El PSOE aprieta la negociación

Sánchez pide a Iglesias la adhesión total a su programa económico sin cesiones ni sillones

Ni derogar la reforma laboral, ni renta básica, ni banca pública… El PSOE no contempla ninguna de las promesas estrella de Podemos en su oferta de pacto y tampoco cede 'sillones' a cambio

Foto: Pedro Sánchez, con Cristina Narbona y Adriana Lastra, este 8 de julio durante la reunión de la permanente del PSOE. (EFE)
Pedro Sánchez, con Cristina Narbona y Adriana Lastra, este 8 de julio durante la reunión de la permanente del PSOE. (EFE)

El programa económico es el mayor foco de discrepancia entre el PSOE y Unidas Podemos. En materia social y de igualdad las dos formaciones tienen puntos de vista comunes, pero en la cuestión económica, la ortodoxia de Pedro Sánchez choca con las propuestas heterodoxas de Pablo Iglesias. Hubo un tiempo, durante los meses del ‘no es no’, en los que había más coincidencias, pero hoy queda muy poco de aquel PSOE. Ni derogación de la reforma laboral, ni banca pública, ni renta básica, ni...

El presidente del Gobierno ha completado el giro hacia el centro que rechazó en las primarias y ahora pide a Iglesias que siga sus pasos. El PSOE presentó el lunes su “propuesta abierta de cooperación” para intentar un pacto de investidura con Unidas Podemos, pero en realidad ha ofrecido un contrato de adhesión a Iglesias. En el documento, de 38 páginas, no hay hueco a las demandas económicas de Unidas Podemos y tampoco para sillones en el Consejo de Ministros.

La propuesta de Sánchez se limita a resumir el programa económico con el que concurrió a las elecciones, esto es, medidas con las que Unidas Podemos está de acuerdo, pero que se quedan a medio camino con lo que pretende lograr la formación morada. Un buen ejemplo son los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles de 16 semanas. Para Podemos, la propuesta va en la buena dirección, pero quiere elevar el periodo de permiso hasta 24 semanas.

Las propuestas económicas del PSOE en su oferta de acuerdo van por el buen camino, pero se quedan demasiado cortas para Unidas Podemos

La mayor parte de las propuestas recogidas por el PSOE en su oferta de acuerdo se quedan demasiado cortas para Unidas Podemos. El documento refleja el viraje hacia el centro de los socialistas y, de hecho, deja fuera algunos puntos que ya generaron tensión entre las dos formaciones en el pasado, como es la subida del IRPF a las rentas altas.

[La nueva generación perdida: "He dejado de trabajar para ganar dinero"]

El PSOE no ha hecho ni un guiño a Unidas Podemos con sus tres propuestas estrella: la derogación de la reforma laboral del PP, el establecimiento de una renta básica y el control de los precios del alquiler.

En el plano laboral, el PSOE insiste en “aprobar, con carácter de urgencia, las modificaciones de los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012”. Eso sí, Sánchez no se moja en cuáles son esos aspectos más lesivos de la reforma laboral.

Unidas Podemos no solo pedía derogar la reforma de Mariano Rajoy, sino que también quería eliminar la de José Luis Rodríguez Zapatero de 2010. En ese momento España estaba al borde del colapso financiero y Europa exigió un importante ajuste que incluyó la congelación de las pensiones y esta reforma laboral, que sirvió para abaratar el despido y facilitar el descuelgue del convenio colectivo.

Unidas Podemos no solo pedía derogar la reforma de Mariano Rajoy, sino que también quería eliminar la de José Luis Rodríguez Zapatero de 2010

En cuanto a la renta básica, que Sánchez contempló en la oposición, también ha desaparecido del discurso. Sólo queda la propuesta de ingresos mínimos para los hogares sin recursos o las familias en riesgo de pobreza con hijos a cargo. Esto significa que el PSOE deja fuera la ILP de renta mínima que defienden los sindicatos y, por supuesto, la renta básica que pide Podemos y que supone un ingreso garantizado que va desde 600 a 1.200 euros por ciudadano.

El alquiler ha sido otro de los puntos de fricción entre las dos formaciones. Podemos prometió en su programa electoral “intervenir el mercado del alquiler para impedir subidas abusivas mediante el control de precios”. Sánchez también ignora esta demanda de Iglesias y se limita al índice estatal de referencia del precio del alquiler que aprobó por decreto ley en marzo. Este índice, que todavía no está creado, es meramente informativo, pero no supone una intervención de los precios como quiere Podemos.

De esta forma, Sánchez consolida su giro hacia el centro y pide un esfuerzo a su ‘socio prioritario’ para que acepte su programa económico sin sillas en el Consejo de Ministros. Su ortodoxia económica será bien recibida en Bruselas y también en la CEOE, pero puede complicar la investidura si no hay cesiones a las demandas de Iglesias.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios