QUADRIGACX, LA MAYOR PLATAFORMA DE CANADÁ

Entre el drama y el engaño: ¿fingió su muerte para robar 170 millones en bitcoins?

Gerald Cotten, el fundador de QuadrigaCX, fallecía a principios de año: ahora, sus clientes creen que se inventó su muerte para robar todo su dinero

Foto: Piden exhumar al dueño de una empresa de Bitcoins al creer que se inventó su muerte. (Reuters)
Piden exhumar al dueño de una empresa de Bitcoins al creer que se inventó su muerte. (Reuters)

El año que se marcha, 2019, comenzaba con una noticia impactante en el mundo de las criptomonedas: fallecía Gerald Cotten, el fundador de QuadrigaCX, la mayor plataforma de cambio de Bitcoins de Canadá y, con él, se iban a la tumba 170 millones de euros. ¿El motivo? Era el único conocedor de las contraseñas para acceder a la información relacionada con las monedas virtuales, perdidas por sus dueños para siempre en el limbo. Pero ahora creen que todo es un gran montaje.

A sus 30 años, Cotten manejaba todas las contraseñas de la plataforma, en la que los usuarios gestionaban sus criptomonedas. Cada vez que alguien llevaba a cabo una operación, él se encargaba de dar el visto bueno con sus contraseñas pues, de esa manera, minimizaba la posibilidad de que un hacker entrara en la cuenta y dispusiera de los Bitcoins. Siempre, en última instancia, él ejecutaba la orden con una serie de códigos que solo él conocía.

Fue entonces cuando el joven y exitoso empresario decidió marcharse a Jaipur (India), con el objetivo de abrir un orfanato para los niños más desprotegidos. Pero estando allí, sufrió una complicación con la enfermedad de Crohn que padecía y terminaría perdiendo la vida allí. Cuando Jennifer Robertson, su ya por entonces viuda, anunció en redes sociales lo ocurrido, muchos inversores empezaron a hacerse una pregunta: ¿qué pasaría con su dinero?

El temor se convirtió en miedo absoluto y, después, en resignación cuando Robertson comunicaba el gran problema: su marido se había llevado a la tumba las contraseñas del 'fondo frío' de QuadrigaCX -es decir, de la cartera en la que se almacenan las criptomonedas y que no se conecta a Internet para evitar robos- y, por tanto, todas las criptomonedas con las que contaba la plataforma quedarían bloqueadas. Tras varios intentos de expertos para desencriptrar la información, no lo lograron.

Pero las dudas comenzaron pronto, pues da la casualidad de que solo dos semanas antes de su inesperada muerte, Cotton había hecho un testamento en el que nombraba a su esposa albacea y ejecutora, reservando 76.000 libras para el cuidado de los perros que tenía la pareja. Pero se le 'olvidó' incluir las claves para acceder a los fondos de QuadrigaCX, su principal modo de vida, con un valor de 170 millones de euros. Casi nada.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Ahora, casi un año después, los principales clientes de QuadrigaCX han decidido seguir tirando del hilo, ante las sospechas de que todo es un burdo engaño. Muchos creen que Cotten ha fingido su muerte y, con ello, ha estafado a los clientes para hacerse con el dinero en criptomonedas que tenían almacenado en su plataforma. Por ello, a través del bufete Miller Thompson ha presentado una petición a las autoridades canadienses para exhumar el cuerpo de Cotton.

Muchos de sus antiguos clientes quieren saber si Cotten falleció en realidad y si no se trata de un burdo engaño para quedarse con los 170 millones de euros que manejaba. Por esa razón, quieren exhumar el cuerpo y realizar las pertinentes pruebas para confirmar que el joven empresario falleció en realidad, pero muchos creen que solo es una simple trampa. ¿Una tragedia o un farsa bien urdida? Si Canadá lo autoriza, lo sabremos en los próximos meses.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios