730 millones de euros

Las comunidades dispararon un 38% su inversión justo antes de las elecciones

Las regiones realizaron un gran esfuerzo inversor hasta mayo y agotaron el 53% de las partidas, lo que ha dejado sin margen de maniobra a los nuevos presidentes salidos de las urnas

Foto: Imagen de una obra pública. (EFE)
Imagen de una obra pública. (EFE)

La inversión pública se hundió después del experimento fallido del ‘Plan E’ y desde entonces no ha vuelto a reaccionar. Las diferentes administraciones han encontrado en esta partida el foco más sencillo para recortar, aunque eso suponga una condena para el crecimiento a largo plazo de la economía. Sin embargo, cuando se trata de elecciones, el escenario cambia totalmente.

Alcaldes y presidentes aprietan el acelerador de la inversión antes de la cita con las urnas para intentar mejorar su resultado electoral. Y este año no ha sido diferente. Entre enero y mayo, las comunidades autónomas que tenían elecciones en 2019 dispararon su inversión un 38% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta superar los 730 millones de euros al cierre de mayo.

Esto no significa que este año vayan a invertir mucho más, ya que los presupuestos apenas recogen un aumento de las partidas de inversión de un 10%. Simplemente, han adelantado la mayor parte de las operaciones para que estuvieran listas antes de las elecciones del 26 de mayo. Eso significa que los anteriores equipos de gobierno dejaron comprometido la mayor parte del margen presupuestario y los nuevos presidentes tendrán que conformarse con ejecutar lo que queda... y muchos no podrán ni eso.

Las comunidades que no tienen cita electoral este año (Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco) han recortado su inversión un 0,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Cifras que ponen en evidencia el esfuerzo presupuestario que han dedicado los presidentes autonómicos a su reelección, según los datos de la ejecución presupuestaria publicados por el Ministerio de Hacienda.

El mayor crecimiento se concentró en dos comunidades: Castilla-La Mancha y Baleares, que casi multiplicaron por tres su inversión. En concreto, se produjo un crecimiento del 184% y el 179% respectivamente. En ambos casos, dos comunidades gobernadas por el PSOE (Emiliano García Page y Francina Armengol) que consiguieron revalidar sus cargos, en el caso de La Mancha, incluso con mayoría absoluta.

[El BdE recuerda que hay pendiente un ajuste de 6.000 millones]

Por el contrario, de las comunidades con elecciones, solo Cantabria y Extremadura redujeron la inversión en el inicio del año respecto al ejercicio anterior. Estas dos regiones van algo retrasadas en la ejecución de sus presupuestos de inversión, ya que ambas han elevado sus partidas este año, un 14% en el caso de Cantabria y un 6%, Extremadura. Eso significa que los nuevos Gobiernos de Guillermo Fernández Vara y Miguel Ángel Revilla tienen margen para realizar un importante desembolso en los próximos meses.

Este ritmo de crecimiento de la inversión no se mantendrá durante el resto del año, ya que los presupuestos no dan para ello. Las cuentas en vigor incorporan un crecimiento agregado de la inversión del 10%, por lo que no hay margen para mantener el 38% previo a las elecciones.

Hay incluso algunas comunidades que han elevado su ejecución en el inicio del año a pesar de que han presupuestado un recorte de la inversión

De hecho, hay incluso algunas comunidades que han elevado su ejecución en el inicio del año a pesar de que han presupuestado un recorte de la inversión en el conjunto del año. Es el caso de Asturias, Navarra, La Rioja y Castilla y León. Todas ellas tendrán que congelar la inversión en la segunda mitad del año porque las partidas presupuestarias no dan margen a más.

Si se tiene en cuenta el gasto comprometido (aunque no esté ejecutado), las regiones que tenían elecciones en 2019 agotaron al cierre de mayo el 53% de todo el presupuesto, que asciende a 4.700 millones de euros. Algunas, como Aragón, Baleares o Castilla-La Mancha ya dispusieron antes de las elecciones de más del 65% de todo el presupuesto. Eso significa que dejaron poco más de un tercio para el gobierno que saliera de las urnas.

Los números no dan

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal advirtió hace una semana que las comunidades autónomas se están complicando el objetivo de déficit este ejercicio. Esto podría obligar a las regiones a realizar una ejecución más cuidadosa de sus presupuestos en la segunda mitad del año. Y es bien conocido que una de las vías más sencillas para ahorrar es dejar sin ejecutar una parte del presupuesto destinado a inversiones.

El problema surge precisamente del bloqueo de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el Congreso tumbó al Gobierno del PSOE. La consecuencia de esta decisión es que se ha bloqueado una buena parte de los ingresos de las regiones. En primer lugar, porque no se han actualizado las entregas a cuenta derivadas del aumento de las previsiones de ingresos.

["Cataluña no tiene déficit de infraestructuras con España"]

La segunda es que se ha bloqueado el cambio en la gestión del ‘nuevo IVA’, el Suministro Inmediato de Información (SII). Como consecuencia, las comunidades percibirán la recaudación del tributo equivalente a 11 meses y no a 12, lo que restará en unos 2.500 millones sus recursos. El Ministerio de Hacienda ha transmitido a las regiones que intentará actualizar las entregas a cuenta en cuanto sea posible, pero lo que no hará es cambiar el sistema del SII.

Sin la compensación del IVA, la mayor parte de las comunidades autónomas tienen complicado cumplir con su objetivo de déficit este año. Aragón, Baleares, Cantabria, Cataluña, La-Mancha, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana tienen “muy improbable” cumplir el umbral de déficit permitido, mientras que Andalucía, Asturias, Castilla y León y La Rioja están categorizadas como “improbable”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios