El abanico de candidatos

¿Quién será el próximo ministro de Economía? Todos los nombres de Sánchez

La ministra en funciones, Calviño, quiere seguir al frente del ministerio, cuenta con el respaldo del presidente y el beneplácito de Bruselas. Montero ha salido reforzada de la campaña

Foto: La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño. (EFE)

La victoria holgada del PSOE en las elecciones generales abre la puerta a los socialistas a reeditar Gobierno. Los despachos del paseo de la Castellana 162 volverán a estar entre los más cotizados. Su inquilina durante los últimos meses, Nadia Calviño, opta a seguir siendo la ‘superministra de Economía’, compaginando la cartera con la presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos.

Calviño quiere seguir al frente de la cartera para impulsar la Agenda del Cambio, un conjunto integral de medidas para avanzar hacia un crecimiento saludable, sostenible e inclusivo. “Espero que las elecciones confirmen un Gobierno fuerte, socialista, y, si el presidente lo quiere, seguiré siendo ministra de Economía”, aseguraba Calviño recientemente en una entrevista publicada en este periódico.

Los datos económicos durante estos meses avalan la gestión de la ministra, actualmente en funciones. Los buenos datos de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre muestran que España está resistiendo mucho mejor que Europa el ‘frenazo’ de la actividad, lo que respalda la candidatura de la ministra.

La ministra es, además, el nexo con Bruselas elegido por el presidente, Pedro Sánchez. Los próximos meses serán muy intensos en las relaciones con la Comisión Europea. En primer lugar, porque queda la recta final del semestre europeo. Sin ir más lejos, este mismo martes, la ministra enviará a la capital comunitaria el Programa de Estabilidad y el Programa Nacional de Reformas. Además, Sánchez quiere presentar dos Presupuestos antes del fin de septiembre: el de 2019 y el de 2020. De ahí que la coordinación con Europa vaya a ser clave en el próximo medio año.

Espero que las elecciones confirmen un Gobierno fuerte, socialista, y, si el presidente lo quiere, seguiré siendo ministra

El perfil europeo de Calviño, que fue alta funcionaria europea durante la última década, es también el mayor riesgo para su continuidad. Desde su aterrizaje en Madrid, se han sucedido los rumores sobre una posible vuelta a Bruselas. Sin duda, su perfil encaja bien para ocupar un alto puesto político en las instituciones comunitarias, lo que podría obligar a Sánchez a buscar alternativas.

[El agujero de las pensiones empeora y ya supone el 70% del déficit]

Calviño representa, además, el perfil económico más moderado dentro del Gobierno. Ha sido la encargada de defender la estabilidad presupuestaria o de frenar la derogación total de la reforma laboral del PP. La ortodoxia de Calviño también ha sido una de las señas de identidad de la Oficina Económica del presidente, liderada por Manuel de la Rocha. “Quiero mandar un mensaje firme a los inversores y los mercados: las políticas económicas van a continuar”, señaló De la Rocha este lunes en una entrevista concedida a Bloomberg. “La consolidación fiscal, la estabilidad macroeconómica y la reducción de las desigualdades, junto con una política proeuropea, serán las prioridades del próximo Gobierno”, explicó.

También ha ganado peso específico durante la campaña el número dos de la Oficina Económica, Daniel Fuentes. Él ha sido el responsable económico que más esfuerzos ha realizado para desenmascarar las mentiras de la oposición durante toda la campaña política a través de las redes sociales. Además, ha salido airoso de los debates económicos en los que ha participado, mostrando un perfil muy técnico, lo que puede suponer un trampolín para él en el Ejecutivo.

La nueva estrella

Si alguien ha ganado peso dentro del PSOE y del Gobierno en los últimos meses, esa ha sido María Jesús Montero, actual ministra de Hacienda en funciones. Sánchez descargó en ella la responsabilidad de un buen número de debates durante la campaña electoral, dado su buen desempeño en el ‘mano a mano’. Sin duda es la nueva estrella de los socialistas en cuyas manos estará la elaboración de los dos próximos Presupuestos en apenas cinco meses.

Su discurso político está más virado a la izquierda, con una defensa acérrima de la igualdad, el Estado del bienestar y la progresividad del sistema fiscal. Su crecimiento en los últimos meses hace que sea candidata a jugar los ‘grandes partidos’ del Gobierno, por lo que nadie se atreve a descartar un ‘superministerio’ de Economía y Hacienda bajo su control. Esta figura fue recurrente durante los gobiernos de Felipe González y de José Luis Rodríguez Zapatero, por lo que podría repetirse ahora.

El otro baluarte de la izquierda en el Gobierno es Magdalena Valerio, ministra de Trabajo. Se trata de una de las pocas ministras que tienen, además, un puesto en la ejecutiva del PSOE, lo que muestra su peso específico. Su papel en Trabajo es indispensable, por lo que aparece como fija en las quinielas para el próximo Ejecutivo. En sus manos estarán la negociación de la contrarreforma laboral y la revisión de las pensiones.

Montero y Valerio figuran como fijas en todas las quinielas para el próximo Gobierno

Su número dos en el ministerio, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, no tiene tantos boletos. En los últimos meses, han sido varias las ocasiones en que la ministra tuvo que desdecir públicamente a Granado. Este puesto es clave, ya que además de las reformas laboral y de pensiones, el responsable de la Seguridad Social también tendrá que gestionar la reforma del Régimen de Autónomos (RETA) para que coticen por ingresos reales.

[España es el quinto país europeo que menos recauda]

Hay dos nombres propios que podrían dar el ‘campanazo’. El primero es Pedro Saura, actual secretario de Estado de Infraestructuras. Saura ha sido uno de los encargados de elaborar el programa económico del PSOE y defenderlo ante los medios. Su presencia creciente en el partido también puede ser el inicio de un salto en el próximo Gobierno.

El último, y no por ello menos importante, es Jordi Sevilla, presidente de Red Eléctrica. Fue mano derecha de Sánchez durante su primera etapa al frente del PSOE y recibió el ‘consuelo’ del sillón de REE una vez se quedó fuera del actual Ejecutivo. Sevilla conserva sus aspiraciones a los altos puestos del Ejecutivo y ha hecho méritos en los últimos meses para defender la labor del Gobierno.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios