Aumenta su ventaja

El PSOE sale reforzado en los feudos del diésel pese a los guiños del PP al automóvil

La última encuesta del CIS muestra cómo el partido socialista aumenta su ventaja frente al PP en las provincias donde hay fábricas de coches, que achacan el parón de ventas al boicot al diésel

Foto: El presidente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, visita la fábrica de Renault en Palencia. (EFE)
El presidente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, visita la fábrica de Renault en Palencia. (EFE)

El Partido Popular no está logrando por ahora sacar provecho del descontento generado en las provincias cuyo economía depende en un alto grado del sector del automóvil, según los datos del CIS.

Muy al contrario, el PSOE se está viendo fortalecido en las encuestas pese a las críticas lanzadas por la industria del automóvil, que señalan directamente al Gobierno de Pedro Sánchez como un factor que ha contribuido a la desaceleración que está viviendo esta industria, clave para el empleo en las localidades donde están las fábricas.

En los meses de los socialistas en la Moncloa, las patronales que agrupan a la industria del automóvil, responsable del 10% del PIB en España, acusan directamente a los mensajes políticos en contra del diésel como uno de los factores que están provocando la caída de ventas. No en vano, las matriculaciones han encadenado siete meses consecutivos de bajadas, una tendencia negativa que no se daba desde la crisis económica, según los datos de Anfac.

Pese a ello, el PP, que se ha posicionado con las tesis de la industria y ha incluido sus mensajes en su programa, no está logrando hacer de este elemento un eje de campaña electoral a su favor, aunque el partido maneja otras encuestas internas que arrojan un resultado mucho más favorable del que dicta el CIS de Tezanos. Sin embargo, la mayoría de encuestas publicadas, no solo la del CIS, otorgan una clara mayoría a Pedro Sánchez por delante de Casado.

Sea como fuere, el elevado porcentaje de indecisos (40%) y la irrupción de Vox, del que no existen referencias previas, hacen el resultado final imprevisible. El partido de Santiago Abascal también puede estar haciendo mella sobre los escaños del PP en los feudos del diésel, tal y como está diseñada la ley electoral, un efecto que puede estar jugando a favor del PSOE.

La situación es opuesta a la de Francia. La batalla contra el diésel por motivos medioambientales ha supuesto un duro golpe para el presidente Emmanuel Macron, que ha visto caer a mínimos su popularidad tras la crisis de los chalecos amarillos, que estalló con motivo de un incremento de impuestos al gasóleo.

PSOE gana a PP en todos los feudos del diésel

Por ahora, el PSOE, más próximo a las tesis que abogan por el fin del diésel, experimenta un fuerte aumento de escaños en Barcelona mientras que el PP baja con fuerza. En esta provincia, el automóvil es clave. Seat cuenta con la mayor fábrica de España y Nissan también produce vehículos. La compañía nipona ha anunciado un ERE para 600 trabajadores.

También mejora el PSOE en Álava frente a la caída del PP, que podría no tener representación en esta provincia, según el CIS. La Mercedes Benz de Vitoria es la fábrica con más trabajadores del País Vasco. Sus sindicatos están alerta ante posibles ajustes de plantilla tras la caída de ventas y tanto los trabajadores como la empresa creen que el boicot al diésel les está afectando.

Más llamativa es la caída del PP en Palencia, feudo dominado en el pasado por el partido de Pablo Casado y cuya economía depende en un altísimo grado de la planta de Renault. Lo mismo ocurre en Valladolid, donde la marca francesa tiene su otra fábrica. Allí sube un escaño el PSOE y baja uno el PP.

En Pontevedra, centro neurálgico del Grupo PSA (Peugeot-Citroen), de nuevo el CIS da un aumento de escaños al partido socialista y una caída al PP.

En Valencia, provincia que acoge la fábrica de Ford (Almussafes), el crecimiento del PSOE y la caída del PP son aún más acusados. Todo ello en pleno proceso de ajuste de plantilla por parte de la compañía estadounidense.

El CIS también otorga más apoyo al PSOE en Navarra, lugar de producción de Volkswagen, que al PP. La marca Navarra Suma, que engloba en esta provincia a los populares, se queda por detrás de los socialistas.

La diferencia es menos acusada en Zaragoza, provincia en la que se ubica Opel. Allí, el PSOE mantiene sus dos escaños, pero el PP pierde uno, tal y como apunta la mayor encuesta de España.

Los guiños del PP

Esta situación se da a pesar de los guiños que está haciendo el PP en lo relativo a la industria del automóvil. En contraposición al PSOE, donde el propio Pedro Sánchez apoyó públicamente el fin de la combustión en 2040, los de Casado se han alineado con las tesis de las asociaciones que representan al automóvil.

De esta manera, el PP explica en su programa electoral para las elecciones del 28-A que "uno de los sectores en los que España es líder de exportaciones es el automóvil, una industria que requiere de un entorno regulatorio seguro y que se eliminen las trabas que se están imponiendo. Esto dificulta su competitividad y la renovación de un parque móvil envejecido y contaminante".

En este sentido, incluye un punto específico que sostiene que garantizarán "un marco jurídico estable al conjunto de la cadena de valor del sector de la automoción". Y otro, aún más próximo a las reclamaciones de la industria y en contraposición a la propuesta del PSOE: "Rechazaremos las prohibiciones a los vehículos de combustión. Deben ser la evolución tecnológica y las decisiones de los consumidores los que marquen el ritmo de sustitución de unas tecnologías por otras".

Tensión con Transición Ecológica

La tensión se elevó después de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, asegurara que "el diésel tiene los días contados", lo que muchos interpretaron como un mensaje destinado a frenar esta tecnología. Posteriormente, el Gobierno lanzó algunos globos sonda que apuntaban a subir el diésel al nivel de la gasolina, algo que por ahora no se ha materializado, aunque hubo una subida más tímida aprobada en los Presupuestos fallidos. La gota que colmó el vaso para la industria fue incluir la prohibición de los motores de combustión en 2040 dentro de su anteproyecto de Ley de Cambio Climático. Este punto llegó a generar fricciones dentro del Gobierno, con el Ministerio de Industria distanciado del de Transición Ecológica.

La asociación que engloba a los constructores, Anfac, ya llevó a los tribunales a Baleares por aprobar una Ley de Cambio Climático autonómica que incluye prohibiciones al diésel desde 2025. Ahora cuenta con el apoyo jurídico de Uría y Menéndez para frenar este tipo de iniciativas. Guardan silencio hasta que pasen los comicios. En este punto, cabe señalar que uno de los impulsores de la ley balear, el socialista Joan Groizard, fue premiado con un alto cargo en el IDAE, dependiente del ministerio que dirige Teresa Ribera. También en Baleares, las estimaciones de voto del CIS mejoran la intención de voto hacia el PSOE con respecto a la del PP.

Pese a todo, los expertos dudan de la encuesta que publicó el CIS la semana pasada. La cocina realizada por Félix Tezanos, militante del PSOE, no es creíble para muchos sociólogos y expertos en demoscopia. Además, aunque el PP ha defendido siempre públicamente las tesis de la industria, sus guiños en el programa electoral llegaron después de la elaboración de la encuesta.

Pero la problemática que está generando el diésel en las fábricas es algo que viene de atrás, de hace meses. No en vano, las ventas de esta tecnología están en mínimos de hace 20 años. Ya solo el 30% de matriculaciones son de vehículos a gasóleo, por un 70% de gasolina. La situación se ha dado la vuelta en poco más de un año y no tiene suelo. Ahora falta por ver qué repercusión política tiene.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios