La guerra comercial ha venido para quedarse

Los altercados tras el "procés" le han costado a Cataluña una décima del PIB

La previsión que ha presentado hoy este servicio de estudios es que la economía catalana crecerá este año un 1,8% del PIB pero sin esta crisis hubiera aumentado al menos un 1,9%

Foto: Servicio de Estudios de BBVA (Efe)
Servicio de Estudios de BBVA (Efe)

Los altercados en Cataluña tras la sentencia del “procés” le van a costar Cataluña “entre una décima del PIB”, según los cálculos aproximados que ha hecho hoy el director del servicio de Estudios del BBVA, Miguel Cardoso que ha valorado que “esta incertidumbre podría haber impactado en la economía catalana entre una o dos décimas. La previsión que ha presentado hoy este servicio de estudios es que la economía catalana crecerá este año un 1,8% del PIB pero sin esta crisis hubiera aumentado al menos un 1,9%.

Una décima del PIB catalán son cerca de 200 millones en términos absolutos. Cardoso hace este cálculo extrapolando la caída de gasto en tarjetas de los catalanes, un 5% y las de los turistas, más de un 15% desde la publicación de la sentencia del procés.

El director del servicio de estudios del BBVA ha valorado sobre el impacto económico de la crisis política en Cataluña que “no hemos podido evaluar el impacto, si esta incertidumbre es temporal, el impacto debería ser limitado. Si esto es temporal, estamos hablando de una o dos décimas de impacto sobre el crecimiento. El problema es si esta incertidumbre se produce de manera continuada. Viendo el impacto limitado que ha tenido en el gasto, debería ser leve”. Preguntado sobre habrá impacto en la economía catalana si la crisis política se prolonga, Cardoso ha asegurado que “resulta muy difícil de prever”.

La industria catalana lleva un año en recesión y el informe sobre la economía catalana del Servicio de Estudios del BBVA que se ha presentado hoy en Barcelona han advertido que el impacto en sectores industriales de la guerra comercial de Donald Trump contra China y la crisis estructural del automóvil están lastrando más la economía catalana que estos efectos puntuales que están teniendo las protestas tras la sentencia del procés.

La previsión de BBVA para la economía catalana es que crezca un 1,8% en 2019 y un 1,6% en 2020. Se percibe desaceleración pero todavía se crearía empleo, según augura este servicio de estudio 115.000 nuevos puestos de trabajo, con lo que la tasa de paro en 2020 se situaría en el 11%, más baja que la actual. La economía crecería menos, por el impacto de la guerra comercial, la crisis de la automoción e incertidumbres como el Brexit, pero sin entrar en recesión.

En opinión de Cardoso “factores como la guerra comercial con China han venido para quedarse” y van a seguir lastrando la economía mundial y también economías muy exportadoras como Cataluña.

Ayudas a la industria

Sobre si los nuevos Presupuestos deberían integrar ayudas la industria, Cardoso lo valorado de manera positiva “si el tipo de automóvil o el capital humano y capital físico pueda servir o pueda ser flexible a los cambios, este tipo de programas podría contemplarse para implementar ayudas a esas empresas a resistir. Sería recomendable contemplar esas medidas pero teniendo en cuenta la temporalidad de esos ajustes y que estas ayudas deberían ser muy puntuales”.

Cardoso ha advertido en concreto sobre el sector del automóvil, muy importante en Cataluña por la presencia de las plantas de Seat y Nissan, en la que ha apuntado que “puede haber factores estructurales, como el cambio de modelo, con coches más ecológicos o cambios en los hábitos de consumo de las familias”.

“El automóvil se está enfrentando a cambios importantes en la regulación y esto es importante en clave. Ha caído el número de familias que se están planteando comprar un coche. Y eso está en parte del ajuste en la crisis Ha bajado posibilidad de comprar un automóvil en un futuro, según revelan nuestras encuestas”, ha apuntado hoy el economista jefe del BBVA.

Menos demanda interna

“La ralentización de la actividad económica en Cataluña tiene que ver con la debilidad de la demanda interna, según ha apuntado el economista jefe del Servicio de Estudios del BBVA. “El consumo está creciendo sólo el 1%, se ha desacelerado el gasto de los hogares y eso supone una debilidad de la economía catalana”, en opinión de Cardoso.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios