace referencia a un proyecto semanal que se añade al trabajo habitual para que cada empleado priorice y se centre en una nueva tarea cada semana. "Es un plus con respecto al trabajo diario y una forma de aumentar la productividad".

A finales de febrero, la Seguridad Social ponía en marcha, en el contexto actual por el brote del coronavirus Covid-19, una especie de 'parche' enmarcado en un protocolo general para cubrir la fuga laboral que se genera si un trabajador es obligado a estar en cuarentena preventiva, aplicando una resolución antigua, con respecto a la gripe A. Menos de una semana después, el Ministerio de Trabajo publicaba una guía de acción en el ámbito laboral para prevenir la propagación del coronavirus, que prevé diferentes escenarios. Sin embargo, existen todavía muchas dudas con respecto a uno de los puntos, el del trabajo en remoto, dado que en España seguimos a la cola en lo que a teletrabajo se refiere: solo un 19% de la población activa asegura disfrutar de esta modalidad en su empresa, según un estudio de InfoJobs.

Preguntas y Respuestas Productividad
El redactor recomienda