Los deberes del nuevo Gobierno

La CEOE afirma que se sentiría cómoda con "un gobierno de centro izquierda"

Los sindicatos celebran el "reforzamiento claro de las izquierdas". La CEOE pide al nuevo gobierno estabilidad política, moderación, seguridad jurídica y control presupuestario

Foto: Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez (Efe)
Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez (Efe)

Todavía no se ha conformado el nuevo Gobierno, pero las mayorías salidas de las elecciones del 28 de abril muestran un camino claro: el PSOE tiene cuatro años por delante para dirigir España. Tanto la patronal como los sindicatos han felicitado al presidente en funciones, Pedro Sánchez, por la victoria, pero también le han puesto 'deberes' de cara a la próxima legislatura. Y no son sencillos.

CCOO y UGT quieren derogar "los aspectos centrales de la reforma laboral" y aprobar la renta mínima incluida en su Iniciativa Legislativa Popular. Lo han hecho en la mañana del lunes durante la rueda de prensa de presentación de los actos de movilización del día 1 de mayo. La CEOE, por su parte, ha reclamado en un comunicado "moderación" y "estabilidad" y su presidente, Antonio Garamendi, ha afirmado en una entrevista concedida a RTVE que su organización se sentiría "cómoda" con un Gobierno de centro-izquierda.

Los sindicatos, contra la reforma laboral

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha puesto como "condición previa" para negociar el el 'estatuto de los trabajadores para el siglo XXI' que proponía el PSOE en su programa electoral, la derogación parcial de la reforma laboral. "La derogación de los aspectos centrales de la reforma laboral es una condición previa para negociar el estatuto de los trabajadores", ha señalado, "no lo despreciamos, pero requiere una toma de medidas previa que pasan por dar recorrido a aquellas materias que el Gobierno no abordó porque achacaba que no había los números suficientes".

Esta exigencia de los sindicatos supone una primera dificultad para el Gobierno, que considera que no es apropiado derogar íntegramente la reforma laboral. Su intención era esquivar la derogación pasando a negociar directamente un nuevo estatuto de los trabajadores. Sin embargo, los sindicatos consideran que es necesario adoptar esta reforma antes de entrar en unas conversaciones que se prolongarán en el tiempo. "No podemos esperar demasiado", ha remarcado Sordo, más beligerante con el Ejecutivo que el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

La derogación de los aspectos centrales de la reforma laboral es una condición previa para negociar el estatuto de los trabajadores

Sordo también ha reclamado como prioritaria la derogación de la reforma de las pensiones del PP que introdujo el índice de revalorización y el factor de sostenibilidad. El secretario general de CCOO exige que se recupere la revalorización con el IPC y se elimine el factor de sostenibilidad. Además, ha reclamado una subida de impuestos a las rentas altas y el capital para financiar el déficit de la Seguridad Social y financiar las políticas de inversión que necesita el país.

[España es uno de los países con menos protección a parados]

Pero CCOO ha ido un paso más lejos y ha reclamado al Gobierno la reactivación de la iniciativa legislativa popular (ILP) de la renta mínima (prestación de ingresos mínimos). Esta ley lleva más de dos años bloqueada en el Congreso con la mayoría del PP y Ciudadanos. El nuevo reparto electoral permite desbloquear su tramitación y así lo ha reclamado Sordo. "Es necesario dar salida a la ILP que registramos en el Congreso", ha señalado.

Se trata de otra exigencia complicada para Sánchez, ya que esta ILP tendría un coste muy elevado. El Congreso solicitó a la Autoridad Independiente de Resposabilidad Fiscal (AIReF) que calculara su coste, pero todavía no se ha publicado dicho informe. Según la estimación inicial que realizó el Ministerio de Hacienda, su coste no sería inferior a los 13.000 millones de euros.

"Tenemos que luchar contra la pobreza y por el reparto de la riqueza", ha reclamado Álvarez, por lo que ha pedido que la calle sea "un clamor que pide cambios, que se reparta la riqueza" en las movilizaciones del primero de octubre. La vía para lograrlo es recuperar la negociación colectiva para que sea quien canalice la subida de salarios. Además, Álvarez ha recordado a la CEOE que hace un año firmó el VI AENC (acuerdo para el empleo y la negociación colectiva) en el que acordaron que en 2020 no habría ningún convenio con salarios inferiores a 1.000 euros. "La patronal tiene que saber que le quedan muy pocos meses para cumplir el AENC que firmó con nosotros", ha remarcado Álvarez.

La CEOE pide moderación

También la CEOE ha felicitado a Sánchez "por la victoria en las elecciones generales". La patronal ha ofrecido "desde el primer momento" su "colaboración" al presidente en funciones y le ha solicitado una "apuesta decidida por la productividad y la competitividad". En otras palabras, que las políticas sociales no vayan en contra de la buena marcha de las empresas, sobre todo después de unos trimestres en los que la productividad aparente del trabajo está cayendo con fuerza.

En una nota publicada esta mañana, la patronal recuerda a Sánchez la importancia de la "estabilidad política, de la moderación, de la seguridad jurídica y del control presupuestario". Se trata, siempre según la valoración de la CEOE, de los "grandes retos y reformas" que hay que afrontar en España para "evitar que se intensifique la desaceleración económica y para seguir creando empleo y riqueza".

[La CEOE critica el “exceso de impuestos”]

Garamendi ha mostrado que la patronal está "cómoda" con un gobierno de centro-izquierda. Así lo ha explicado esta mañana en una entrevista en RTVE. "Todo lo que gire alrededor del centro izquierda, como en otro momento del centro derecha, será lo mejor". Además, ha mostrado su apoyo a Sánchez para que intente formar "un gobierno monocolor", y así evitar posiciones más escoradas hacia la izquierda.

De esta forma, la patronal tiende la mano a negociar al nuevo gobierno. Sin duda viene una legislatura complicada para la CEOE, ya que la reforma laboral del PP está en el aire. Diversos miembros de la CEOE son conscientes de que tienen que asumir el nuevo marco político y afrontarlo con espíritu constructivo. La clave para los próximos cuatro años pasa por que la patronal tome la iniciativa para poner en marcha las reformas que consideran prioritarias y no limitarse a bloquear todas las propuestas que surjan en el diálogo colectivo..

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios