"ACTITUD POSITIVA DE DIÁLOGO"

Bruselas prestará "atención" a los planes de gasto del PSOE y Unidas Podemos

La Comisión Europea ha explicado que prestarán "atención" a "las consecuencias de las medidas de gasto público" del acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos

Foto: Paolo Gentiloni, comisario de Economía. (Reuters)
Paolo Gentiloni, comisario de Economía. (Reuters)

Nadia Calviño, vicepresidenta económica de España, ha llegado este lunes a Bruselas con la siempre difícil misión de ver cuánta cadera puede llegar a tener la Comisión Europea con los presupuestos españoles de 2020.

Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha mostrado tras su reunión con Calviño la inquietud del Ejecutivo comunitario con las medidas económicas acordadas por el PSOE y Unidas Podemos. “Hay que mirar las consecuencias de las medidas de gasto público recogidas en el acuerdo de Gobierno”, ha asegurado Gentiloni a su entrada en el Eurogrupo que se celebra este lunes en Bruselas.

El italiano ha asegurado que el Ejecutivo comunitario va a prestar “atención” a los planes de gasto público español, pero con una “actitud muy positiva de diálogo”. Preguntado por la posibilidad de mostrar flexibilidad con los presupuestos españoles, el comisario ha señalado que “siempre” hay cadera con la cuentas de todos los Gobiernos.

Calviño ha señalado que en su reunión con Gentiloni, en la que también ha estado presente el vicepresidente económico de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis, no le “han pedido nada” y ella ha informado de la voluntad del Gobierno de empezar “la preparación de los presupuestos generales del Estado para 2020”. “Les tendremos puntualmente informados”, ha asegurado la vicepresidenta.

La española ha explicado que, a partir de ahora, "en paralelo" al diseño de las cuentas de este año, el Gobierno y la Comisión Europea irán tanteando la posible flexibilidad del presupuesto español. “Las normas europeas tienen determinados elementos de flexibilidad dentro de los cuales tendremos que encontrar ese equilibrio entre la responsabilidad fiscal pero también el mantenimiento del crecimiento”, ha asegurado Calviño.

Calviño ha explicado que "en paralelo" al diseño de las cuentas, el Gobierno y la Comisión Europea irán tanteando la posible flexibilidad del presupuesto español

Pero al mismo tiempo el Ejecutivo español ha mostrado su deseo de negociar con Bruselas la senda de déficit para los próximos años antes de presentar cuentas. En la Comisión Europea, donde no falta paciencia y los técnicos llevan años sin ver nuevos presupuestos generales españoles, quieren que Madrid deje de dilatar la espera, presente unas cuentas que se hacen urgentes y luego se sienten a hablar.

La vicepresidenta ha insistido en el “claro compromiso” del Gobierno español en las reglas comunitarias. Calviño ha señalado que el objetivo es “la reducción del déficit público y la deuda público al ritmo más rápido posible pero sí que sea compatible con el mantenimiento de la creación de empleo y crecimiento económico”.

Bruselas pide que España haga un ajuste estructural del 0,65%, unos 7.500 millones de euros, aunque ya cree que el Gobierno español no podrá cumplir con ese objetivo. Sin embargo ese cálculo se realizó con las cuentas prorrogadas, y debería volver a ser revisado con los primeros presupuestos del nuevo Ejecutivo.

Calviño, que ha vuelto a cargar contra la senda de déficit aprobada por el anterior Gobierno y que ya en su momento tachó de no ser realista, ha asegurado que lo que hará ahora será “trabajar en una senda que sea creíble, realista y que permita lograr ese equilibrio presupuestario en los próximos años”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios