MÁS DE 500 AFECTADAS

Las pioneras del IRPF de la maternidad, sin cobrar: "Estamos en un limbo"

Debido a la desinformación en los plazos, las primeras en pelear por la devolución del IRPF de sus bajas ven ahora sus expedientes cerrados y sin posibilidad de reclamar a Hacienda

Foto: De izq. a der.: Blanca, Lara y Bárbara, afectadas por la no devolución del IRPF. (M. Z.)
De izq. a der.: Blanca, Lara y Bárbara, afectadas por la no devolución del IRPF. (M. Z.)

El pasado mes de octubre, cuando Lara Santos leyó en las noticias que Hacienda tendría que devolver el IRPF de las bajas de maternidad a todos los que habían sido padres y madres los últimos cuatro años, su reacción fue dar saltos de alegría. “Me dio un subidón, llamé a mi marido y le dije '¡que vamos a cobrar, por fin!”.

La sentencia de una madre madrileña que reclamó a Hacienda en 2013 reconocía por primera vez que la Agencia Tributaria estaba interpretando mal las declaraciones de los contribuyentes que habían tenido una baja de paternidad, y que no les correspondía aplicarles el IRPF. Se abría así una puerta que automáticamente devolvía el importe a todos los que lo reclamasen. A todos, menos a Lara y a centenares de mujeres que habían sido, precisamente, pioneras en solicitarlo.

La razón es una serie de catastróficas desdichas. Cuando el caso que marcó jurisprudencia ganó en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en julio de 2017 —más de un año antes de llegar al Supremo—, sindicatos y organizaciones de consumidores lanzaron campañas para conseguir socios y afiliados que prometían tramitar las reclamaciones de sus declaraciones pasadas. Se basaban en que si el TSJM había dado la razón a un caso, Hacienda cambiaría su criterio a partir de ese momento.

Bajo esa premisa muchos se animaron, como Blanca, Bárbara y Lara, que habían sido madres hacía menos de cuatro años (el máximo que permite Hacienda revisar las declaraciones) e iniciaron con los sindicatos sus rectificaciones. Sin embargo, se encontraron con que Hacienda les denegaba, uno tras otro, todos sus escritos.

“Llegó un punto en que o seguía por la vía contenciosa o lo dejaba. Consulté con varios abogados y como no sabía ni cuánto me iban a devolver ni cuánto me iba a costar todo el proceso judicial, en el que podía perder en costas, decidí dejarlo”, explica Lara. “Pero antes pregunté en Hacienda qué pasaba si no seguía adelante, y me dijeron que nada”.

Consulté con varios abogados y como no sabía ni cuánto me iban a devolver ni cuánto me iba a costar, decidí dejarlo

Pero no era verdad. Todas las que no siguieron adelante con el recurso se enteraron cuando ya era demasiado tarde de que su denegación se convertía en firme a los tres meses. “Estuve llamando a Hacienda todas, todas las semanas durante varios meses cuando se supo lo del Supremo. Me decían que tenía que esperar, que iban a habilitar un modelo especial para reclamar para todos. Hasta que un día di con una funcionaria que me dijo que no, que a mí no me correspondía y no me iban a pagar. Me puse fatal, me sentí estafada y sola, porque nadie me explicaba nada. No lo entendía, si todo mi entorno estaba cobrando, ¿por qué yo no? Porque reclamé”, se queja Lara.

Los sindicados y organizaciones sindicales no cubrían los costes de llegar hasta los tribunales económicos o contenciosos y, debido a la desinformación, muchos abandonaron los trámites. “Prácticamente nadie siguió adelante. No hubo una organización interna por parte de Hacienda para avisar de estos casos concretos, se han visto desbordados y muchos funcionarios no estaban capacitados para dar esa información.”, explica Blanca, otra de las afectadas, que forma parte de la Asociación de Afectadas por la No Devolución del IRPF de Maternidad, que aglutina ya a 530 socias y socios en la misma situación, y que crece a un ritmo de entre 20 y 30 nuevos miembros diarios.

Desde que unas madres alavesas, las primeras en recibir las denegaciones, se organizaron el pasado mes de diciembre, la asociación ha subido como la espuma, aunque no tienen una cifra ni siquiera estimada de cuántas personas hay en su misma situación. “En mi delegación de Hacienda, la de El Escorial, me dijeron que solo allí había unos 100 casos como yo”, explica Lara Santos, portavoz de la asociación.

Calculan que a cada socio le corresponden, de media, unos 2.000 euros, aunque cada caso es diferente, a veces hasta rozar el absurdo: “Hay familias en que ha cobrado el padre y la madre no, por la misma baja, simplemente porque una reclamó y otro no. O también tenemos madres que cobraron la baja en dos ejercicios fiscales, reclamaron uno, y han cobrado solo por el otro”. Entre los afectados, hay casos que se quedaron en la primera negativa, otros en el contencioso y algunos incluso en los tribunales superiores de Justicia provinciales, que fallaron en contra, a diferencia del criterio de Madrid. "Es un dinero que no significa nada para Hacienda, pero sí para muchas familias. Si se pudo hacer una amnistía fiscal para traer dinero sin tributar a España, se puede hacer esto", reivindican.

Hay familias en que ha cobrado el padre y la madre no, por la misma baja, simplemente porque una reclamó y otro no

Aunque reconocen que sus negativas son completamente legales y que Hacienda ahora mismo no puede hacer nada por devolverles el IRPF, reclaman que se busque una solución para su situación. Algo similar a lo que hizo el Gobierno con aquellos casos que no estaban recogidos en la sentencia del Supremo y para los que aprobó un decreto ley: los funcionarios que no cobran por la Seguridad Social sino de mutualidades, y los padres. Por eso, han remitido un escrito a la Abogacía del Estado y otro a Hacienda, que también puede aprobar la revocación de sus denegaciones mediante un procedimiento especial de revisión. “Sabemos que las denegaciones son completamente legales, pero generan una situación injusta, porque nuestro caso es exactamente igual al de otras madres”, explican desde la asociación. “Estamos en un limbo, y pedimos que alguien lo solucione".

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se pronunció este martes sobre la situación de estas 500 mujeres, y aseguró que “no tiene ningún sentido” que no se les esté devolviendo, precisamente a ellas, el IRPF. También anunció que tanto la Abogacía del Estado como los servicios jurídicos ya están trabajando en el asunto y está "convencida de que encontrarán una solución porque la voluntad política es decidida". Sin embargo, por el momento no se han comunicado a la asociación.

“No estamos pidiendo que nos paguen nada, sino que nos devuelvan lo que no nos tendrían que haber cobrado”, explica Blanca. “Mucha gente nos dice, ‘pues haber seguido adelante’, cuando ellos no habían hecho nada”, se queja Lara. “A una amiga se lo dije: 'A ti te han pagado gracias a mí y a muchas otras madres que hicimos ruido. No puede ser que precisamente las que lo peleamos nos quedemos sin lo que nos corresponde”.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios