El Gobierno afronta la revisión de impuestos a los combustibles con el campo incendiado
  1. Economía
En revisión también los gasóleos agrícolas

El Gobierno afronta la revisión de impuestos a los combustibles con el campo incendiado

El Ejecutivo ha anunciado una reforma fiscal que apunta a un incremento del gasóleo. Una decisión especialmente delicada y controvertida para el sector primario, que se ha levantado en armas

placeholder Foto: María Jesús Montero, centro, junto a Teresa Ribera (izq.) y Carolina Darias (dcha.). (EFE)
María Jesús Montero, centro, junto a Teresa Ribera (izq.) y Carolina Darias (dcha.). (EFE)

El Gobierno de España tendrá que abordar una difícil reforma durante la legislatura que acaba de echar a andar. El Ejecutivo ya ha mostrado su intención de implementar cambios fiscales para adaptar la tributación a los objetivos de descarbonización comprometidos con la Comisión Europea.

En la práctica, esto se traduce en una subida de impuestos a los combustibles fósiles, una decisión altamente controvertida y con elevado coste político. No hay que olvidar que la protesta de los Chalecos Amarillos en Francia prendió en las zonas rurales por la subida de los combustibles que pretendía llevar a cabo Emmanuel Macron. También el sector primario holandés realizó una gran protesta por las modificaciones gubernamentales derivadas de la lucha contra el Cambio Climático.

No son los únicos. El Brexit en Reino Unido, Donald Trump en EEUU, la ultraderecha en Austria y Alemania o Jair Bolsonaro en Brasil se han granjeado gran parte de su apoyo en los sectores rurales y con un discurso de negacionismo hacia el cambio climático.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, junto con la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias. (EFE)

Y, desde esta semana, el Ejecutivo es aún más consciente de que tendrá que abordar la subida de los carburantes con el amplio descontento del sector primario español, que se ha levantado en armas por su situación económica cada vez más adversa.

En ese sentido, el escenario es especialmente delicado para la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico. Teresa Ribera deberá conjugar la subida de los combustibles con lograr que la decisión no suponga un nuevo lastre para la economía de la España vaciada, de la que desde este año también es responsable.

Las protestas de agricultores y ganaderos desatadas esta misma semana se centran en lo insostenible de su situación. A los bajos precios que cobran se ha unido ahora un aumento de costes. El presidente de Extremadura culpó a la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) como una de las causas que está castigando al campo, algo que ha sido rebatido desde diferentes ámbitos.

Foto: El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. (EFE)

Sea como fuere, los trabajadores del sector primario se quejan insistentemente de otros costes entre los que destaca el del gasóleo. Y los temores van en aumento. La propia ministra advirtió en enero, tras declarar la Emergencia Climática, que no se darían más subsidios nuevos para combustibles fósiles y, además, se revisarían los ya existentes.

En el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) el Ministerio para la Transición Ecológica hace una recopilación de lo que consideran subsidios fiscales a combustibles en la actualidad. El primero que se recoge en esta lista es el gasóleo utilizado como carburante en los vehículos agrícolas.

Tipos reducidos y devolución del IEH

Entre las demominadas subvenciones a la energía en 2019, el informe remitido a Bruselas recoge que el tipo reducido del impuesto sobre gasóleos utilizados como carburantes en vehículos de agricultura, cuya ayuda cuantifica en 0,28 euros por litro de carburante. También goza de una ayuda de 0,28 euros por litro el biodiésel para uso como carburante (agricultura y ganadería) y en general como combustible, según el PNIEC.

En este sentido, además de tipos reducidos, Transición Ecológica cuantifica en 0,32 euros por litro la devolución parcial del Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH) por el gasóleo empleado en agricultura y ganadería.

Pese a la intención de revisar estos subsidios, la declaración de emergencia climática matizaba que los cambios se harían "salvo casos justificados por razones sociales o tecnológicas". Desde entonces, no ha concretado nada más, de ahí la incertidumbre para el colectivo de agricultores y ganaderos, que no saben si finalmente el Gobierno hará cambios que afecten a su actividad. En cualquier caso, este Ejecutivo siempre ha hablado de introducir medidas de acompañamiento para los colectivos que se vean más desfavorecidos por la lucha contra el cambio climático.

Foto: Incidentes entre la Policía y los agricultores en Don Benito, el miércoles. (EFE)

Ahora el Gobierno en su conjunto y Transición Ecológica, en particular, tienen que abordar la difícil tarea de cumplir sus planes para la descarbonización de la economía sin que ello provoque un estallido en la España vaciada, cada vez más descontenta. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya advirtió en Consejo de Ministros que los técnicos del ministerio trabajaban en la reforma fiscal verde.

Montero, además, deberá afrontar esta cuestión en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado, que prevén para mediados de año. En los últimos presupuestos fallidos se incluyó ya un aumento sobre el diésel.

Mientras tanto, el malestar en el campo o lo que ahora se denomina la España Vaciada supone un gran quebradero de cabeza político para los barones territoriales como Fernández Vara (Extremadura), García-Page (Castilla-La Mancha) o Lambán (Aragón), que ven como Vox —contrario a la subida de los carburantes— puede capitalizar ese descontento, algo que ya se está sucediendo en grandes feudos socialistas como Andalucía y otros más afines históricamente al PP como Murcia.

Impuestos Combustibles fósiles Gasóleo Sector primario Reforma fiscal Petróleo
El redactor recomienda