"NUNCA TE RINDAS"

Draghi se despide del BCE: "He intentado cumplir con el mandato lo mejor posible"

Sobre la relación que debería tener el BCE con los gobiernos de la Unión Europea, Draghi ha sentenciado que "los bancos centrales deberían ser independientes en un mundo interdependiente"

Foto: El banquero en su última conferencia como presidente del BCE. (Reuters)
El banquero en su última conferencia como presidente del BCE. (Reuters)

"¿Cómo me siento? Como alguien que intentó cumplir con el mandato del BCE en la mejor manera posible". Este es el balance que ha hecho Mario Draghi en su última conferencia de prensa como presidente del Banco Central Europeo (BCE). Tras ocho años al frente del regulador monetario del Viejo Continente, el italiano le pasará el relevo a Christine Lagarde este 31 de octubre. En su última reunión, Draghi ha dejado los tipos de interés intactos en mínimos históricos: el tipo de interés de depósito en el -0,5% y el de referencia en el 0%. Además, el BCE ha reiterado en el comunicado de política monetaria que retomará la recompra de activos (a un ritmo de 20.000 millones de euros al mes) el 1 de noviembre. sin límite de tiempo, como ya anunció tras la reunión de septiembre.

En su discurso ante la prensa, Draghi ha hecho un llamamiento, como ya ha hecho otras veces en el pasado, a los estímulos fiscales. "La política monetaria tiene que ser apoyada por otras formas de política económica", ha dicho el italiano. "Aquellos gobiernos con margen para actuar deben incremental sustancialmente el estímulo fiscal, y aquellos con altos niveles de deuda deben perseguir los objetivos de equilibrio presupuestario".

"No es que si los gobiernos aumentan la política fiscal —que ahora es moderadamente expansiva— el BCE se va a relajar; el BCE continuará haciendo su trabajo desde la política monetaria", ha matizado Draghi. "Pero es que con un tipo de interés real a la baja, necesitamos que haya mayor estímulo fiscal", ha justificado el presidente del BCE. "Si queremos que los tipos suban antes, la política fiscal debe ser más expansiva".

Al ser preguntado sobre si le hubiese gustado despedirse del BCE con la política monetaria normalizada, Draghi ha reconocido que sí. "En 2017 nos preparabamos para salir, pero luego las condiciones cambiaron", ha explicado el presidente, matizando que, "sin embargo, el objetivo del BCE es el mandato de la estabilidad de los precios".

El italiano se escuda en la prioridad del banco central de cumplir con el objetivo de la estabilidad de los precios del BCE, que establece que la inflación debe crecer a medio plazo por debajo pero cerca del 2%. De hecho, este es el mayor orgullo de Draghi: "el consejo y yo perspeguimos de forma consistente el mandato", ha zanjado. "En este sentido se podría decir que ese ha sido nuestro legado: nunca te rindas".

En cuanto a posibles remordimientos, Draghi ha preferido no responder. "Me gusta enfocarme en lo que se pude cambiar, no en lo que ya ha pasado", ha defendido. "Solo los historiadores pueden cambiar el pasado". Sobre posibles consejos que el italiano pueda tener guardados para Lagarde, Draghi ha respondido que la francesa "sabe lo que tiene que hacer" y que "tiene un largo mandato por delante para formar su propia visión" sobre la política monetaria. Según ha revelado el banquero, la ex directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estado presente en esta reunión de política monetaria, pero solo como oyente, no ha participado en las discusiones.

[El asalto de la polítcia a los bancos centrales pone en riesgo la economía]

Sobre la relación que debería tener el BCE con los gobiernos de la Unión Europea, sobre todo cuando el regulador pide mayor implicación fiscal, Draghi ha sentenciado que "los bancos centrales deberían ser independientes en un mundo interdependiente". "En el último año, la presión política ha sido mucho mayor que en los últimos años", ha reconocido el banquero. "Yo he tenido intercambios con ministros Financieros en momentos puntuales, pero mi experiencia no tiene punto de comparación con la presión que están sufriendo bancos centrales en otros países", ha matizado Draghi, sin mencionar nombres concretos.

El banquero también ha tenido que responder a las preguntas sobre los desacuerdos dentro del BCE, en un mandato en el que el Consejo ha visto salir a tres representantes de Alemania, por ejemplo. Pero Draghi no está preocupado: "todas las juridiscciones tienen desacuerdos dentro y fuera, a veces públicos y a veces no... hace parte". Sobre las críticas de, sobre todo, economistas y representantes alemanes (conocidos por ser de una actitud más 'hawkish'), Draghi contesta que "lo único que tengo que decir a Alemania es que mi objetivo fue perseguir el mandato [del BCE]".

También respecto a la desconfianza en la eurozona Draghi ha querido resaltar que "la popularidad del euro está en máximos históricos", en un guiño a Mario Salvini, líder del partido de ultra derecha italiano, Liga, que la semana pasada reconoció que el euro es "irreversible". En este sentido, Draghi ha defendido que se necesita reforzar la comunicación, asegurando que "nadie debería decir que 'si me has entendido, es qu eeres tonto', todos tenemos que intentar ser transparentes hoy". La frase ha sido entendida como un dardo a la cita del ex presidente de la Reserva Federal de EEUU, Alan Greenspan, que en su momento dijo que 'si te parece que lo que he dicho está totalmente claro, es que no me has entendido bien'.

Al ser cuestionado sobre sus planes para después de la presidencia del Banco Central Europeo, Draghi ha asegurado que no lo sabe. "Eso mejor preguntárselo a mi mujer", ha bromeado el italiano. "Espero que ella lo sepa".

Para finalizar la conferencia, Draghi ha querido dar un agradecimiento a la prensa. "La comunicación se ha convertido en una herramienta de política monetaria y vuestro trabajo ha sido un gran impulsor de esto", ha dicho. "Sin vuestras preguntas, los bancos centrales no habrían decidido por su propia iniciativa dejar de ser tan opacos como lo eran hace, por ejemplo, 20 años".

Tras la rueda de prensa, el EuroStoxx 50 ha virado ligeramente a la baja, subiendo un 0,27% a las cuatro de la tarde. El Ibex 35, a su vez, sube un 0,35%, en una jornada en la que los bancos cotizan en rojo y las farmacéuticas en verde. El Bund alemán, a su vez, sube de precio hasta situarse en una rentabilidad del -0,4%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios