entrevista con josé marqueño de llano

"Ahora la gente se va contenta cuando se hipoteca porque puede reflexionar"

José Marqueño de Llano acaba de cerrar su mandato como presidente de la Unión Internacional del Notariado (UINL) y recibe a El Confidencial para hacer balance

Foto: José Marqueño de Llano, hasta hace poco presidente de la Unión Internacional del Notariado. (EC)
José Marqueño de Llano, hasta hace poco presidente de la Unión Internacional del Notariado. (EC)

José Marqueño de Llano acaba de cerrar su mandato como presidente de la Unión Internacional del Notariado (UINL), organización que representa a unos 300.000 notarios de los cinco continentes. Marqueño ocupa el cargo desde 2017 y recibe a El Confidencial para hacer balance.

Pregunta. ¿Qué ha aprendido en estos dos años? ¿Alguna experiencia que podamos aplicar en España?

Respuesta. Te das cuenta de que los problemas suelen ser los mismos con la globalización, aunque los medios y la capacidad de adaptación sean distintos. De todos los sitios se pueden aprender cosas. Pero creo que uno de los notariados más potentes, sino el que más, es el español, que ha sido puntero en muchas cuestiones que responden ya a necesidades que se plantean otros países.

P. ¿Por ejemplo?

R. En marzo de 2017 fui a Washington a hablar con organismos internacionales como el Banco Mundial, el FMI, la OEA, etcétera. Había unanimidad de todos los organismos en la lucha contra el blanqueo de capitales. Resulta que España esto lo empezó a finales de 2005 y llevábamos ya años funcionando. Somos el ejemplo a seguir.

P. ¿En qué consiste ese sistema?

R. El salto cualitativo es que la lucha contra el blanqueo se hizo a nivel corporativo, con lo cual se organiza un sistema en el que se integra la información de todos y cada uno de los notarios.

P. ¿Una base de datos?

R. Una base de datos que ahora mismo es la segunda, solo por detrás de la Agencia Tributaria. Y que contiene datos fundamentalmente de todas las operaciones inmobiliarias y societarias que se hacen en las notarías de España. Además, se elabora una base de datos de titular real. Lo importante no es saber qué sociedad lo ha hecho, sino saber quiénes son las personas que dominan esa sociedad. Eso, la base de datos de titular real, es una de las pioneras en el mundo.

P. Pasa por encima de testaferros, ¿no?

R. Eso es, porque lo que necesitan saber las autoridades es quién manda en la sociedad y quién se aprovecha. Eso se hace porque se tienen todos los datos de todas las escrituras de todas las transacciones. En definitiva, este salto cualitativo ha sido el modelo que se ha tomado para hacer un manual de buenas prácticas.

P. ¿Algo más en lo que seamos ejemplares?

R. Sí, con respecto a las personas vulnerables. Aquellos que necesitan un apoyo especial o un tratamiento específico. No se trata solo de personas con discapacidades, sino también de las personas mayores o los niños sin identidad, que en África es un gran problema.

José Marqueño de Llano. (EC)
José Marqueño de Llano. (EC)

P. ¿Cómo ve el notariado dentro de diez años? Hay quien pronostica que les afectarán las nuevas tecnologías mucho.

R. Se va a mantener la esencia del notariado y va a cambiar la forma de hacer. El notariado está preparado para asumir los nuevos instrumentos y las nuevas tecnologías. Hay supuestos clarísimos de que es así, siempre que no desnaturalicen la propia función notarial, que se ejerce por delegación del Estado. Es decir, vale porque el estado dice que lo que hace un notario vale lo que vale. El notariado tiene que estar en todo el proceso y, precisamente, por no estar en todo el proceso a veces ha habido alguna crisis. Por eso, es muy importante la reforma del mercado inmobiliario que se ha hecho en España.

P. ¿A qué se refiere?

R. Lo importante es que el notario tenga el control y emita un juicio. Para llegar a ese juicio se puede valer de los medios que quiera. Los medios tecnológicos son importantísimos para ese juicio, pero no pueden ser ni excluyentes ni obligatorios.

P. ¿Y ese juicio no puede ser sustituido por una máquina en el futuro, como tantos otros procesos burocráticos?

R. Lo más actual es el 'blockchain', pero el 'blockchain' no es ni más ni menos que un sistema que garantiza que no se modifique un contenido. Por ejemplo, en Georgia, donde no se ha implantado pero está en proyecto, lo que hacen son actos de transmisión inmobiliaria que llegan al registro. Para evitar que se manipulen se suben al 'blockchain'. Pero tiene que haber un guardián para saber quién entra a ese registro. Quiero decir que se puede sustituir el portero por un portero automático, pero alguien debe garantizar los contenidos porque, si no, se puede subir algo que no responde a la realidad. Ahí tiene que haber otro controlador. ¿Que puedes prescindir de él? Puedes prescindir de él. Pero a costa del sistema.

P. ¿No han funcionado en el pasado con cierto automatismo los registros notariales? ¿Por ejemplo, con las hipotecas?

R. Una de las causas que no se ha dicho de la crisis hipotecaria es que se reforzó tanto la garantía de la hipoteca que se hizo inútil. ¿Cuál era la obsesión del acreedor hipotecario? Tener inscrita la hipoteca, dando por hecho que cuando la tenía inscrita ya tenía patente de corso y no le iba a toser nadie. Me recuerda un poco a la película 'Casablanca', basada en un absurdo: que el que tenía el salvoconducto ya podía salir del país. Con las hipotecas ha pasado igual. Precisamente, por eso los títulos inteligentes se alejan de la realidad y perjudican a quienes tratan de proteger.

P. ¿Entonces deberíamos descartar su uso?

R. No quiero ser cerrado. Yo estoy convencido de que muchas de las cosas que hacían antes los notarios las hacen mejor las máquinas; pero, luego, ese juicio, ese control de legalidad y ese juicio de autoridad que hace un notario es lo que no puede sustituir una máquina.

P. Estábamos hablando de la crisis hipotecaria ¿Qué responsabilidad han tenido los notarios ahí?

R. Se ha producido por una crisis sistémica. Desde luego, si alguien tiene la culpa, serán los mercados, la evolución de los controles, de las políticas crediticias, de los bancos… Nosotros lo que damos es una seguridad para que el que deje de cobrar pueda cobrar y le garanticemos su inversión. Enlaza con otro tema general: personas vulnerables o colectivos vulnerables. En la evolución de la sociedad y las necesidades aparecen ciertos colectivos que están en vulnerabilidad. Es decir, no se pueden defender debidamente de la otra parte.

P. ¿Y los clientes de hipotecas son colectivos vulnerables?

R. Bueno, uno de esos colectivos son los consumidores, porque evidentemente las políticas han desbordado lo que es su propia autodefensa. Por eso te decía que no es suficiente tener una patente de corso. Un sistema jurídico hipertrofiado, y montado por razones en las que no quiero entrar, respondía a una realidad social, a una realidad económica. ¿Qué ocurre? Que el sistema empieza a evolucionar, se masifica la concesión de crédito, aparecen colectivos manipulables, aparece la publicidad, me quiero comprar el piso… Llega un momento en el que se está abusando. Por eso, yo alabo la reforma de la Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario.

P. ¿Y se hacen hoy las cosas de manera muy distinta que durante el 'boom' inmobiliario?

R. El sistema estaba basado en conseguir una inscripción rápida y lo que quería el acreedor hipotecario es tener el salvoconducto de 'Casablanca', que va a titulizar, a salir a los mercados hipotecarios… Eso llevó a las consecuencias que conocemos. Al señor se le explicaba la hipoteca, pero quizá en condiciones psicológicas en las que ya no tenía capacidad. Ahora hay que pensarlo unos días, el notario está contigo a solas media hora, 45 minutos, una hora… Lo que me dicen mis compañeros es que ahora la gente se va contenta y cuando se hipoteca sabe las consecuencias y ha tenido tiempo de reflexionar.

P. ¿Hay alguna comparativa de cómo son los gastos notariales en los diferentes países? ¿Son tan caros en España como piensa mucha gente?

R. Tenemos trabajos comparativos y entre los aranceles más bajos del mundo están los españoles. Nadie concibe que se pueda hacer un testamento por treinta y tantos euros como en España. Es un precio público que fija el Gobierno, que es el que tiene que decirlo. Son precios regulados porque la esencia de la función notarial es ser una función pública.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios