Ultima las circulares más polémicas

La CNMC sopesa reducir a la mitad el hachazo final a la retribución del gas

El consejo de la CNMC se plantea mantener el modelo de retribución por demanda en lugar del propuesto por los técnicos de pago por activos. Esto cambiaría el montante final del recorte

Foto: Foto de archivo de unas instalaciones gasistas. (Reuters)
Foto de archivo de unas instalaciones gasistas. (Reuters)
Adelantado en

Llega la hora de la verdad para la CNMC. El consejo del organismo independiente está celebrando plenos en los últimos días para decidir cómo serán las circulares que afectan a las redes de distribución y transporte de gas, una vez que han podido analizar las alegaciones hechas por las empresas afectadas. Se trata del punto más controvertido, ya que prevé matizar ostensiblemente la propuesta inicial de los técnicos de la institución, lanzada a audiencia pública el pasado mes de julio.

Según fuentes al tanto de las deliberaciones del consejo de la CNMC, a día de hoy, la mayoría de miembros se decanta por cambiar el modelo de retribución respecto a la propuesta de los técnicos. Los máximos responsables del organismo independiente son más partidarios de remunerar a las redes gasistas por demanda en lugar de hacerlo por los activos, como señalaban los técnicos. Al incluir este cambio, los ingresos futuros para el próximo periodo regulatorio 2021-2026 varían drásticamente respecto de la propuesta publicada en audiencia pública, apuntan las mismas fuentes.

La idea inicial llevaba los 1.428 millones de euros de ingresos vía factura del gas para las distribuidoras (Naturgy, sobre todo, y Redexis, Madrileña Red de Gas y Nortegás, en menor medida) en 2020 hasta los 947 millones en 2026, al término del periodo regulatorio (481 millones menos). Esto representaba un recorte del 33% de principio a fin. Sin embargo, con la propuesta nueva, que busca ser más robusta y estar mejor fundamentada, a falta de concretar los últimos detalles, la retribución pasaría de esos 1.400 millones de euros en 2020 al entorno de los 1.200 millones seis años más tarde, con una caída gradual cada año. Esto supone un recorte de alrededor del 15%, lo que supondría la mitad de golpe respecto a la propuesta de julio.

La propuesta que barajan suavizaría el recorte de los más de 480 M de caída propuestos en julio al entorno de los 200 M entre el primer y el último año

No obstante, estos números que se barajan en este momento no son definitivos, ya que se trabaja siempre dentro de una horquilla. La decisión final aún no está tomada y continúan las deliberaciones del consejo, que se prolongarán al menos durante la semana que viene. Las divergentes posturas dentro del consejo de la CNMC dejan abiertas todas las opciones aún. En un lado está el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, más próximo a las propuestas que realizaron los técnicos y partidario de llevar a cabo el recorte en toda su dimensión. Al otro lado, la vicepresidenta y máxima responsable de la sala de regulación energética, María Fernández, quien prefiere ir con una propuesta que evite problemas jurídicos en fases posteriores con recursos ante los tribunales que puedan tumbar las nuevas normativas por su inconsistencia, como ya han expresado las empresas.

Estudian suavizar el transporte (Enagás)

En el caso del transporte de gas, que afecta fundamentalmente a Enagás, el regulador también está sopesando opciones a incluir en la propuesta de los técnicos que mejoren las circulares. En este caso, barajan dos opciones que también aligerarán el recorte propuesto por los técnicos. Por un lado, está reducir el recorte gradual año a año, aminorando los escalones de caída de cada ejercicio. El actual es de una magnitud que los consejeros de la CNMC creen que puede ser excesivo.

Por otro lado, está recuperar la retribución por continuidad de suministro, conocida como RCS. Este factor quedaba fuera de las circulares, según las memorias publicadas en julio. Sin embargo, el consejo de la CNMC se plantea ahora añadir este factor con unos periodos en la ecuación de unos 12 años, hasta 2030, en que el gas pueda estar más cuestionado como combustible energético, para que así sirva durante la etapa de transición pero no se incentive más allá de esa fecha como sucede en la actualidad. El montante aún no está decidido, aunque tendrá que salir adelante durante las próximas semanas. De los 300 millones de recorte actual entre el principio y el fin del periodo, podría bajar al entorno de los 100 millones, pero nada es definitivo y todo dependerá de lo que se acuerde en los próximos plenos.

Pese a todo lo anterior, la aprobación definitiva aún debe tomar un paso previo. Con las circulares aprobadas por el consejo, vistas las alegaciones de las empresas, estas se remiten al Consejo de Estado, donde están a punto de llegar las primeras, las relativas a las redes de electricidad y gas. Aunque su dictamen no es vinculante, sus propuestas tras realizar un examen jurídico de las circulares es un paso importante de cara a la aprobación definitiva. Además, ante este organismo, ya se han personado las compañías para poder acceder a los expedientes y hacer nuevas alegaciones. Tras este proceso, se remiten para aprobación definitiva de la CNMC.

Adiós al director de Energía de CNMC

En este proceso, se acaba de producir un cambio importante. El director de Energía de la CNMC, Fernando Hernández Jiménez-Casquet, ha sido sustituido por su número dos, Santiago Muñoz. Según explica la CNMC en un comunicado, Hernández ha sido designado recientemente nuevo consejero jefe de la Oficina Comercial y Económica de Tokio por el Ministerio de Economía y Empresa. Su paso atrás se interpreta también como un apoyo menos a la propuesta de los técnicos, más proclives al recorte, respecto a la de muchos de los consejeros de la CNMC. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios