La tendencia de los SUV eleva el coste

Los españoles vuelven a gastar en comprarse un coche nuevo tanto como antes de la crisis

El gasto medio por vehículo en 2019 superó los 18.000 euros, una cifra no vista desde 2007. Cada comprador de un vehículo ha elevado el gasto por coche en 2.500 euros de media desde 2013

Foto: Foto de archivo de Nissan Qashqai, el SUV más vendido en España en 2019. (Reuters)
Foto de archivo de Nissan Qashqai, el SUV más vendido en España en 2019. (Reuters)

Los españoles entran cada vez con más alegría al concesionario. En 2019, el precio medio por vehículo matriculado superó los 18.000 euros, una cifra nunca vista en un ejercicio completo desde 2007, cuando aún no había estallado la crisis económica.

Según los datos de la Agencia Tributaria, cada vehículo nuevo vendido en el año recién terminado tuvo un coste medio de 18.061 euros. Esta es la cifra más alta en doce años. Para encontrar un año en que se superaran los 18.000 euros hay que retroceder hasta 2007. Incluso haciendo la comparativa a precios constantes (actualizado el IPC), desde 2010 no se alcanzaba el nivel actual.

Desde 2007 y hasta 2013, los años con los peores datos de paro y PIB, el gasto medio por vehículo cayó hasta los 15.554 euros. Es decir, que los españoles gastan ahora en la compra de un nuevo coche casi 2.500 euros más de media que hace seis años. El precio medio de cada vehículo matriculado se ha incrementado año a año de forma consecutiva durante los últimos ejercicios.

¿Por qué crece?

Los expertos advierten varias razones. La más evidente es el crecimiento económico. Se da una correlación entre el crecimiento del PIB y el mayor gasto en un vehículo nuevo. En segundo lugar, está la tendencia actual a comprar un SUV o 'crossover'. Vehículos más grandes y también más caros que los utilitarios que están sustituyendo. De hecho, este segmento de vehículos es el único que crece. El resto de modelos, familiares, monovolúmenes, utilitarios, compactos, etc. caen, según revelan los datos de Anfac.

Evolución de las matriculaciones por segmento. (Fuente: Anfac)
Evolución de las matriculaciones por segmento. (Fuente: Anfac)

En el top 10 de los modelos más vendidos de 2019, ya se han colado varios 'crossover' como el Nissan Qashqai (30.156 unidades), Seat Arona (25.128 unidades) o Peugeot 3008 (23.308 unidades).

En tercer lugar, y aunque sea una causa más residual, también hay que tener en cuenta que cada vez hay más usuarios que buscan vehículos híbridos, eléctricos o de gas en sus distintas modalidades. Todos ellos son modelos más caros que sus homólogos diésel y de gasolina. Ya hay más de un 10% de usuarios que optan por este tipo de motorizaciones.

Fabricantes ingresan más con menos ventas

Esto hace que, pese a la ligera caída de matriculaciones (1.362.387 en 2018 frente a 1.301.986, según la Agencia Tributaria) el valor de los vehículos —su base imponible— en total haya sido casi igual: 22.986 millones de euros fue el valor de los vehículos vendidos en 2018 frente a los 22.900 millones de euros de 2019. Estos datos reflejan que la industria pese a vender menos coches, ingresa prácticamente lo mismo.

Más recaudación para Hacienda

Esto también tiene un efecto positivo para Hacienda. La venta de coches más caros y más contaminantes, como son los SUV, trae aparejada una mayor recaudación. En 2019, las arcas del Estado recibieron más de 616 millones de euros, frente a los 513 de un año antes, en concepto de impuesto de matriculaciones.

La recaudación por coche fue de 473 euros frente a los 377 de un año antes. A esta situación también contribuye la opción de coches de gasolina frente a los vehículos diésel, que emiten más CO2, criterio bajo el que se rige este gravamen.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios