Piden que no renuncie a la 'contrarreforma'

Los sindicatos exigirán al Gobierno la reforma laboral antes de las elecciones

CCOO y UGT consideran que el Ejecutivo debería aprobar la 'contrarreforma' y que sean los partidos políticos quienes decidan si se aprueba o se rechaza finalmente

Foto: Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez (Efe)
Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez (Efe)

Comisiones Obreras y UGT están ultimando los detalles de su estrategia para resucitar la 'contrarreforma laboral' antes de que se acabe la legislatura. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, dio por muerta la posibilidad de abordar la 'contrarreforma' porque no cuenta con el "consenso suficiente" para aprobarla en el Congreso. Previamente había informado a los agentes sociales de su renuncia a la que había sido su promesa estrella en el ámbito laboral. Esto generó un importante malestar en los sindicatos. La reacción de las organizaciones de trabajadores será exigir al Gobierno que apruebe la 'contrarreforma' por la vía del real decreto-ley y que deje la decisión definitiva al Congreso en la Diputación Permanente.

Los dos sindicatos lanzarán esta demanda en una rueda de prensa conjunta que celebrarán el jueves y cuyos detalles todavía se están ultimando. Fuentes conocedoras de los planes explican que el Ejecutivo no debería perder más tiempo para derogar "los aspectos más lesivos de la reforma laboral", citando la frase que ha repetido continuamente Valerio. La decisión definitiva siempre estará en el Congreso de los Diputados, ya que es quien tiene que convalidar el real decreto-ley. Sin embargo, consideran que a pesar del riesgo de derrota, el Gobierno no debería renunciar a lanzar la propuesta.

"Es cierto que el acuerdo político es complicado en este punto político", reconoce una fuente sindical, "pero a la hora de la verdad, no es fácil que los partidos de izquierda voten en contra de derogar la reforma laboral". De esta lectura de la actualidad política se deriva su reclamación: si el Gobierno aprueba el RDL, muchos partidos políticos pueden verse forzados a votar a favor en la Diputación Permanente del Congreso. En resumen: la proximidad de las elecciones dificulta cualquier avance, pero también puede favorecerlo.

Es cierto que el acuerdo político es complicado, pero no es fácil que los partidos de izquierda voten en contra de la 'contrarreforma laboral'

Los sindicatos no quieren activar un gran calendario de movilizaciones justo antes de las elecciones. Lo primero porque sería delicado realizarlo justo antes de las elecciones, cuando los simpatizantes de los partidos de izquierdas tienen que estar convencidos en ir a votar. Nadie en las organizaciones ignora que la 'contrarreforma laboral' tendrá un futuro mucho más delicado si el próximo gobierno está liderado por la derecha. De ahí que en su discurso no quieran atacar al Gobierno de Pedro Sánchez, sino presionarlo para que dé un paso adelante.

[La firma de contratos indefinidos se reduce por primera vez en cinco años]

Sin embargo, el Ministerio de Trabajo ya ha dado por muerta esta vía. Valerio lo anunció públicamente la semana pasada, pero antes se lo había trasladado a los responsables de CCOO y UGT. Ya han pasado más de dos semanas sin que el ministerio haya retomado el debate de la reforma laboral con los agentes sociales. En este punto, parece complicado que el Ejecutivo vaya a dar marcha atrás en su anuncio, pero los sindicatos no se resignan a aceptarlo sin rechistar.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios