SUPERA LAS EXPECTATIVAS DE LOS ANALISTAS

Reino Unido supera el objetivo de inflación con la libra en mínimos de 1985

El dato llega a menos de tres meses de la fecha prevista para la salida del país británico de la Eurozona, en un proceso que todavía no se sabe si va a ser con o sin acuerdo

Foto: (Reuters)
(Reuters)

La inflación de Reino Unido superó en julio el objetivo de inflación del Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés) al registrar una subida interanual del 2,1% que además superó las expectativas de una caída al 1,9% que tenía el consenso de analistas de Bloomberg. El dato llega a menos de tres meses de la fecha prevista para la salida del país británico de la Eurozona, en un proceso que todavía no se sabe si va a ser con o sin acuerdo.

Y es que la libra esterlina no deja de devaluarse. Tanto es así, que la divisa británica ya ha alcanzado nuevos récords históricos este agosto, cayendo a mínimos de 1985 frente al dólar (1,2 billetes verdes por libra) y a niveles de 2009 frente al euro (1,08 libras por cada euro).

"La determinación de Boris Johnson para salir del bloque europeo el 31 de octubre, con o sin acuerdo, incrementa las probabilidades de un Brexit unilateral y, consecuentemente, de una profunda recesión económica en el Reino Unido", explica Olivia Álvarez, analista jefe de Monex en España. "Con altas probabilidades de que se materialice un escenario de Brexit duro a finales de octubre, el abaratamiento de la libra aún tiene un largo camino que recorrer. Como valor de referencia, el par libra-euro se encuentra a solo un 5,7% de alcanzar su nivel mínimo histórico, lo cual parece plausible considerando el ritmo de depreciación de la divisa en los últimos meses (más de 8,5% desde mayo)".

"Sin embargo, el hecho de que la libra se encuentre en un nivel tan bajo, también añade un potencial de repunte considerable a la moneda en la eventualidad de que ambas partes acuerden un pacto ordenado de salida o se produzca algún escenario alternativo que evite una salida unilateral (por ejemplo, un acuerdo provisional, elecciones generales, una extensión de la fecha límite u otros)", matiza Álvarez.

La inflación y las divisas se mueven en sentido opuesto: si la moneda se deprecia, los bienes comprados al exterior aumentan en precio, lo que repercute en los costes asumidos por las compañías y, por ende, los precios finales. Una libra más débil, con todo, tiene efectos más allá del crecimiento de los precios, afectando también el valor de las inversiones y ahorro asignados al país o los negocios de las compañías extranjeras más expuestas a Reino Unido.

El BoE lleva varios meses reiterando que no tocará la política monetaria hasta que se produzca el Brexit y gane mejor visibilidad (actualmente los tipos de interés se sitúan en un 0,75% en Reino Unido). Con todo, ya el primero de agosto, el regulador rebajó sus previsiones de crecimiento para los próximos años ante la posibilidad de que el país deje la Unión Europea sin acuerdo. El PIB de la isla se contrajo el segundo trimestre por primera vez desde 2012, cayendo un 0,2% respecto a los tres meses anteriores.

El gobernador del banco central, Mark Carney, avisó a principios de agosto de que "el aumento de la incertidumbre sobre la naturaleza de la retirada de la UE significa que la economía podría seguir una amplia variedad de caminos en los próximos años" y que la entidad "haría lo que pudiese para apoyar el mercado laboral y la actividad" pero que había "límites".

Y es que a la incertidumbre económica (marcada por la propia incertidumbre) se le añade un entorno comercial más difícil por las tensiones entre EEUU y China o la propia Unión Europea, así como el frenazo registrado en economías de la potencia de Alemania, que justo el miércoles anunció una contracción trimestral del PIB.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios