Se licitan por debajo de coste

Más de 13 millones en obras públicas declaradas desiertas por la Generalitat

El colapso supone otro pulso entre el 'conseller' de Territori de la Generalitat, Damià Calvet, y el vicepresidente económico, Pere Aragonès, que controla la gestora

Foto: El vicepresidente del Govern y 'conseller' de Economía, Pere Aragonès (i), junto al 'conseller' de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet. (EFE)
El vicepresidente del Govern y 'conseller' de Economía, Pere Aragonès (i), junto al 'conseller' de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet. (EFE)

La gestión de las obras públicas de la Generalitat se ha convertido en un nuevo elemento de desencuentro entre ERC y PDeCAT en un Gobierno en el que cada vez las 'conselleries' están más enfrentadas, en este caso el 'conseller' de Territori de la Generalitat, Damià Calvet, y al vicepresidente económico, Pere Aragonès, a cuenta de más de 13 millones de euros de obras declaradas desiertas entre los años 2018 y 2019 al licitarse por debajo del precio de coste.

Esto se debe a que Calvet controla el presupuesto de infraestructuras pero su licitación la lleva a cabo Infraestructures.cat SA, una empresa pública dependiente de la Generalitat y que controla la Conselleria de Economía, es decir, Pere Aragonès.

En total, son 40 obras, muchas de ellas con impacto en políticas sociales, ya que buena parte de las obras paralizadas son colegios, institutos o centros de salud pública, dependientes, ironías del destino, de departamentos controlados por ERC.

Estos 13 millones pueden parecer pocos. Pero la Generalitat lleva tres años con los Presupuestos de 2017 y en este momento en el sector de la construcción en Cataluña se pelea por las migajas porque hace años que no sale pan del horno. Pero cuando las migajas salen por debajo del precio de coste, ni eso. El Confidencial ha podido acceder al listado de estas obras y algunas siguen desiertas a pesar de haber salido a concurso dos o tres veces. Es el caso de la nueva rotonda del enlace norte de Tona en la C-17. Se ha licitado tres veces a un precio de 120.811 euros. Y ahí sigue. Sin hacerse.

Fuentes del sector de la construcción explican que, además de esos 13 millones de obras no adjudicados, decenas de proyectos adjudicados por debajo de coste se encuentran paralizados. Las empresas que ganaron el concurso, ante la negativa de Infraestructures.cat de escuchar cualquier tipo de propuesta o solución a imprevistos y problemas, han abandonado las obras dejándolas a medias o, en su defecto, con un par de obreros y con demoras indefinidas sin fecha de entrega.

El culpable, Sandokan

En el sector ya se ha señalado al culpable: Joan Jaume Oms, conocido en el sector como ‘Sandokan’, decidió borrar los denominados “modificados y complementarios”, herramientas imprescindibles para gestionar los imprevistos y las modificaciones que sufre cualquier proyecto. Tanto las ingenierías y los despachos de arquitectura como las constructoras se ven obligados a realizar ofertas que rozan lo temerario para poder adjudicarse las migajas de la actual licitación pública. Mediante los modificados y complementarios, las empresas siempre podían repercutir los costes añadidos que aparecen en la gran mayoría de obras por desajustes de los proyectos.

En defensa de Oms hay que señalar que la anterior cúpula de Infraestructures.cat, vinculada al PDeCAT, acabó imputada en el caso del 3%. Y los modificados habían sido una vía para la corrupción que ahora se ha querido atajar, pero tal vez pasándose de frenada. Esta situación hace también que empleados de Infraestructuras.cat no se atrevan a contradecir órdenes ni a firmar ningún documento que se salga de lo establecido. Los ingenieros han adoptado el papel de puros burócratas. Oms desconoce cómo funciona el sector y su gestión ha aumentado el problema.

Como la cúpula anterior de la gestora de infraestructuras de la Generalitat quedó imputada por el 3%, ahora nadie se atreve a hacer nada


Las obras desiertas agravan la parálisis política y de gestión que vive Cataluña desde que arrancó el 'procés', en donde todo lo que tiene que ver con la vida práctica se va aplazando de manera indefinida.

Se trata de obras menores pero en lugares donde el voto independentista es muy sensible, como el colegio Marta Mata en Girona, la escuela Cau de la Guineu en Corbera del Llobregat o el instituto Can Record de Sant Esteve de Palautordera. Cifras pequeñas pero de alta sensibilidad política.

Beneficio industrial

Junto a la desaparición de los modificados y complementarios, Infraestructuras de la Generalitat no ha revisado en los últimos años los precios de coste de las obras que saca a concurso y las empresas aseguran que en la actualidad se están pagando precios que están muy por debajo del coste directo de los materiales. La posición de dominio de la Administración hace imposible que el mercado se regule de forma natural.

La intermediación de Infraestructures.cat supone un sobrecoste para las obras de hasta un 10% en función de su volumen como gastos de gestión

Otra medida que encarece los costes es que Infraestructures.cat, cuando adjudica los concursos, retiene una cantidad de la factura por servicios prestados. Esa cantidad puede llegar a ser hasta el 10% del importe total, una especie de beneficio industrial con el que esta empresa pública se garantiza no generar pérdidas a las arcas de la Generalitat pero que encarece todavía más el precio de coste de constructoras, ingenierías o despachos de arquitectura.

Irritación de Calvet

Desde el PDeCAT acusan a Sandokan no solo mala gestión, sino también de mala fe, insinuando que su objetivo es debilitar las posiciones del PDeCAT dentro de la Cataluña interior. Muchas de las obras son responsabilidad del Departamento de Territori, cuyo 'conseller', Damià Calvet, es miembro del PDeCAT. De manera que el resto de obras es otro foco de tensión entre unas formaciones políticas ya muy distanciadas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios