Supone un ahorro de 87 millones en intereses

Carmena reduce la deuda de Madrid un 54% con 1.109 millones de pagos anticipados

Desde que Montoro aprobara la Ley de Estabilidad, en el año 2012, el consistorio ha reducido su deuda en más de 5.000 millones, hasta suponer ya menos del 60% de los ingresos

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid cerró el año 2018 con una deuda de 2.703 millones de euros, lo que significa que la alcaldesa, Manuela Carmena, ha recortado el pasivo del consistorio un 54% desde el inicio de su mandato y lo ha llevado hasta su nivel más bajo desde 2004. Un desendeudamiento que ha sido posible gracias al superávit que gestiona el ayuntamiento desde el año 2013 y a la restricción del gasto público que impone la Ley de Estabilidad aprobada en 2012 por el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro.

Carmena ha empleado una parte de este superávit para amorticipar deuda de forma adelantada. En total, ha abonado 1.109 millones de euros de préstamos antes de su vencimiento, lo que ha permitido al consistorio ahorrar 87 millones de euros en intereses. Así figura en los datos financieros del ayuntamiento, a los que ha tenido acceso este periódico. En total, la amortización anticipada de deuda ha servido para repagar títulos con unos tipos de interés elevados que suponían un importante gasto financiero para la ciudad. Esto significa que sin esta devolución adelantada, los pasivos en circulación del ayuntamiento todavía superarían los 3.500 millones de euros.

Madrid cerró el año 2018 con un superávit de 1.000 millones de euros gracias al crecimiento de los ingresos tributarios y a las restricciones presupuestarias que impone la regla de gasto. La imposibilidad de emplear este remanente para elevar el gasto llevó al equipo de Ahora Madrid a negociar con la banca la devolución anticipada de una parte de la deuda, lo que se ha derivado en esta reducción de intereses que permitiría financiar la construcción de 29 escuelas infantiles.

[España es el segundo país que más rápido aumenta la deuda]

La alternativa para el ayuntamiento era esperar al vencimiento de estos bonos y mantener su remanente en depósitos, como hacen otros consistorios y también la Seguridad Social con lo que queda de la 'hucha de las pensiones'. Sin embargo, con los tipos de interés en mínimos históricos, impuestos por el Banco Central Europeo, la institución municipal se gastaría más en intereses de lo que ingresa por el rendimiento de sus depósitos. De este modo, la amortización anticipada permite mejorar el saldo de este ahorro.

Carmena también logró en 2018 librarse del control del Ministerio de Hacienda gracias al cumplimiento estricto de la regla de gasto. Este fue el motivo de enfrentamiento entre Montoro y el exconcejal de Economía y Hacienda Carlos Sánchez Mato en 2017. El nuevo responsable de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, optó por respetar los límites impuestos y gracias a eso logró salir del control del ministerio a lo largo de 2018.

¿Demasiado superávit?

Desde el año 2012, cuando la deuda de Madrid marcó su máximo histórico, se ha reducido en 5.084 millones de euros. Esto significa que hoy es apenas un tercio de los 7.800 millones que se llegaron a acumular durante el mandato de Alberto Ruiz-Gallardón. El desendeudamiento comenzó durante los años de Ana Botella y se ha completado con el último Gobierno. En concreto, desde junio de 2015, cuando Carmena accedió a la alcaldía, la deuda de Madrid se ha reducido en 2.900 millones de euros.

El endeudamiento del ayuntamiento es ya inferior al 60% de sus ingresos corrientes anuales, lo que muestra que ha llegado ya a un nivel de solvencia financiera muy elevado. Sin embargo, Madrid, igual que la mayor parte de los ayuntamientos de España, sigue constreñido por la regla de gasto, que impide que haya subidas importantes en el gasto público y también rebajas de impuestos.

[El Gobierno renuncia a rebajar el déficit estructural]

El resultado es que los consistorios acumulan ya más de 27.000 millones de euros en depósitos que no dan ninguna rentabilidad. Una situación que muestra que los municipios tienen un exceso de financiación o un defecto de competencias. En cualquier caso, su superávit estructural, que es del 0,6% del PIB, sigue acumulando ahorro en depósitos que no generan retorno mientras que otras administraciones tienen escasez de recursos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios