INFORME TRIMESTRAL DEL BANCO DE ESPAÑA

El PIB se ralentiza hasta el 0,6% empujado por el consumo privado

La economía española se ralentizó en el segundo trimestre. Pasó de crecer un 0,7% a un 0,6%, con el consumo privado siendo el componente más dinámico

Foto: Una tienda en el centro de Madrid. (EFE)
Una tienda en el centro de Madrid. (EFE)

La creación de empleo, el repunte de los salarios reales y el ahorro generado por el descenso de los tipos de interés para familias y empresas continúan tirando de la economía. Aun así, el PIB se ralentizó hasta el 0,6% en términos trimestrales entre los meses de abril y junio, es decir, una décima menos que en el trimestre anterior.

Lo más preocupante, sin embargo, es que en la segunda parte del año la economía continuará desacelerándose, principalmente, por la mayor propensión de las familias al ahorro (ahora en mínimos históricos) ante un futuro más incierto y por la ralentización del crédito al consumo, que ya ha comenzado a observarse. Pero también porque “en el corto plazo” es probable que se prolongue el escaso dinamismo de las ventas de bienes al resto del mundo, tal y como anticipa la evolución negativa de las carteras de pedidos. Fundamentalmente, por las disputas comerciales.

En síntesis, esta es la radiografía que hace el Banco de España sobre la coyuntura económica, marcada, como en los trimestres anteriores, por la geopolítica y, en particular, por las tensiones comerciales, que han hecho que la demanda exterior (exportaciones e importaciones) vuelva a hacer una contribución negativa al crecimiento.

En concreto, de dos décimas que han sido compensadas con la aceleración de la demanda nacional (consumo público, privado e inversiones) hasta el 0,7% (dos décimas más que en el trimestre anterior). Y todo ello en un contexto de muy baja inflación (1,3%) y ralentización del empleo que es capaz de crear la economía española, un 2,4% en el segundo trimestre, frente al 2,8% de los tres meses anteriores. Expresado en términos trimestrales, eso significa que la ocupación podría haber crecido, en términos de Contabilidad Nacional, un 0,4% intertrimestral, lo que significa 0,3 puntos porcentuales menos que en el trimestre anterior.

Pero también por la persistencia de unas condiciones financieras extremadamente positivas para hogares y empresas que actúan como soporte del consumo privado, si bien, como dicen los economistas del banco central, “el ciclo de relajación observado en los últimos años podría estar agotándose”. Esto es especialmente relevante porque los hogares están destinando una proporción ascendente de sus rentas al gasto corriente, lo que ha conducido a que la tasa de ahorro haya llegado a situarse, de acuerdo con los últimos datos disponibles, en un nivel cercano a su mínimo histórico, como recuerda el Banco de España, lo que conduce a unas necesidades de financiación crecientes para mantener el gasto.

Mercado inmobiliario

Parte de esas necesidades de financiación proceden del residencial, y lo que estima el Banco de España es que, a consecuencia de la robustez del consumo privado, el mercado inmobiliario ha continuado mostrando una trayectoria dinámica en un contexto en el que ya se advierten “algunas señales de moderación de la confianza de los empresarios de la rama de la construcción y del crecimiento de los afiliados del sector”.

Por lo que respecta a la inversión empresarial, tras el fuerte ritmo de avance del primer trimestre, habría mostrado recientemente un “dinamismo más contenido”. Lo más positivo es que la disminución de la ratio de endeudamiento sectorial ha seguido dando lugar a un reforzamiento de la posición patrimonial de las empresas.

Como sostiene el Banco de España, la debilidad exterior es consecuencia de la moderación de las exportaciones de bienes, que “han seguido mostrando un tono desfavorable”. Fundamentalmente, por la desaceleración del comercio internacional y de la actividad industrial a escala global que, a su vez, hay que relacionar con la escalada proteccionista. En particular, por los problemas que atraviesa la industria del automóvil (normas medioambientales, cambios tecnológicos o aranceles). En sentido contrario, los servicios turísticos están sorprendiendo al alza, con un comportamiento mejor del esperado.

La economía, en cualquier caso, tiene sobre su cabeza algunas espadas de Damocles, como el resultado de las negociaciones entre China y EEUU o el Brexit, cuyo desenlace aún se desconoce. Pese a ello, y como asegura el informe trimestral sobre la economía española, la actividad está mostrando una “resistencia notable en un entorno exterior marcado por la incertidumbre y la debilidad del comercio global”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios