Las negociaciones están en un impass

España busca dar un impulso político a un posible acuerdo comercial con Mercosur

España ha enviado una carta a la Comisión Europea pidiendo un último impulso a las negociaciones para un acuerdo con Mercosur, que entran ahora en una semana crítica.

Foto: Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

España ha enviado una carta a la Comisión Europea pidiendo un último impulso a las negociaciones para un acuerdo comercial con Mercosur, que entran ahora en una semana crítica

Madrid ha estado coordinando esfuerzos con Praga, Lisboa, Berlín, Riga, Copenhague y La Haya con el objetivo de dar un “impulso político” a las negociaciones de un acuerdo comercial con el Mercosur, que, tras veinte años de conversaciones, entran en un fase clave la semana que viene, en la que ministros de Comercio de los socios latinoamericanos visitarán Bruselas.

En las últimas 48 horas Moncloa ha impulsado una carta, a la que ha tenido acceso El Confidencial, y a la que se han acabado uniendo Angela Merkel, canciller alemana, y los primeros ministros Arturs Krisjanis Karins, de Letonia, el checo Andrej Babis, el danés Stefan Löfven, el portugués Antonio Costa y el holandés Mark Rutte. En la misiva, dirigida al presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, los líderes señalan la “oportunidad histórica” de cerrar el que sería el mayor acuerdo comercial de la historia y que mandaría un “mensaje” en un momento en el que el comercio y el sistema multilateral atraviesa una época de amenazas con crecientes tensiones globales, procedentes, en su mayoría, de la Casa Blanca.

Los principales asuntos pendientes son los conocidos: la carne de vacuno y el azúcar, los temas “más espinosos”, según ha señalado una fuente diplomática española. El primer punto tiene en pie de guerra a un buen puñado de Estados miembros con una importante industria cárnica, como por ejemplo Francia e Irlanda. De hecho estos dos países han movido hilos para tratar de frenar un posible acuerdo. Emmanuel Macron, presidente galo, y Leo Varadkar, primer ministro irlandés, sumaron las firmas de Bélgica y Polonia oponiéndose a las actuales condiciones.

Las negociaciones ya estuvieron a punto de cerrarse hace dos años, pero precisamente las reticencias de los países con una industria cárnica potente hicieron imposible que se cerrara un trato. Ahora, según explica una fuente diplomática española, es necesario un “impulso político” que haga que las negociaciones que se mantendrán la próxima semana, tras una ronda técnica en los últimos días, cuente con el respaldo de al menos una parte de los líderes.

En la carta enviada por Sánchez y los otros seis líderes, se señala que “estamos en un cruce de caminos. La UE no puede permitirse dar a los populistas y los proteccionistas argumentos sobre política comercial, un área en la que los logros de la Unión Europea son innegables”. Además, señalan que se debe tener en cuenta que “Mercosur ha hecho progresos significativos” y estaría dispuesta a la liberalización de importantes sectores de su economía.

“En el contexto actual será una señal muy potente de que el sistema funciona, que hay que respetarlo, que los acuerdos son beneficiosos y de que Europa sigue creyendo en el comercio basado en reglas, justo, que genera prosperidad y riqueza”, ha señalado una fuente diplomática española.

El acuerdo del Mercosur se puso en duda con la llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia brasileña, pero las negociaciones han avanzado mucho en los últimos meses. “El acuerdo se lleva negociando 20 años y trasciende a Bolsonaro”, asegura la fuente, que señala que el tratado comercial incluiría una cláusula de cumplimiento del Acuerdo de París, lo que “blindaría” su cumplimiento por parte de Brasil, que por el momento duda sobre abandonar el compromiso climático alcanzado en la capital francesa.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios