REUNIÓN DE BANCOS CENTRALES

Por qué te importa Jackson Hole... aunque nadie sepa muy bien qué es

La historia nos demuestra que los líderes de los bancos centrales del mundo aprovechan esta cumbre para allanar el camino de cara a sus próximas 'ocurrencias' monetarias

Foto: Jackson Hole, cuando Jean-Claude Trichet (centro) era presidente del Banco Central Europeo, junto con Masaaki Shirakawa (izquierda) al frente del Banco de Japón y Ben Bernanke liderando la Reserva Federal. (Reuters)
Jackson Hole, cuando Jean-Claude Trichet (centro) era presidente del Banco Central Europeo, junto con Masaaki Shirakawa (izquierda) al frente del Banco de Japón y Ben Bernanke liderando la Reserva Federal. (Reuters)

El Simposio de Política Económica de Jackson Hole. Esa cumbre veraniega en la que un montón de banqueros centrales y economistas trajeados se reúnen en un resort de lujo de Wyoming (EEUU) para hablar de sus 'cosas' económicas... Llevan haciéndolo desde los años setenta, pero ¿realmente le importa a alguien lo que se dice ahí?

Este jueves, nada más filtrarse que el presidente de la Reserva Federal de Filadelfia había dicho que no era partidario de seguir bajando los tipos de interés en EEUU, el S&P 500 pasó de subir un 0,8% a caer un 0,5%, un movimiento realmente significativo para las bolsas estadounidenses. Pero no es solo la reacción bursátil a corto plazo. La historia también nos dice que hay que estar pendientes de Jackson Hole, especialmente en tiempos de incertidumbre económica.

Es entonces cuando los inversores buscan pistas sobre qué van a hacer los bancos centrales y los gobiernos para evitar la próxima crisis. O al menos intentarlo. De hecho, la cumbre que empieza este mismo jueves encaja a la perfección con esta definición. Jackson Hole da el pistoletazo de salida al curso de los bancos centrales. Así ha marcado el devenir de los acontecimientos en los últimos años.

2014

En esa ocasión, Mario Draghi hizo uso de sus famosas dotes de oratoria y retórica para mentalizar a los mercados de lo que vendría después. El italiano habló en su discurso de la erosión de las expectativas de la inflación, asegurando a la audiencia del Jackson Hole que el BCE "utilizaría todas las herramientas a su disposición para asegurar la estabilidad de los precios". El BCE lanzó el programa de expansión cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés) en 2015, en un paquete de compra de hasta 2.600 billones de euros en bonos europeos.

2012

Fue en esta cumbre cuando el entonces presidente de la Fed, Ben Bernanke, anunció la tercera ronda de su programa de QE, valiéndose de su discurso como una oportunidad para defender la eficacia de su programa de compra de bonos. Entonces, esta tanda de medicación todavía no había sido lanzada o anunciada oficialmente. Bernanke calificó los costes de estas políticas sin precedentes como "asumibles" y animó a los responsables de política monetaria a que no descartasen su uso en el futuro. La Fed lanzó la tercera ronda del QE al mes siguiente.

2008

En pleno 'crack' financiero, los asistentes de Jackson Hole pudieron ver cómo Bernanke se ausentaba constantemente de las conferencias protocolarias para reunirse con responsables clave de la política monetaria estadounidense, como con su número dos en la Fed, Donald Kohn, o el presidente del banco central en Nueva York, Timothy Geithner. "Intentamos ser discretos saliendo de las conferencias por separado, en distintos momentos", escribiría Bernanke en sus memorias de 2015.

Draghi y Powell, charlando. (Reuters)
Draghi y Powell, charlando. (Reuters)

2007

En su discurso de apertura, Bernanke puso todas las cartas sobre la mesa al detallar el lastre que estaba causando en la economía el desplome de los mercados, haciendo hincapié en la relevancia "de unos mercados financieros que funcionen bien". En otras palabras, el presidente del regulador monetario apuntó de lleno a un recorte de los tipos de interés, una medida que no tomaba desde principios de siglo. Ese mismo otoño, el responsable de la Fed anunció el primer recorte de toda una tanda de rebajas que finalmente llevarían el precio del dinero a niveles cercanos al 0% en los meses siguientes.

2005

En una conferencia dedicada a duchar con halagos a Alan Greenspan, que dejaría la presidencia de la Fed en 2006, el economista de la Universidad de Chicago Raghuram Rajan avisó de los riesgos excesivos que habían estado tomando últimamente los gestores de activos. El entonces secretario del Tesoro, Lawrence Summers, criticó el análisis de Rajan por lo que él calificó de ser "unas premisas un poco ludistas". Y sin embargo, hoy sabemos que Rajan —posterior gobernador del Banco Central de India— estaba en lo cierto al avisar de los riesgos que contribuyeron al desplome económico que se produjo a finales de esa misma década.

Alan Greenspan.
Alan Greenspan.

1999

La última reunión del siglo XX evoca una ligera sensación de 'déjà vu' respecto al nuevo milenio. El entonces profesor de la Universidad de Princeton, Bernanke, y el académico de la Universidad de Nueva York, Mark Gertler, aprovecharon las conferencias de Jackson Hole para argumentar sobre las bondades de confiar en "un objetivo de la inflación flexible", defendiendo que la inclusión de este margen para el crecimiento de los precios atraería una mayor estabilidad macroeconómica y financiera. Y así fue: en 2012, la Fed adoptó un objetivo del 2% para la inflación con nada más y nada menos que Bernanke al frente del banco central. Hoy en día, el tema del objetivo de la inflación sigue estando candente, con el BCE incluso pensando en reajustar este parámetro clave.

¿Y en 2019, qué?

Esta semana, el mercado estará atento a las señales de los líderes de los bancos centrales sobre lo que harán en las reuniones de otoño. Por ejemplo, no le quitarán la vista de encima a Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, que habla justo hoy. El banco central de EEUU justo publicó el miércoles las actas de la reunión de julio, donde la entidad rebajó los tipos de interés por primera vez desde 2008 pero donde Powell también quiso dejar claro que este era un recorte "a medio ciclo" de política monetaria. Asimismo, los inversores analizarán si el líder del regulador continúa manteniendo esta actitud o si ha cambiado de tono tras los desarrollos geopolíticos y financieros de agosto. La próxima reunión será el 18 de septiembre.

Jerome Powell.
Jerome Powell.

Y otro tanto para los responsables del Banco Central Europeo (BCE). Acudirán tres, Philip Lane, Benoit Coeuré y Sabine Lautenschläger. Sus palabras se escudriñarán para averiguar pistas sobre cómo será la transición de la cúpula de este otoño, cuando el presidente Mario Draghi deje paso a la ex directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde. El banco central del Viejo Continente mantiene los tipos de interés a cero, pero en los últimos meses ha empezado a dar señales de que estaría preparado para bajarlos aún más, a niveles negativos.

Draghi también ha comentado varias veces que el BCE estaría preparado para volver a inyectar estímulos en los mercados, por lo que los mercados estarán pendientes de si da más detalles. La próxima reunión será el 12 de septiembre.

Y es que la historia nos demuestra que los líderes de los bancos centrales suelen valerse de oportunidades como la del Jackson Hole para lanzar guiños al futuro o calmar la disposición de los mercados y así allanar el camino de cara a sus próximas decisiones monetarias.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios