LEY HELMS-BURTON

La UE avisa de represalias a las hoteleras de EEUU si Trump toca a las europeas en Cuba

En una carta enviada a Washington, la UE advierte de que tomará medidas si Trump permite una avalancha de denuncias contra hoteles europeos en Cuba

Foto: Un tramo del Malecón de La Habana. (EFE)
Un tramo del Malecón de La Habana. (EFE)

Donald Trump está a punto de abrir un muro de contención que durante las últimas dos décadas ha protegido a los inversores europeos en la isla de Cuba. Como ya adelantó El Confidencial en febrero, la Administración americana barajaba la posibilidad de levantar la suspensión de la Ley Helms-Burton, que hasta ahora evitaba que el exilio cubano e individuos americanos reclamaran la titularidad de las propiedades expropiadas durante la revolución. Se espera que este miércoles Washington dé el paso.

Por el momento, Bruselas ha estado moviendo ficha para evitar que eso ocurra, aunque ya es una batalla perdida. Federica Mogherini, alta representante de la UE para Exteriores, y Cecilia Malmström, comisaria de Comercio, enviaron el pasado 10 de abril una misiva al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo. En ella, tal y como avanza hoy 'El País', amenazan con contramedidas si finalmente Trump acaba con un acuerdo que venía funcionando desde tiempos de la Administración Clinton, después de que la UE llevara el asunto a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La reactivación del título III de la Ley Helms-Burton de 1996 podría ser un gran golpe para el sector hostelero de la isla cubana, que tiene una muy importante presencia española. Meliá, NH, Barceló o Iberoestar cuentan con actividad en la isla cubana. Las cadenas españolas controlan dos de cada tres camas en manos de extranjeros.

Un coche pasa por el Malecón de La Habana. (Reuters)
Un coche pasa por el Malecón de La Habana. (Reuters)

“El objetivo no es recuperar sus activos, sino negar a quienes explotan dichos bienes todo beneficio que proceda de los mismos”, explicó a este diario en febrero José María Viñals, socio director de la oficina de Madrid de Lupicinio Abogados, un despacho español con presencia en Cuba. Los cálculos que hace dicho bufete son que, hasta ahora, la suspensión de esta ley mantiene contenidas casi 6.000 reclamaciones por valor de 9.000 millones de dólares.

En su carta a las autoridades americanas, la UE alerta contra “un ciclo autodestructor de reclamaciones”. Porque Malmström y Mogherini avisan: la UE va a tomar todas las medidas que considere necesarias para evitarlo. Si una cadena hostelera americana denuncia a una española ante los tribunales americanos, la misma compensación será reclamada por esa misma cadena española ante los tribunales europeos.

En la misiva, enviada al secretario de Estado Mike Pompeo, Malmström y Mogherini avisan de que la decisión estadounidense “genera preocupación en la UE” porque “la aplicación de medidas unilaterales restrictivas […] es contraria a la ley internacional”.

“Cualquier decisión para activarla [la ley] tendría un importante impacto en operadores económicos legítimos de la UE”, señalan las representantes en una carta que parece que no ha surtido efecto, ya que se espera que la medida de la Administración americana sea anunciada por John Bolton durante un discurso que realizará este miércoles en Miami, hogar de buena parte del exilio cubano, un sector de votantes clave para Donald Trump.

Contraatacar

“Tenemos una norma que permite a las compañías europeas contraatacar futuras iniciativas por parte de compañías estadounidenses”, ha asegurado Stefano Manservisi, director general de Cooperación Internacional de la Comisión Europea, que justo estaba de visita en La Habana.

Por su parte, Alberto Navarro, embajador europeo en Cuba, ha “condenado” el movimiento de Trump. “Esto creará más y más confusión para la inversión extranjera, que está ayudando a crear empleos y prosperidad” en la isla, ha asegurado Navarro.

En su carta, la UE pide a EEUU que cumpla con el acuerdo de no activar dicha ley. Si no cumple con su palabra, “la UE estará obligada a utilizar todos los instrumentos a su disposición, incluido cooperar con otros socios internacionales, para proteger sus intereses”.

Cecilia Malmström y Federica Mogherini, firmantes de la carta de la UE. (EFE)
Cecilia Malmström y Federica Mogherini, firmantes de la carta de la UE. (EFE)

Malmström y Mogherini recuerdan que hay una ley europea que “ofrece protección a compañías europeas individuales, prohibiendo la aplicación de reconocimiento en la UE de juicios en el extranjero” con base en la ley que ahora pretende reactivar Estados Unidos.

Van más allá, y recuerdan que cualquier decisión en un tribunal americano se verá seguida de una contramedida por parte de las compañías europeas en los tribunales europeos. “Por ejemplo, si una cadena americana con una reclamación lleva a juicio a una cadena europea ante un tribunal estadounidense por supuestamente desarrollar su actividad en una propiedad americana, la cadena europea podría reclamar por daños a activos basados en la UE de esa misma compañía estadounidense en un tribunal europeo”, reza la carta.

Y a modo de amenaza, Mogherini y Malmström dejan claro a qué se refieren: “Apuntaríamos que la gran mayoría de los 50 mayores reclamantes, que juntos conforman el 70% del valor total de las reclamaciones, tiene activos en la UE”. Quien se mueva contra activos europeos, “se expone”, dicen, a un contraataque en suelo europeo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios