POR LA CAÍDA DE PRECIOS

El consumo de aceite de oliva virgen se dispara tras siete años de caída

El aceite recupera el ritmo en España. Las variedades virgen (+9,2%) y virgen extra (+7,2%) han impulsado la demanda de toda la categoría, que crece por primera vez desde 2010

Foto: La bajada de precios resucita el consumo en España. (iStock)
La bajada de precios resucita el consumo en España. (iStock)

Punto de inflexión en el consumo de aceite. Por primera vez desde 2010, toda la categoría vuelve a crecer impulsada por las variedades virgen y virgen extra, cuya demanda se disparó un 9,2% y un 7,2% —respectivamente— el año pasado.

"El aceite de oliva es uno de los productos que más crecen, al contrario que el aceite de semillas", sostiene el 'Informe del consumo alimentario en España' correspondiente a 2018, presentado por el Ministerio de Agricultura este lunes. Este hecho supone un cambio de tendencia, sobre todo si tenemos en cuenta que muchas familias españolas se habían pasado al aceite de girasol en los últimos años.

Pero esos precios han vuelto a desinflarse (-3,7%, hasta los 2,89 euros por litro de media), con dos consecuencias directas: el consumo de aceites repunta un 2,3%, al mismo tiempo que las ventas en valor descienden un 1,5%.

La bajada de precios se produce de forma generalizada en todos los canales de distribución, salvo en la venta 'online' (+2,5%) y en las tiendas tradicionales (+3,1%). Las tarifas más económicas se encuentran en los 'discounters' tipo Lidl o Aldi, con unos precios que se sitúan un 7,8% por debajo de la media nacional para este producto.

España lo prefiere virgen extra

El gran vencedor de la categoría es el aceite de oliva virgen extra (+7,2%), el tercero más consumido en España pese a su elevado precio (4,28 euros por litro, un 4,3% menos respecto a 2017). Con todo, las ventas en valor crecieron un 2,5% y el consumo per cápita repuntó un 6,8%, hasta los 2,67 litros por persona y año.

Ese mismo patrón se repite con el aceite de oliva virgen, segundo más consumido, con un repunte de la demanda del 9,2%. La bajada del precio medio (-4,9%, hasta los 3,79 euros por litro) no ha impedido que las ventas en valor crezcan un 3,8% y ha propiciado una subida del consumo per cápita (+8,8%), hasta los 1,25 litros por persona y año.

Con semejantes niveles de crecimiento en virgen y virgen extra, ¿por qué el consumo de todos los aceites 'solo' crece un 2,3%? La explicación está en el desplome del aceite de orujo (-27,3%), aceite de maíz (-1,1%) y otros aceites (-11,4%), sin contar con la modesta subida del aceite de oliva (+0,2%) y del aceite de girasol (+1,4%).

El aceite de oliva, aceite de oliva virgen y aceite de oliva virgen extra suman una cuota del 65% en toda la categoría, seguidos del aceite de girasol (31,6%), otros aceites (2,5%), orujo (0,9%) y maíz (0,1%). La mitad de estos productos se vende en supermercados o locales de autoservicio (49,3%), a gran distancia de hipermercados (24%), tiendas de descuento (15,6%) o venta 'online' (2,1%).

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios