La masa salarial se dispara un 5%

Las empresas reducen sus beneficios para subir los salarios al mayor ritmo desde 2008

La masa salarial vuelve a ganar terreno en el PIB y supone ya casi el 48% del reparto de la renta. Los salarios y el consumo tiran del PIB, que creció un 0,7% en el primer trimestre

Foto: iStock economía
iStock economía

Después de una década de devaluación salarial, las remuneraciones vuelven a crecer con fuerza en España. La masa salarial total de la economía española creció en el primer trimestre un 5% respecto al mismo periodo del año anterior, y marcó un máximo histórico en 146.989 millones de euros. Los datos de la contabilidad nacional publicados este viernes por el INE muestran claramente que la mayor parte del crecimiento de España se ha ido a pagar salarios, tanto de los nuevos trabajadores como de los que han percibido aumentos en su sueldo.

Se trata de la mayor subida de la renta salarial desde 2008, antes de la quiebra de Lehman Brothers y el estallido de la crisis. Las empresas han realizado un gran esfuerzo para asumir en sus márgenes esta subida salarial sin trasladarla a los precios. Esto ha provocado una ralentización de las rentas mixtas (básicamente beneficios empresariales) que apenas han crecido un 0,8% nominal en el último año. Si se tiene en cuenta que en este periodo la inflación ha sido superior al 1% significa que los beneficios reales de las empresas se han reducido en este periodo.

La masa salarial se ha convertido en el principal motor del PIB, con un crecimiento 1,7 puntos superior al PIB. Y no solo eso, también ha favorecido que se haya producido un repunte en la tasa de ahorro de los hogares. El factor diferencial en esta ocasión es que la nueva masa salarial no se destina únicamente a contratar a nuevos trabjadores, sino que va principalmente a mejorar la situación de los ya contratados. Esto es muy importante para el ahorro nacional, ya que la propensión marginal al consumo es decreciente con la renta. En otras palabras, un recién contratado consumirá casi todo su salario, pero no ocurre lo mismo si se trata de una mejora del salario.


En concreto, la tasa de ahorro de los hogares se incrementó en el primer trimestre del año hasta el 5,4% de la renta disponible y está ya casi un punto por encima de los mínimos marcados hace justo un año, según los datos de las cuentas trimestrales de la economía española.

[La renta de las familias ya crece más que el PIB]

Con esta subida, la masa salarial tira del PIB como pilar de la demanda interna. En el último año el consumo de los hogares se ha incrementado un 1,6% (en volumen encadenado) y la inversión en vivienda ha crecido un 4,3%. Estos datos compensan el estancamiento de las exportaciones que en el primer trimestre se han mantenido estancadas.

El problema es que esta subida de salarios no se ha acompañado de una mejora de productividad, lo que pone en riesgo la competitividad de las empresas españolas. Las compañías han asumido la subida de las nóminas (salarios y cotizaciones) en sus márgenes, pero este proceso no puede mantenerse de forma indefinida. La productividad suma ya cuatro trimestres consecutivos en negativo, la mayor caída desde el año 1999. Por el contrario, los costes laborales unitarios crecieron un 2,1% en el primer trimestre, la mayor subida desde 2009.

La subida de los salarios unida al incremento de las cotizaciones y al alza del salario mínimo (SMI) que aprobó el Gobierno en enero, están detrás de este encarecimiento del factor trabajo. Las empresas pueden asumir este incremento de los costes en sus márgenes ya que lograron importantes ganancias de rentabilidad gracias a la devaluación salarial. Sin embargo, esta mejora de su situación es la que está permitiendo ahora un fuerte crecimiento del empleo y también de la inversión.

La compra de maquinaria y bienes de equipo se incrementa a ritmos del 7,2% y se está financiando, en su gran mayoría, con recursos propios. Esto significa que las empresas elevan su capacidad de producir y siguen desapalancándose, dos noticias que siguen siendo positivas para la economía española, dados los desequilibrios que se alcanzaron durante la burbuja.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios