Cuatro décimas menos para 2019

BBVA rebaja al 1,9% su previsión de PIB y complica el cuadro macro del Gobierno

El frenazo de la demanda interna muestra ya el impacto de la incertidumbre política y económica sobre la confianza de los agentes. Solo el parón de las importaciones evita un recorte superior

Foto: Los responsables de BBVA Research durante la presentación del informe 'Situación España'. (EFE)
Los responsables de BBVA Research durante la presentación del informe 'Situación España'. (EFE)

A medida que pasan las semanas, los analistas convergen en sus previsiones de crecimiento para España y se alejan cada vez más de las estimaciones que todavía mantiene el Gobierno en funciones. El último en revisar a la baja su estimación ha sido BBVA Research, que ha recortado en nada menos que cuatro décimas su previsión de crecimiento del PIB de 2019 hasta el 1,9%, cifra que coincide con la que lanzó la semana pasada Funcas. Estos datos confirman que la desaceleración de la economía está siendo más acusada de lo que se anticipaba, ya que el PIB creció un 2,4% en el ejercicio precedente.

El principal recorte de las previsiones responde al enfriamiento del consumo interno, que pasaría de crecer un 1,8% en 2018 a un 0,8%, menos de la mitad. Estos datos evidencian que el efecto conjunto de la incertidumbre política y económica están afectando ya al comportamiento de las familias. La renta disponible de los hogares crecerá un 4,4% (nominal), lo que significa que las familias destinarán la mayor parte de los nuevos recursos a elevar su tasa de ahorro, que subirá del 6,3% de 2018 al 8,3%. Un síntoma claro de la incertidumbre de los hogares, que prefieren elevar su ahorro de cara a un futuro incierto.

La inversión también se está ralentizando este año y apenas crecerá del 2,3%, menos de la mitad que en 2018. La incertidumbre también está en la base de este pobre comportamiento de la inversión. Esta evolución del consumo y la inversión provocará que la demanda interna aporte apenas 1,3 puntos al PIB, el peor dato desde 2013. Solo el parón de las importaciones ha permitido compensar los pobres datos de la demanda interna. Apenas crecerán un 0,2% en el conjunto de 2019 lo que conseguirá compensar la pobre demanda interna, mientras que las exportaciones avanzarán un 2%. En total, el sector exterior aportará 0,6 puntos al PIB.

[El FMI señala ya una "desaceleración sincronizada"]

"Las tensiones comerciales ya están afectando de forma incuestionable a la actividad económica", ha señalado Jorge Sicilia, director de BBVA Research, "la desaceleración ya la tenemos en marcha de una forma cada vez más intensa". Sin embargo, ha querido evitar el alarmismo sobre la evolución futura del PIB ya que "la economía española está en una situación mejor de la que estuvo en otras ocasiones".

Las tensiones comerciales ya están afectando de a la actividad económica, pero España está en una situación mejor que en otras ocasiones

De cara a 2020 la desaceleración se mantiene y BBVA estima que el PIB crecerá un 1,6%, tres décimas menos de lo que estimaba antes del verano. Esta rebaja responde básicamente a la actualización de los datos de contabilidad nacional que realizó el INE en septiembre. Sin embargo, la actividad interna mostrará una aceleración de cara al próximo ejercicio, como consecuencia de la normalización de la incertidumbre. La entidad espera que la demanda interna aporte 1,7 puntos al PIB, cuatro puntos más que en 2019. Esta estimación se sostiene básicamente sobre la recuperación del consumo interno una vez se superen las dudas de los hogares mostradas durante la primera mitad de 2019.

Sin embargo, este repunte del consumo también tendrá un impacto sobre las importaciones, que volverán a crecer con fuerza a tasas del 3,4% en 2020. De ahí que la aportación del sector exterior vaya a desaparecer el próximo ejercicio y volverá a restar 0,1 puntos al crecimiento del PIB.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios