Suponen más del 30% de la renta

Las pensiones y el paro sostienen la economía de todo el oeste de España

Desde Asturias hasta Andalucía; un tercio de la renta disponible de los hogares procede de las transferencias sociales, básicamente pensiones y seguros de desempleo

Foto: Manifestación por los servicios públicos en Oviedo. (EFE)
Manifestación por los servicios públicos en Oviedo. (EFE)
Adelantado en

Uno de los pilares para lograr un territorio cohesionado es generar transferencias automáticas entre regiones para equilibrar los niveles de crecimiento sin necesidad de contar con las decisiones discrecionales de los políticos. Estas transferencias automáticas son hoy el gran soporte de la economía de todas las comunidades del oeste español, desde Asturias hasta Andalucía.

Estas transferencias son básicamente pensiones y seguro por desempleo que sirven para auxiliar a las regiones más envejecidas (con menor mano de obra) y las más deprimidas. Estas dos partidas se han convertido en uno de los pilares que permite sostener la economía de los hogares en todo el oeste del territorio.

En Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria, las transferencias sociales suponen más del 30% de la renta disponible bruta de los hogares, según los datos de contabilidad regional publicados por el INE correspondientes al año 2017 (en todos los casos se excluyen transferencias en especie). Sin estos ingresos extra hacia ciudadanos que no generan producción, todos estos territorios tendrían graves problemas económicos.

Estas transferencias se destinan principalmente a financiar el consumo, por lo que no generan inversión en sí mismas. Pero sí generan demanda que crea puestos de trabajo de producción, distribución y venta final.

La situación más extrema es la de Asturias debido a las jubilaciones de la minería y de la reconversión, que cambió puestos de trabajo por pensiones generosas. El resultado es que actualmente casi el 40% de la renta de los hogares procede de transferencias sociales (el 38,4%). Ninguna comunidad se acerca, ni siquiera de lejos, a la situación asturiana y su dependencia de las transferencias del resto de España.

El cuadrante noroeste de España tiene una gran dependencia de las pensiones como consecuencia del envejecimiento. A medida que la pirámide poblacional se invierte y las generaciones más numerosas son las que tienen más de 65 años, hay mayor porcentaje de ciudadanos que no producen nada y que viven de las rentas del resto.

[El gráfico que demuestra que el norte de España vive de las pensiones]

En Galicia y Castilla y León, el porcentaje de la renta disponible de los hogares que procede de las transferencias sociales supera el 31%; esto es, casi uno de cada tres euros. Por su parte, en Cantabria supera el 30% y en el País Vasco se sitúa en el 29% (aunque su caso es muy particular por su Hacienda Foral).

En el suroeste, por el contrario, la dependencia de las transferencias sociales no se debe solo a las pensiones, sino también al elevado desempleo. La tasa de paro en Extremadura supera el 19% y en Andalucía todavía es del 22%. Tal nivel de desempleo no solo afecta gravemente al desarrollo económico de estas regiones, sino que también genera una elevada dependencia de la solidaridad del resto de España. Esto explica que en Extremadura las transferencias sociales supongan el 32% de la renta de los hogares y en Andalucía superen el 30%.

¿Quién contribuye?

Es importante señalar que todos estos datos de transferencias sociales no son netos, esto es, no descuentan las aportaciones que hacen los propios hogares con sus impuestos. Una parte de las pensiones y el desempleo se financian con las aportaciones de sus propios vecinos, pero no en todos los casos. Hay regiones que necesitan una gran transferencia de rentas desde otras regiones para financiar sus prestaciones sociales. Y también ocurre lo contrario, hay territorios que son contribuyentes netos.

Para analizar estos datos, una buena aproximación es descontar lo que pagan los hogares en cotizaciones sociales, que supone el grueso de las transferencias sociales. En esta estadística, todo el oeste de España tiene una elevada dependencia de la financiación de otros territorios.

El caso más extremo vuelve a ser Asturias, donde el 18% de la renta de los hogares procede de transferencias no financiadas con sus cotizaciones o, lo que es lo mismo, casi uno de cada cuatro euros de la renta disponible de los hogares son transferencias automáticas desde otras comunidades. Extremadura, Galicia, Castilla y León y Cantabria tienen también más del 10% de su renta procedente de transferencias no financiadas con sus cotizaciones sociales.

[Madrid culminó el sorpaso a Cataluña en 2018]

Por el contrario, hay dos comunidades en las que los hogares pagaron más por cotizaciones que las transferencias sociales que percibieron: Baleares y Madrid. No es extraño que coincida con dos de las economías más dinámicas de España, que atraen inversión y mano de obra.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios