El sector porcino puede estar en riesgo

El sector porcino español, ¿daño colateral del acuerdo comercial de EEUU-China?

Al tener que comprar 200.000 millones en productos estadounidenses (50.000 en agrícolas) la mirada de los chinos podría alejarse de las empresas europeas y españolas

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters
Adelantado en

El sector porcino en España se las prometía muy felices. China, su segundo mayor socio comercial (después de la UE), aumenta sin parar los encargos a Europa por las tensiones arancelarias con Trump y las enfermedades como la peste porcina que han diezmado a estos animales allí. De esta forma el país ibérico se ha consagrado como el tercer máximo exportador a este país (por delante de EEUU incluso antes de la guerra comercial) de productos derivados del cerdo, con más de 300.00 toneladas valoradas en 500 millones de euros. El punto álgido fue la firma de Xi Jinping y Pedro Sánchez de un acuerdo para exportar carne fresca y no solo embutidos congelados, abriendo de par en par la puerta de la nación milenaria al jamón ibérico.

Pero, con la firma del acuerdo comercial en fase uno entre EEUU y China de esta semana, esta situación podría cambiar o, al menos, empeorar ostensiblemente. El país asiático tendrá que comprar a los norteamericanos 200.000 millones de dólares en productos y, entre ellos, destaca el cerdo estadounidense. La entrada de un gran actor internacional en este mercado despierta opiniones distintas sobre lo que esto significará para España. Las autoridades de la UE dan por hecho el daño que puede producir a los exportadores españoles, mientras que los ganaderos y asociaciones del sector quitan hierro al asunto y defienden que no supone ninguna amenaza.

Texto íntegro del acuerdo de EEUU y China

¿Es posible que Trump logre, con las compras de productos agrícolas (50.000 millones), noquear la presencia española y europea en el mercado porcino chino? El acuerdo facilita su irrupción en un mercado en auge con unos precios muy altos: en mayo tocó máximos de 90 dólares por kilo y ahora mismo, con la peste porcina en retroceso, se sitúa a 70 dólares, frente a los 50 a los que cotizaba en 2018.

De momento, el Club de Exportadores e Inversores Españoles ya ha afirmado que "mira con preocupación el acuerdo" porque este compromiso de China "puede hacer que las empresas europeas se vean perjudicadas frente a las norteamericanas". Sin embargo, en los productos que el texto indica solo el cerdo afecta directamente a España. Al menos en la primera fase, ni el vino ni el aceite se verán afectados a pesar de que Trump ha dejado claro tras los aranceles a Europa que son productos que quiere impulsar en su país y protegerlos frente a los españoles.

Desde Interporc, la asociación que representa los intereses del sector porcino español en Europa, quitan hierro al asunto. Su director del área internacional, Daniel de Miguel, explica a El Confidencial que el sector se encomienda a que China no cumpla los acuerdos que "son muy poco concretos y, más que nada, una declaración de intenciones" por lo que "esas compras de cerdo estadounidense no son seguras".

Sin embargo, aun así defiende que en caso de que se produjeran "hay mercado para todos" porque "China es un país con una alta demanda en este producto y España tiene una posición muy afianzada". Por lo tanto, afirma que "esto no tiene por qué afectar en ninguno de los escenarios a nuestros ganaderos".

Josep Collado, Secretario General de FECIC (Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas) también piensa que difícilmente el acuerdo desplazará a España de su posición como el tercer mayor socio comercial de China en este mercado. "China tiene una demanda enorme de este tipo de productos y Estados Unidos no produce suficiente como para quedarse con una parte significativa de este vistas las cifras del acuerdo y su propia producción". Sin embargo, remarca que sí puede hacer daño a las empresas españolas en otro sentido. Gracias a la mayor oferta de carne que comenzará a fluir por el gigante asiático "los precios bajarán probablemente y hará que el negocio que España ya posee genere menos".

Desde la Unión Europea no opinan igual. No ha habido una respuesta institucional a este acuerdo pero Jorg Wuttke, presidente de la cámara de comercio de la UE en China ha cargado duramente contra él: "¿[el acuerdo] Va a afectar a nuestras exportaciones en China? Posiblemente sí" y lamenta que, aunque "Estados Unidos siempre abogó por la competición y la apertura, es muy curioso ver que ahora le dice a China qué tiene que comprar y dónde lo tiene que comprar. (...) De repente, el líder del mundo libre empieza a convertirse en un sistema que recuerda al chino. Es irónico".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios