Hasta llegar al 40,7% del PIB

El Gobierno promete a Bruselas elevar la recaudación en 20.000 millones en tres años

El Programa de Estabilidad remitido a la Comisión Europea incluye una subida de los ingresos públicos de casi dos puntos del PIB y una subida de impuestos en 2020 de 5.654 millones

Foto: La ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

Se acabó el ajuste del déficit por la vía del gasto; a partir de 2020, toca subida de impuestos. Es la principal conclusión del Programa de Estabilidad que ha remitido este 30 de abril el Gobierno a la Comisión Europea como parte del semestre europeo. Durante los últimos años, la reducción del déficit se había realizado por la vía del ajuste del gasto en el PIB, y el Gobierno quiere cambiar esta tendencia. El Ejecutivo de Pedro Sánchez considera que es necesario aumentar los recursos públicos para disponer de financiación con la que financiar el Estado del bienestar.

De ahí que en el Programa de Estabilidad haya incorporado una subida paulatina de la recaudación de casi dos puntos del PIB en los tres Presupuestos que tendrá que aprobar para los años 2020-2022. De esta forma, el Ejecutivo asegura que podrá reconducir el déficit público, que este año se desviará hasta el 2%, y conseguirá cumplir con la senda con la que se comprometió ante Bruselas al inicio del mandato de Sánchez. Esto es, en 2020, el déficit bajará hasta el 1,1% del PIB y en 2022 se alcanzará el equilibrio presupuestario total.

Para lograrlo, será necesario que la recaudación aumente al mismo ritmo que el PIB nominal y, además, sea unos 20.000 millones de euros superior. Si el ciclo sigue siendo favorable, una buena parte de este aumento de los ingresos se deberá exclusivamente al crecimiento económico. Pero una parte tendrá que ser, necesariamente, fruto de la subida de impuestos. Para comenzar, el Gobierno promete a Bruselas una primera subida de impuestos por valor de 5.654 millones de euros y que contiene, básicamente, la reforma tributaria que incluyó en el proyecto de Presupuestos que no salió adelante. Esto es: subida del IRPF a las rentas altas, imposición al diésel, sociedades y la creación de los impuestos digital y financiero.

[España aceleró en el primer trimestre: el PIB creció un 0,7%]

Con estas medidas y la recaudación cíclica, el Gobierno confía en elevar los ingresos públicos desde el 38,9% del PIB de 2018 hasta el 40,7% en 2020. Sin embargo, todavía quedará un punto extra de recaudación para el que, probablemente, sea necesaria una nueva subida de impuestos.

Este incremento de la recaudación vendrá acompañado de un proceso para reducir el peso del consumo público derivado de un incremento de la eficiencia de las administraciones públicas. En concreto, el consumo pasará del 18,4% del PIB de 2018 al 17,7% en 2022. Todos los ahorros que consiga el Ejecutivo en gasto público se destinarán a financiar el peso creciente de las prestaciones sociales, en especial las pensiones. Esta partida crecerá desde el 15,3% actual hasta el 18,5% del PIB. Una subida que permitirá financiar la subida de la nómina de pensiones producida por la revalorización de las prestaciones y el envejecimiento.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios