Anticipa un cierre de año complicado

Economía asume una ralentización del PIB que complica su previsión de crecimiento

El ministerio reconoce que los indicadores de actividad del último trimestre del año se están debilitando como consecuencia del deterioro de la confianza de los agentes económicos

Foto: La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño. (EFE)
Adelantado en

La economía española consiguió contener la desaceleración en el tercer trimestre del año con un avance del 0,4% respecto a los tres meses anteriores. Este buen ritmo de la actividad sorprendió a los analistas y garantiza que el PIB del conjunto del año no vaya a frenarse por debajo del 2%. La clave ahora está en conocer hasta qué punto el ritmo de la actividad se mantendrá en la recta final del año o si, por el contrario, volverá la desaceleración.

El Ministerio de Economía asume que los indicadores del cuarto trimestre apuntan a una moderación del crecimiento. Así lo indica en su último informe mensual de síntesis de indicadores económicos publicado el jueves. “Los indicadores más recientes de actividad global señalan un crecimiento más moderado en el cuarto trimestre”, destaca el informe. El ministerio suele mantener una visión positiva en este informe mensual, pero en esta ocasión los datos que recoge anticipan un trimestre complicado.

[El auge de Vox da la estocada definitiva al Pacto de Toledo]

El primer indicador de actividad que contempla es del de Sentimiento Económico que publica la Comisión Europea y que “retrocedió tres puntos en octubre respecto al mes previo [...], debido al deterioro de todos sus componentes, excepto la construcción”. Aunque la lectura sigue por encima de 100, que es la media de las últimas tres décadas (1990-2018), sí que muestra una ralentización de la actividad en el primer mes del cuarto trimestre. Esto es, un crecimiento más moderado. A estas alturas, nadie espera que la economía española vaya a contraerse ni a entrar en una recesión en el corto plazo.

El indicador compuesto adelantado de actividad (CLI) que elabora la OCDE también muestra que España está en una fase de desaceleración. El último dato marcó un descenso de dos décimas en septiembre hasta 98,5 puntos, de modo que profundiza en la senda descendente iniciada hace más de un año y medio y marca el peor dato en más de seis años.

Economía también se hace eco del descenso del PMI compuesto (encuesta a gestores de compras), que cayó medio punto en octubre hasta 51,2. Si bien es cierto que se mantiene por encima de 50 (umbral que separa la expansión de la contracción), también es que mantiene su tendencia a la baja.

Por último, el Indicador de Confianza Empresarial que publica el INE arrojó su mayor caída de la serie histórica, que arrancó en 2013. La pérdida de confianza de cara al cuarto trimestre del año muestra cómo la incertidumbre está afectando de forma clara al optimismo de las empresas. La clave será cómo se traslade esta desconfianza a la actividad y a la contratación, pero lo que es indudable es que los datos anticipan un trimestre complicado.

Se complica el ‘cuadro macro’

El ministerio asume que estos indicadores de actividad “señalan un crecimiento más moderado en el cuarto trimestre del año”, lo que aleja la posibilidad de una aceleración del crecimiento de cara al cierre del año. El Índice Fedea, que elabora de forma diaria este centro de análisis, marca una nueva ralentización de la actividad en el inicio del cuarto trimestre del año y también el peor dato desde 2013.

[Colisión a la vista en Economía: las políticas en las que Iglesias y Calviño van a chocar]

Malos datos para el Ministerio de Economía, que cada día tiene más complicado su ‘cuadro macro’. El Ejecutivo revisó en octubre su previsión de crecimiento para este año hasta el 2,1%, una cifra que hoy está entre las más optimistas del mercado. La mayor parte de analistas apuntan hoy a un crecimiento del 2%.

Con los datos del PIB publicados hasta el tercer trimestre, ya es muy difícil que el avance de la economía se mueva del 2%. Para cambiar este dato será necesario que el INE revise, al alza o a la baja, los datos de los nueve primeros meses del año. El Ministerio de Economía necesitaba una aceleración de la actividad en la recta final del año para alcanzar ese 2,1%, pero como reconoce en el informe mensual, los indicadores apuntan a una moderación del crecimiento en el cierre del año.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios